Seguidores

miércoles, 4 de septiembre de 2019

MONTANEJOS: VUELTA INTEGRAL AL MORRÓN (16/8/2019)


De las rutas por Montanejos que os estoy proponiendo este verano ésta, junto con la siguiente, es un claro exponente de las posibilidades senderistas de esta localidad. Se trata de una ruta cinco estrellas que con un poco de interés podría convertirse en un magnífico PR que tendría mucho éxito por su alto valor senderista.



La idea de esta ruta surgió en el 2015, año en el que se me ocurrió la idea de realizar una vuelta completa al Morrón de Campos utilizando diferentes senderos de la zona. En aquella ocasión, pasé por la localidad de los Calpes. Posteriormente, en el 2016, tracé un nuevo recorrido que no entraba a Los Calpes y ésta es la tercera ocasión que lo realizo. En las tres ocasiones realicé pequeñas modificaciones.


Iniciamos, como siempre, nuestra ruta desde la plaza de España.
Me hago la foto a mí mismo y a  mi compañera habitual, mi soledad.

Salimos en busca de la parte alta del pueblo para encontrarnos con el PR-VT 126, que coincide con el sendero de la Bojera y el Camino del Cid (GR-160) en un tramo.


A estas horas el silencio ocupa totalmente las calles de Montanejos. Apenas el ligero sonido de mis pisadas se deja notar en el profundo silencio que se escucha (sí, amigos, el silencio se escucha. Intentad comprobrarlo).


Dejamos las últimas casas del pueblo y enlazamos aquí con el PR-VT 126 que nos llevará en primera instancia a Los Calpes (aunque no llegaremos allí).


Encontramos enseguida el primer poste direccional que nos indica seguir hacia la izquierda.


Se trata del antiguo azagador de Rosada por lo que aún encontramos restos del antiguo empedrado en algún tramo del camino.


Tras algunas eses, propias de los caminos de herradura para salvar los desniveles con menor esfuerzo, llegamos a una pequeña meseta rodeada de pinos que nos hace relajarnos un poco y disfrutar del frescor de la mañana y del silencio que se respira aquí (sí, amigos, el silencio también se respira. Intentad comprobarlo).


Tras salir de la pinada el sendero va ascendiendo por la ladera de la Rosada y se nos va abriendo el horizonte. No podía faltar ante este hecho, en la lejanía, la silueta del Penyagolosa.


Más cercano esta La Copa, que visitamos hace unos días.


El sendero culebrea por la ladera iluminada por el sol naciente que aún no nos llega a calentar.


En un punto, la senda da un giro de noventa grados al oeste y se encara a otra vertiente que nos va a ofrecer espectaculares vistas, como ésta que nos ofrece las paredes de los Castillejos y el Morrón de Campos detrás formando esta estética y montañera estampa.


En este tramo hemos de comentar que las personas con problemas de vértigo lo pueden pasar mal porque el sendero es estrecho y a nuestra derecha, un elevado patio se abre ante nosotros y un pequeño resbalón o un traspiés puede ser peligroso. Observad la inclinación de la ladera. Pero con serenidad y mucho cuidado, se supera fácilmente.


Este tramo lo pasamos después y ahora echamos un vistazo atrás para ver su belleza y su espectacularidad.


En este tramo de senda colgado sobre el barranco de la Maimona encontramos especies vegetales muy variadas. Aquí veis una carrasca. También encontramos arces de Montpellier y...


..., por supuesto, boj, el arbusto que da nombre al sendero.



Antes de que el sendero desemboque en una pista, encontramos este buzón de firmas que hemos visto en otros GRs.


Salimos a la pista. El Camino del Cid y el GR-7 se desvían hacia la izquierda. Nosotros seguimos la pista por la derecha que comenzará a bajar progresivamente.


Caminamos cómodos, ligeros, silenciosos, ensimismados, meditabundos...Los pinos, como espectadores a ambos lados del camino, nos jalean y nos animan a continuar.


Llegamos a este cruce. La pista de la derecha nos llevaría al cauce del barranco y, después de cruzarlo, nos devolvería a Montanejos (senda de la Bojera). Pero nosotros seguimos dirección Los Calpes.


La pista sigue descendiendo hacia el cauce del barranco y ya nos permite ver, entre la vegetación, algún trecho del lecho del río. El rumor del agua ya nos venía acompañando durante un buen rato.


Mi otra compañera, como suelo decir, me acompaña a ratos. En otros momentos desaparece y me abandona. La sombra del senderista es alargada.

