Seguidores

miércoles, 20 de septiembre de 2017

TOUR DEL ANETO. ETAPA 5: CASTANESA/ANETO (19/7/2017).


Nos enfrentábamos en esta quinta etapa al tramo que nos llevaría desde Castanesa hasta la localidad de Aneto. Según el libro de ruta, esta etapa presenta dos opciones. Una más montañera recorriendo varias cimas por encima de los dos mil metros pasando por el Cornadelo (2434 m) y otra más sencilla que transcurre bajando a Vilaller para acceder a Aneto por el valle de Barravés. La primera no está indicada para cuando hace mal tiempo y con niebla, al ser fácil perder el camino que no está señalizado. En nuestro caso, elegimos esta opción aunque el tiempo no era el mejor posible. 





El día se presentaba nuboso y unas gotas empezaban a mojar el suelo. No era el mejor augurio para la jornada de hoy, que se intuía dura.


Desde nuestra ventana de la habitación, vemos la Villa de Arriba (La Vila d'Amunt) que junto a la Villa de Abajo (Vila d'Avall) donde nos encontramos forma el núcleo urbano de Castanesa.
La nubes cubrían el cielo.


Un buen desayuno es fundamental para emprender rutas de esta clase. ¿No estáis de acuerdo conmigo?


Ha llovido durante el desayuno y ahora chispea.
El dueño de Ca de Graus, que nos ha tratado muy bien, amablemente nos hace la imprescindible foto de grupo.


Seguimos por la carretera dirección a la Villa de Arriba.


Dejamos la carretera para acceder al barrio, que nos recibe con la románica imagen de la iglesia de San Martín.


Pasamos la iglesia y nos disponemos a coger los chubasqueros. Parece que la lluvia nos quiere acompañar hoy.


Salimos hacia la parte alta del pueblo.


Disfrutamos con los bonitos detalles que adornan muchas casas y que denotan el buen gusto de sus gentes. Me encantan estos detalles que muestran una particular sensibilidad y buen gusto.


Ca de Graus desde la Villa de Arriba.


Salimos del pueblo y cogemos un sendero que nos llevará por una vaguada hasta el Coll del Qüeso.


El color que iba a predominar durante todo el día de hoy.


La vaguada nos lleva hasta el collado. Se puede subir tanto por la derecha de la vaguada como por la izquierda. En nuestro caso lo hicimos por la izquierda y pienso que por la derecha el camino hubiera sido más claro y más fácil.


La subida por la izquierda de la vaguada tiene muy pocas referencias. Subimos campo a través y muy directos con lo que empezamos a realizar un buen esfuerzo. Este pino es una buena referencia, ya que no hay otro hasta más arriba.


La subida es muy directa y nos hace parar para tomar aire. Las paradas nos sirven para disfrutar además de estos bonitos paisajes. Castanesa en el fondo.


Poco más arriba encontramos otra referencia en este pino.


Ya casi en el collado encontramos esta estaca que nos indica que más o menos hemos subido por donde debíamos. Sigo pensando que por la derecha hubiera resultado más fácil.


Por fin, llegamos hasta el collado del Qüeso.
Desde aquí, continuaremos hacia nuestra izquierda hasta el Tossal o Punta de la Quasta (1929 m).


Nos dirigimos hasta el tossal de la Quasta. 
Lo haremos por este cordal.


En la base del cordal, dejamos una senda evidente que se va hacia la derecha y nosotros subimos por trazas de sendero por esta especie de canal que nos dejará arriba. Este será un segundo esfuerzo después del collado del Qüeso.


Emilio Romero en plena ascensión.
Al fondo del valle, Vilaller.


Este hito marca el tossal de la Quasta (1929 m).
Fuerte viento y algunas gotas de lluvia nos acompañaron en la cima.


Pero si pensábamos que ya habíamos bastante, estábamos muy equivocados. 
En la fotografía se aprecia parte del recorrido que aún nos queda hasta llegar al Cornadelo.
Se trata de un cresteo que va pasando por diferentes collados y sucesivas cimas (hasta cinco) que superan los dos mil metros de altitud y que van a poner a prueba nuestras fuerzas.