De la sombra se imagina
el solitario viajero
que sus pasos acompaña
taciturno esclavo negro.

(Clemente Althaus).


Llegamos a la parte más baja del recorrido. Es el cauce del río Maimona y lo vadeamos por este paso cementado. En esta ocasión pasa más agua que otras veces que hemos pasado por aquí.


Seguimos la pista. A nuestra izquierda dejamos las ruinas de lo que fue un corral. Apenas pasado el corral, la pista da un giro a la izquierda.


Y en la curva, encontramos este poste direccional que nos marca el camino que habremos de seguir. Este tramo que vamos a iniciar sufrió gravemente las consecuencias del temporal del año 2017 con la caída de multitud de pinos que hacía casi imposible transitar por la senda. Lo pudimos comprobar en nuestras carnes en junio de 2017 ( Vuelta integral al Morrón).


Ahora encontramos el sendero algo más limpio, pero aún observamos un tramo de doscientos o trescientos metros en el que aún encontramos pinos caídos que cortan la senda.



Aquí veis un ejemplo. Lo que sucede es que tras dos años, el paso de senderistas ha creado unos senderillos alternativos que permiten esquivar los pinos caídos y hacen que se pueda salvar este tramo con relativa facilidad.


Tras pasar este tramo con pinos caídos, salimos a una pista y seguimos a la izquierda. Ya no encontraremos mayor obstáculo en el resto de sendero hasta los Calpes.


Pasamos junto a este refugio.


Y la pista se convierte en sendero nuevamente, un precioso sendero por dentro de una magnífica pinada que nos vuelve a hacer sentir vivos.


Nos hemos fijado en muchos insectos a lo largo de nuestras rutas. Insectos de lo más variopinto: mariquitas, libélulas, mariposas, chinches, escarabajos...Otros animales también han llamado nuestra atención, pero nunca nos habíamos parado a contemplar el laborioso y rutinario trabajo de las hormigas. Hoy ha sido el día en el que nos hemos detenido un momento para fijarnos en este pequeño insecto. Les dedicaremos un poema.

    "Cuando hayan salido del reloj todas las hormigas
                                                   y se abra por fin la puerta de la soledad,
                                                                        la muerte,
                                                              ya no me encontrará."


                                   (Carlos Pellicer)


Cuando el sendero llega junto a un campo de almendros, sabemos que Los Calpes está cerca.


El sendero desemboca en un camino ancho. Encontramos también una paleta direccional; pero a partir de aquí, dejamos el PR-VT 126 que sigue hasta Los Calpes y no vamos a ir para no alargar la ruta. No iremos hacia la derecha.


Este es el cruce. De frente sigue el PR hacia Los Calpes y la Puebla de Arenoso. Nosotros le decimos adiós, hasta la próxima, y nos vamos por la derecha.


Antes nos fijamos en la emblemàtica cima de Santa Bárbara de Pina...



...y le hacemos un zoom.



También hemos mirado la hora en el estómago y nos ha dicho que debíamos hacer una parada para almorzar. Y así lo hemos hecho. Tras frugal almuerzo, nos entretenemos un instante para llenarnos de naturaleza, de aire puro, de aromas de la montaña, de ilusiones y esperanzas...


También vemos frente a nosotros el caserío de Fuente la Reina.


Continuamos por la pista  a la derecha y ascendemos unos centenares de metros. Tras pasar por una casa junto al camino, éste da un giro a la derecha en el punto que veis en la foto.


Apenas hemos girado en la pista, nos encontramos un sendero a la izquierda en subida, que habremos de coger abandonando la pista por la que transitábamos.


La senda toma altura enseguida porque es muy directa. Gracias a esto, podemos fotografiar el caserío de Los Calpes.


La senda nos deja en un ancho camino que va a recorrer una bonita meseta.


El puntal de la Atalaya, que visitamos recientemente.


La loma de Rosada.


Y caminamos por esta elevada meseta, entre pinos, y una estupenda brisa que alivia nuestro calor.


Y asoma vigilante el gegant de pedra.


Este tramo nos encanta de manera especial.


Panorámica desde la senda.

Tramos verdaderamente bonitos, idílicos, donde nuestro espíritu se calma, se aseda y respira hondo intentando absorber la esencia de la naturaleza. Este sendero sale a una pista.


¿Nos acompaña o nos vigila nuestra sombra? 
¿Tal vez nos guarda de los peligros de la montaña?



La pista cada vez es más ancha y nos lleva hasta el camino de subida al Morrón de Campos. Pero nosotros no iremos en esa dirección.


En el cruce encontramos este panel informativo que curioseamos un instante..


También nos percatamos, en el horizonte, del pico del Buitre, en Javalambre, al que acercamos con nuestro zoom.


Y cercana a donde nos encontramos, vemos la antigua cantera de arcilla, que se extraía de aquí para compactar el dique de escollera del embalse de Arenoso.


Seguimos pues hacia la izquierda, pista abajo.


Y la dejamos un poco después para desviarnos a la derecha por un naciente sendero junto a este hito.


El sendero incipiente se afianza e irá descendiendo poco a poco erntre pinos.


El sendero llega hasta esta balsa y dará un giro brusco a la derecha enlazando con el antiguo camino de Los Calpes a Campos de Arenoso.


El sendero transcurre por la ladera norte del Morrón, a media altura y nos deja ver amplias zonas del pantano de Arenoso y además por la sombra.

La senda no tiene desperdicio: tiene bellos rincones, tramos con el antiguo empedrado, sombra, bonitas vistas sobre el embalse...Nos hace olvidar las penas.


Esta preciosa y sencilla flor de achicoria también nos produce un efecto sedante. 
En la sencillez y humildad se encuentra el valor de las cosas.


Hemos visto multitud de veces esta imagen y no nos cansamos de verla una y otra vez. Esto me lleva a preguntarme el por qué la belleza no cansa y la fealdad  nos asusta y nos produce rechazo.


El sendero, apacible, tranquilo, silencioso, solitario...nos permite entretenernos y mirar a nuestro alrededor para disfrutar de lo que nos rodea. En este  caso nuestra mirada se fija en las ruinas del castillo de la Viñaza, mimetizada en lo alto de un cerro dominando el valle, ahora ocupado por las aguas del pantano.


En la subida al castillo, en la falda del cerro, encontramos la ermita de Nuestra Señora de los Ángeles, restaurada hace pocos años por iniciativa de la Asociación de Ermitas medievales, l oque la salvó de un incipiente estado de ruina. Recuerdo la primera vez que estuve allí, en la década de los noventa, con la puerta abierta de par en par y utilizada para guardar ganado. Menos mal que ha imperado el sentido común y ha sido recuperada.


Seguimos por el antiguo camino.
Los caminos antiguos, si lo sabemos sentir, nos transmiten lo que el peso de la historia ha ido dejando en sus piedras. También sentiremos el espíritu esforzado de los que lo hollaron durante anos y años, su paciencia, su tesón, su empeño. Nos gustan los antiguos caminos. Nos sentimos de una manera especial cuando los pisamos.


En un momento de la bajada estaremos atento a estas dos grandes piedras a modo de puesta que nos marcan el desvío que tomaremos ahora.


Recorreremos un bello sendero por el interior del bosque, protegido del extenuante sol que brilla por encima de las copas de los árboles. Pinos y carrascas, básicamente, nos dan sombra y confieren a la pinada un halo de magia engrandecida por el silencio y la belleza del entorno.


El sendero fue perfilado por mi amigo y gran senderista, montañero y escalador Javi Nieto (La Voz de la Tierra), haciendo con ello una inapreciable aportación al conjunto de senderos del término ampliando las posibilidades senderistas de la localidad .¡Gracias, Javi!


A modo de anécdota os contaré que caminando por el interior del bosque, en completo silencio, con la cabeza baja para no tropezar, oí una especie de graznido, levanté la cabeza y pude ver un rebaño de cabras montesas que me miraron un leve instante para partir corriendo a continuación avisados por el ave amiga que les informó de mi presencia. Cuando hube pasado unos metros, el ave volvió a lanzar otro graznido como dejando entrever que el posible peligro había pasado. Esto fue al menos la impresión que a mí me dio: entre los animales existe un sistema de comunicación y un código que les permite interactuar y comunicarse.


Entre las copas de los pinos vemos al ardiente sol caer de lo lindo. Levantar la cabeza también nos permite disfrutar de las verticales y elevadas paredes del Morrón en la que anidan buitres leonados, fácilmente visibles y en ocasiones en gran número, volando sobre nuestras cabeza.


Aquí tenéis a uno de ellos que pude captar a duras penas intentando seguir su majestuoso y mágico vuelo.


Seguimos disfrutando de la mañana. Con paisajes así, se nos olvida el calor, el cansancio, los kilómetros acumulados, las penas, sinsabores, temores, dudas... y disfrutamos de lo lindo.¿Cómo se puede venir a Montanejos y nos disfrutar de su maravilloso y espectacular entorno?
Montanejos, os lo digo yo, tiene más encantos que la Fuente de Baños.