Panorámica de lo que nos queda.
 El Cornadelo aún aparece detrás de este macizo que vemos en la foto.


Las cimas son totalmente herbosas, con ausencia de rocas.
El camino no está marcado, por lo que avanzaremos unas veces por la cresta y en otras ocasiones por los laterales pero siempre siguiendo la misa dirección.


El paisaje es precioso y nos insta a hacernos fotos que nos lo recuerden el día de mañana.


El camino visto así parece cómodo, pero los toboganes  a los que nos obliga el camino son pesados.


Pero las vistas nos recompensan con creces.


En este tramo de cresteo tenemos a nuestra izquierda el valle de Castanesa y por nuestra derecha el valle de Barravés.


A nuestra izquierda, Fonchanina con zoom, por donde pasamos ayer en el valle de Castanesa.


Aquí lo vemos enclavado en el fondo del valle.


Por el otro lado, en el valle de Barravés destaca la población de Vilaller por la que pasa la otra opción que comenté al principio de la entrada.


El macizo de Posets-Maladeta presente siempre.


Fijaos lo pequeños que se ven los compañeros en la foto. Ello nos da idea de la grandiosidad de estas montañas. 



Las laderas de estas altas montañas son una buena despensa donde poder alimentarse.


Las cimas están marcadas con hitos.
 Por supuesto, en cada una de ellas nos tomábamos un merecido descanso.


Y ante nosotros, la continuación del camino.
 Por momentos nos pareció interminable.




Pero no queda más remedio que seguir hacia adelante. Tras una punta, a bajar de nuevo para volver a subir otra vez.


El Pico del Mich del Vedat (2322 m).


Otra foto para inmortalizar el momento.

Y de nuevo a seguir. 
Tras subir una loma, pensamos que la siguiente es la definitiva, pero no era así.


Tuvimos suerte que la lluvia cesó. De haber seguido lloviendo el terreno se hubiera puesto blando y muy embarrado y nos hubiera costado mucho más avanzar.


Vistazo atrás de la última cima por la que pasamos.


Y esta es la siguiente: el Cornadelo.


Alguna seta entre la hierba adornaba el suelo. Parece una pelota de golf.


Esta subidita fue dura. Los más fuertes estaban casi arriba.


Alguna rapaz (¿águilas?) sobrevolaba la cima. Es la mancha que se ve encima del suelo.


Paradas obligadas ante una subida tan directa y después de un largo tramo de toboganes.


Por fin, el vértice geodésico del Cornadelo (2434 m).


Largo descanso y excelentes vistas desde aquí.

Por supuesto, una foto en este punto es necesaria.



Se nota que ya estamos más descansados y nos dedicamos a hacer tonterías.


Pero aunque hayamos estado en el vértice del Cornadelo, el punto más alto de la ruta de hoy está unos metros más adelante, concretamente a 2445 m. Es la punta que veis en la foto.


Ricardo posando desde esta máxima altitud de la etapa.


Tras alcanzar la punta, descendemos.


Y enseguida nos desviamos a la izquierda a buscar el collado de Salinas.


Bajaremos más o menos en línea recta, paralelos a la alambrada para ganado que llevamos a nuestra derecha.

Y llegamos al collado de Salinas. Este hito nos marca el punto.


Y unos metros más adelante el poste en el que enlazamos con el GR-18 que vamos a seguir a partir de ahora, descendiendo por un valle hasta otra típica cabaña de pastores en el fondo del mismo.


Comenzamos a descender por el lado derecho del valle.


Vamos siguiendo las marcas blancas y rojas del GR, aunque en ocasiones las perdemos. Pero da igual porque sabemos que hemos de descender hasta la cabaña de pastores.


Por la vaguada que recorremos corre un hilo de agua que en algún tramo se remansa y podemos encontrar algún anfibio que Rafa no duda en mostrar a la cámara. 


Y otra vecina de la charca también quiso ser protagonista.