Es una maravilla caminar por aquí. La paz y la tranquilidad que respiramos, nos envuelve y apacigua nuestra alma.

Nos acercamos a la antigua cantera de la que se extrajeron las grandes bloques que forman el dique de escollera de la presa del pantano. Y podemos ver, comidos por la vegetación, los restos de antiguas edificaciones de la extracción.


Cuando los dinosaurios dominaban la tierra:

¡Miradlos qué viejos son!
¡Qué viejos son los lagartos!

(Federico Garía Lorca).


Y llegamos a la abandonada cantera que se ha comido muchas toneladas de montaña.


Seguimos el camino buscando enlazar con el sendero de los Estrechos.


Apiñadas, juntitas, las centauras parecen temerosas y se acurrucan unas junto a otras como protegiéndose de la posible mano enemiga o pie ejecutor que pueda alterar su tranquila y estática vida. Por nuestra parte no tienen nada que temer. Repetamos y disfrutamos su belleza.


También podemos ver en plenitud la fuerza del chorro del aliviadero del embalse.


Y en este cruce de senderos, enlazamos con la senda de los Estrechos. Vemos que el poste direccional está suelto.


Seguimos el sendero que hemos pisado muchas veces. Este sencillo y básico peirón junto al sendero nos sirve de referencia de que vamos por el camino adecuado.


Este sendero también se vio muy afectado por el temporal de enero de 2017. Multitud de pino cayeron entonces obstruyendo el camino que afortunadamente fue despejado enseguida dado que el sendero de los Estrechos es uno de los más transitados de Montanejos.


La Copa no nos deja de vigilar mientras vamos avanzando.


Y llegamos al Colladillo. Aquí confluyen varias rutas: la subida directa al Morrón de Campos (derecha), la senda de la Bojera (de frente), la subida a los Castillejos (izquierda) y hacia abajo dirección Montanejos que es la que seguiremos nosotros. Pero antes, hacemos un pequeño descanso para beber agua y almacenar en nuestro cerebro toda la belleza que hemos disfrutado haciendo esta ruta.


Hemos seguido la paleta direccional que nos indicaba a Montanejos. El sendero va descendiendo progresivamente por el interior de un a pinada. La ruta trasncurre, casi siempre, entre pinos por lo que se puede realizar en verano; aunque eso sí, saliendo bien pronto y llevando buena cantidad de agua para el camino. En este punto enlaza con el sendero familiar de reciente creación. Nosotros seguimos por la derecha.


En el sendero familiar se colocaron paneles informativos sobre la flora y la fauna que podemos encontrar aquí.


En las cercanías de la Cueva Negra, el sendero se abre en un claro que nos permite ver la cercana Fuente de Baños.


Y en este poste encontramos el enlace con la subida a la cueva Negra.
Aunque son cinco minutos para subir, dada la longitud de la ruta, no subiremos a visitar la cueva.



Un último esfuerzo y habremos completado esta interesante vuelta integral al Morrón.
Detrás quedan un montón de sensaciones, pensamientos, anhelos, matices, aromas, colores, imágenes...que voy procesando mientras camino.


Un último vistazo al emblemático Morrón de Campos, al que le hemos dado la vuelta en una ruta de dieciocho preciosos kilómetros.


Salimos a la carretera para, girando a la derecha, llegar a Montanejos.


De camino, la Copa y el Mijares para ir terminando la ruta.


Evidentemente, el río es un reclamo para venir a Montanejos, sobre todo en verano; pero como he comentado más arriba, Montanejos tiene otros alicientes para visitarlo.


Entramos en Montanejos y por la Avenida de la Fuente de Baños...


...accedemos de nuevo a la Plaza de España, donde damos por terminada nuestra ruta.


La ruta en el mapa.






La ruta en Wikiloc.


Powered by Wikiloc


Película.


13 comentarios:

  1. Interesante ruta por parajes paradisíacos. A repetir sin la Soledad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Emilio! Una maravilla de ruta.Con rincones verdaderamente paradisíacos. Recomendable.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Emilio.

    A este paso te van a nombrar hijo predilecto de Montanejos! La de vuelta y variantes que vas dando por esta zona. Una circular que a pesar de ser larga en distancia, se recorre en gran parte por senderos y pina, cosa que siempre es de agradecer y más en verano.

    Lo único negativa, es que después de dos años, todavía no hayan limpiado la parte destrozada, cosa que siempre cabrea, ya que se destina el dinero para acondicionar senderos (sirga, escalones, barandillas ...) que no necesitan y otros se dejan de la mano por falta de mantenimiento.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Eduardo! No creo que llegen a tanto y me nombren hijo predilecto. Tampoco tengo ningún interés en ello. Lo único que me mueve es mostrar a la gente las maravillas que esconde esta comarca de Castellón.
      En cuanto a la conservación de senderos, creo que aún falta conciencia sobre ese hecho, y es una pena, porque esas actuaciones siempre benefician a las localidades por las que transcurren esos senderos. Esperemos que cambien esas aptitudes y se limpien más los senderos.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Bonita vuelta Emilio solo te ha faltado coronar al protagonista jejeje
    Me a llamado la atención ver el rio del barranco de la Maimona tan animado dan ganas de ir a darse un último chapuzon en sus aguas!!!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, José Ramón! Esta ruta es sólo una circular al Morrón. Dejo la subida para la próxima, en la que sí me acercaré a la cima. Pero está en sí no necesita de la subida al Morrón para disfrutar de ella. Es maravillosa.El barranco aún lleva agua, pero ya ha bajado el caudal bastante. Cuando fuiste tú llevaba bastante más agua.
      Saludos.

      Eliminar
  4. ¡Hola, José Ramón! Una bonita circular en la que la subida al Morrón la dejo para la próxima, mucho más larga, más espectacular y más bonito.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Emilio...
    Bueno por aquí sigo empapándome del placer que supone caminar por Montanejos,que como bien apuntas,no todo es la Fuente de Los Baños.
    Intensa e impresionante ruta,que habrá que tener en cuenta sin duda.
    Me encanta ver esas largas tiradas de senda y si vas entre esas extensas pinadas pues ya es deleite puro.
    Al leer Integral al Morrón,creía que subías a él,pero ya he visto que era una extraordinaria circular a su alrededor.
    En cuanto a lo de la limpieza de sendas y montes,creo que en Montanejos se está haciendo gran labor al respecto y sin duda tiene que ser constante,de hecho ayer estuve viendo el capítulo 10 (y 11) del documental sobre el GR-7,en el que aparece Javi Nieto en labores de limpieza de senderos.Gran labor y preocupación por parte del ayuntamiento de Montanejos,como he comentado en ese aspecto que espero que siga en esa línea.
    Bueno voy a ver si disfruto con ese rutón de 28 kms que te marcaste con toda "la crem de la crem" en esa sierra de Montanejos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Juane! Prácticamente toda la ruta transcurre a la sombra, con muy pocos tramos de sol, lo que hace que se pueda realizar en verano. Aunque eso sí, conviene siempre madrugar en verano. La ruta es espectacular, sin ser necesaria la subida al Morrón para ello, aunque la opción está por supuesto y la mejoraría mucho. Pero así tampoco está nada mal.
      En cuanto a la conservación de senderos, aquí en Montanejos no nos podemos quejar, aunque no hemos de quedarnos en el conformismo. siempre se puede mejorar. Gracias a Javi Nieto, se tiene muy en cuenta este aspecto en el municipio y eso es de agradecer.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Emilio,

    Muy bonita esta circular para rodear el Morrón, te permite disfrutar de muchos rincones de Montanejos.
    Tomo nota de ella para hacerla algún día, que si es verdad que he realizado todos los tramos, del tirón nunca los he hecho.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, David! Es una ruta muy completa y atractiva, con muchos alicientes para hacer. Seguro que te gusta.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola Emilio.

    Ya lo decía un proverbio árabe, que utilizaron el Último de la Fila en una canción; si lo que vas a decir no es más bonito que el silencio, no lo digas.

    Una circular muy completa alrededor del Morrón, mostrándonos todos los encantos que posee en sus faldas esta montaña. Gran trabajo de combinación de senderos para trazar una gran ruta, lo que me lleva a una curiosidad, estas combinaciones de senderos ¿las trazas sobre un mapa o las elucubras en tu cabeza?.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Dani! Me ha gustado ese proverbio árabe que me lo agencia para utilizar y decírselo a más de uno que conozco. Es una bonita circular que se me ocurrió sobre la marcha. Conociendo como conozco la zona, no me hace falta trazar las rutas sobre mapas, sino que están en mi cabeza y me poco a caminar y las hago realidad. Preciosa circular.
      Un abrazo.

      Eliminar