Y  esta hermosa seta de gran tamaño también fue modelo por un momento.
Al fondo la cabaña de la Font del Bisbe.



Aquí veis el arroyo del Forco que tanta vida alberga en sus aguas.


Y aquí la cabaña de la Font del Bisbe. 
Un pequeño descanso nos viene muy bien.


Ahora salimos a una pista que seguirá bajando aún más.



La pista se hace larga y da muchas vueltas. En un punto de la misma, podemos atajar por un sendero más o menos evidente que nos devuelve a la misma pista pero más abajo, ahorrándonos un buen trecho.

Apenas salimos de nuevo a la pista, vemos un riachuelo que nos va a proporcionar un buen lugar para parar a comer y descansar nuestros cansados pies en sus frescas aguas.


Aquí tenemos la salida a la pista.


Y aquí mismo, las frescas y transparentes aguas de este arroyo.


Por supuesto, pies al agua y como nuevos.



Tras descansar y comer, seguimos nuestro camino. 


Cruzamos este puente sobre el río Llauset. 
La puerta estaba cerrada. Tuvimos que saltarla.


A nuestras espaldas podemos ver la pared del dique del embalse de Llauset.


Seguimos por el camino con el Llauset a nuestra derecha.


Paisaje impresionante, como en todo el recorrido.

Salimos a la carretera que baja de la presa de Llauset y seguiremos ahora por ella durante un tramo.


Vamos bajando por ella.


Pasamos junto a esta borda con cabras.


Algunas se encuentran fuera.


Y llegamos a esta curva apenas pasada la granja donde el GR-18 enlaza y coincide con el GR-11 que nos va a llevar hasta Aneto.

En una curva, dejamos la carretera para coger una bonita senda que nos llevará hasta Aneto.


Subimos primero un poco.


Luego llanea otro tramo.


Abajo vemos la carretera que transcurre casi paralela a la senda que llevamos pero más abajo.


Encontramos en toda la senda espléndidos ejemplares de boj que daban color y aroma a toda la senda.


En algún punto, nos asomamos al borde para disfrutar de la altura y las excelentes vistas que se disfrutan desde la senda.sobre el valle de Barravés.


Vistas sobre el valle con el río Noguera Ribagorzana recorriéndolo.


Y también en el fondo del valle, la localidad de Senet.


Aquí Senet, sin zoom enmarcado en el fondo del valle con la sierra de Feneruit detrás.


La pista sale de nuevo a la carretera. En lugar de seguir por ella, la cruzamos y bajamos por un camino que pasa por detrás de esta antena de telefonía que aunque poco evidente en algún punto, es fácil de seguir.


Esta senda evita un tramo de carretera y ataja.


Y sale de nuevo a ella ya en la entrada de Aneto, nuestro punto final de hoy.


Entramos en Aneto por la parte alta del pueblo.


Y recorremos sus tranquilas calles cuyas casas presentan bonitos detalles florales.


Nos dirigimos a la calle Mayor.


Aquí encontramos nuestro alojamiento de hoy.



Y como final de etapa, nada mejor que unas cervezas para aplacar la sed.


Después nos esperaba esta coqueta habitación que nos ayudaría a reponernos de esta dura etapa.


Vistas desde nuestra ventana. Las nubes parecen cubrir el cielo. Tal vez cayera alguna gota, pero eso ya no nos importaba. Ahora venía la reconfortante ducha y el descanso.



Una riquísima sopa y...


...una exquisita caldereta de cordero al horno ayudaron muy mucho a recuperarnos de la jornada.

Con esto dábamos fin a esta quinta etapa, para mí la más dura de todas; tal vez debido a la acumulación de cansancio de días atrás y las constantes subidas y bajadas en el macizo del Cornadelo, que machacaron sin piedad nuestras piernas. Aún así, disfrutamos como en las anteriores etapas de esta magnífica ruta pirenaica que nos satisfizo plenamente.


Entradas relacionadas:


La ruta en el mapa.



La ruta en Wikiloc.


Powered by Wikiloc



Película.


10 comentarios:

  1. Hola Emilio: Hermosa jornada, coincido contigo que fué la más dura de todas dándole un toque de misterio y de aventura por la aparición de algo de lluvia al principio y que amenazó parte del resto del día, cosa que afortunadamente no llegó a implementarse. Satisfacción compartida y demostración palpable que a pesar de la avanzada edad de algunos de los componentes, realmente estamos en forma. Jajaja.
    Ahora a esperar con anhelo la crónica de la última etapa que a buen seguro nos deleitará con la descripción siempre acertada y completa de los detalles. Cómo te lo curras!. Chapeau. Un abrazo
    Emilio-Ro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Emilio! Preciosa y dura cuarta etapa que vivimos con la incertidumbre de la lluvia, que al final nos respetó haciendo que pudiéramos realizar la ruta de manera "más fácil". Con agua hubiera sido mucho más pesada. Sólo queda una etapa. A por ella.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Emilio.

    Tanto en la anterior entrada como en esta nos muestras esa zona que hay entre el Valle de Benasque y el de Barravés que quizá no es tan conocida para el gran público, pero que a la vista está que también posee suficientes atractivos para ser visitada y pateada.
    Jo, menudo desayuno, con ese aporte de energías normal que ese cordal hasta el Cornadelo no se os resistiese jejeje.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Dani! Cierto que esta zona es menos conocida y pisada por el gran público, pero como comentas, tiene todos los atractivos y alicientes suficientes para visitarla. Ofrece muchas opciones senderistas. En cuanto al desayuno, no pudimos rechazarlo por "deferencia" al posadero (ja,ja,ja). No tuvimos más remedio que zampárnoslo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Emilio
    Si, si que estoy de acuerdo contigo, hay que desayunar bien pero sin pasarse que después el estómago pesa mucho jajaja.

    Veo que es una zona quizás algo menos conocida o "nombrada" pero con el mismo aliciente y espectacularidad del Pirineo por donde se mueve esta travesía. Por estos sitios es difícil cansarse de caminar.

    Un abrazo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Jose! Nosotros no queríamos desayunar tanto (ja,ja,ja), pero ante lo que se presumía como una etapa dura, tuvimos que hacer el sacrificio. Ya en serio, una etapa con mucha dureza, pero muy bonita en una zona poco transitada. Otra gozada para los sentidos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Emilio...
    Parecía que la lluvia os quería ''empañar'' esta etapa,pero parece que se porto bien al final.
    Comentas que es quizá la etapa mas dura,también por el kilometraje acumulado,pero es indudable que salvar en apenas siete kilómetros y medio,mil cien de desnivel,tiene miga...
    Desde luego,caminar por ese cordal de cumbres de mas de 2000 metros,debió ser una maravilla,que compensaba el esfuerzo.
    Fantástico ese Valle de Barravés y en definitiva todo el etapón que habíais hecho...
    Desde luego que salisteis con las pilas bien cargadas con ese desayuno y lo que perdisteis de calorías en la jornada,lo recuperasteis con esa suculenta caldereta...jajaja

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Juane! Ahora, ya con tranquilidad y repasando las etapas, considero que efectivamente fue la más dura de las seis. El cordal fue muy pesado. Era un contínuo sube y baja, con buenos desniveles entre cima y cima y un terreno algo blando que hubiera estado muy embarrado si la lluvia no nos hubiera respetado, lo que la hubiera endurecido aún más. En cuanto la alimentación, muy bien al principio y al final.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. ¡Hola Emilio!

    Vaya pedazo desayuno, con eso si que coges energías para toda la jornada.
    Espectacular es verde cordal del Cornadelo, que gozada caminar por esos verdes prados y disfrutar de las impresionantes vistas del Pirineo.
    El desayuno espectacular, pero esa mesa llena de birras tampoco es moco de pavo... jajaja

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, David! Hay que empezar bien las rutas y más en este caso con el desnivel que nos esperaba. Seguro que lo quemamos todo durante el día. Y , por supuesto, al acabar hay que reponer líquidos.
      Un abrazo.

      Eliminar