Seguidores

martes, 13 de junio de 2017

MONTANEJOS: VUELTA INTEGRAL AL MORRÓN II (10/6/2017)


Esta semana volvemos a Montanejos para realizar una magnífica ruta que no dejará indiferente a quien la realice. La diseñé hace aproximadamente un año y ahora la volvemos a hacer con dos pequeñas variantes y una dificultad añadida que no encontramos la vez anterior. Se trata de la ruta que denominé "Vuelta integral al Morrón"  porque se trata de un recorrido que rodea totalmente esta emblemática cima del Alto Mijares.


Como digo, la ruta rodea totalmente el Morrón de Campos partiendo de Montanejos, aprovechando tramos de diferentes senderos, a saber: PR-VT 126 hasta las proximidades de Los Calpes (parte de este tramo también coincide con la senda de la Bojera, el GR-7 y el Camino del Cid); un segundo tramo que coincide con parte del Trail K 55 de Montanejos y un último tramo que coincide con la Senda de Los Estrechos. Si lo deseamos, podremos acercarnos a la aldea de Los Calpes y pasear por sus tranquilas y limpias calles y pasar por el bar. Así mismo, cuando lleguemos a la pista de subida al Morrón, si nos vemos con ganas y con tiempo, podemos acercarnos hasta la caseta forestal y el vértice geodésico pudiendo disfrutar de las excelentes vistas que podemos contemplar desde esta fenomenal atalaya natural. De realizar ambas cosas, alargaríamos la ruta en unos cinco kilómetros más o menos, a añadir a los dieciocho que ya tiene. También, al llegar al desvío a la Cueva Negra, casi al final de nuestro recorrido, podremos visitarla si nos apetece. De no ser así, este recorrido tiene alicientes suficientes para merecer una ruta por sí sola.




Iniciamos nuestra ruta, como lo hacemos habitualmente, desde la Plaza de España.
A estas horas de la mañana (7,30) el pueblo descansa aún y el silencio reina en sus calles.



Foto de grupo, también habitual, de izquierda a derecha: Emilio Romero, Rafa Lafuente, Rafa Medina y servidor.




Subimos por la calle San José, cruzamos la CV-195 que viene de Jérica y subimos hasta la parte alta del pueblo.



Giramos a la izquierda por la calle Campos de Arenoso.



Giramos a la derecha por la misma calle, buscando una pista.



Aquí encontramos la pista y giramos a la derecha.



Comenzamos a seguir la pista y lo primero que nos encontramos es la antena de telefonía que véis en la foto.



Apenas hemos pasado la antena nos encontramos con el primer poste direccional que nos indica claramente hacia donde seguir.




Y nos encontramos a continuación con un centro emisor de TDT .



Enseguida iniciamos la senda que nos subirá hasta el privilegiado balcón sobre el barranco de la Maimona que es la senda de la Bojera.


Pero antes, vamos disfrutando del paisaje mientras subimos. 
Montanejos a vista de pájaro.



Una primera subida, que nos va activando el corazón y las piernas, nos deja en un llano entre pinos que nos reconforta.



Al final del llano y antes de iniciar otro tramo de empinada senda, dejamos este sendero que sale a la izquierda y que nos subiría hasta la loma de Rosada.



El primer tramo de subida lo hacemos también entre pinos.



Entre las ramas de los pinos, ya vemos asomar en el horizonte el inevitable Penyagolosa.



A medida que subimos, la vegetación mengua un poco y las vistas se aclaran.



Vemos ya el último tramo de subida.




Y nada más llegar a la parte más alta de la senda, empezamos a disfrutar de las excepcionales vistas sobre el barranco de la Maimona, sus altas paredes, las vistas sobre el Morrón, que hemos empezado a rodear...



Sin duda, este tramo de la senda de la Bojera es uno de los más espectaculares del Alto Mijares.



En algún trecho habremos de extremar las precauciones porque un resbalón o un descuido podría ser peligroso.




Una parada cada pocos metros es inevitable. 




La senda va bordeando el barranco y en algún momento nos permite observar desde enfrente la senda por la que hemos venido.
Desde luego, este privilegiado enclave de la Comunidad Valenciana es un libro abierto donde poder estudiar geología y las acciones de la naturaleza a lo largo de los miles de años.


En un recodo del sendero echamos una mirada al fondo del barranco y vemos uno de los diques que se construyeron en el barranco para detener las fuertes avenidas de agua. Es posible que para muchos pase desapercibido.



Un arbusto de boj de los muchos que encontramos en la senda. Es por este arbusto que el sendero recibe su nombre,"la Bojera".




Seguimos nuestro sendero que pierde algo de vistosidad al continuar arrimado a las paredes de la Rosada y estar más tapado el barranco por la vegetación. Antes de desembocar en la pista que va a Montán, encontramos esta caseta de firmas.



Salimos a la pista y encontramos este sobrecargado poste direccional.
Seguiremos dirección Los Calpes.



La derecha es nuestro camino a seguir. La izquierda sigue el GR 7 y nos llevaría a Montán.



Antes de continuar hacemos un pequeño receso para beber.


Seguimos pues por la pista, una pista muy amena, dentro de una buena pinada que nos protege del sol y nos permite caminar muy a gusto.


Durante el recorrido comprobamos de nuevo en directo, como hicimos en otras rutas, del gran desastre que el temporal de invierno causó en esta comarca.



Llegamos a otro cruce, con otro poste direccional. La derecha continúa hacia el lecho del Maimona y sigue el SL-CV 105. Nosotros seguimos por la izquierda dirección Los Calpes por el PR-VT 126.



En un punto de la  pista, nos asomamos a un resalte rocoso con vistas al barranco.



En el cielo avistamos alguna rapaz que sobrevuela nuestras cabezas, no sabemos muy bien con qué motivo.



La senda llega al lecho del barranco y debemos vadearlo por este paso cementado.



Rafa Lafuente cruzando el río. 
Otros años el agua no llega a pasar por encima. Estamos de enhorabuena al ver que en esta ocasión no es así.



La pista asciende ligeramente y gira a la derecha. Posteriormente, llegamos a las ruinas de unos corrales. 



Junto a los corrales, comienza la senda que nos lleva a Los Calpes. 
Un poste direccional lo marca.



Y es aquí donde comenzará una odisea, una dificultad añadida a la ruta que no esperábamos que fuera del calibre que fue. Prácticamente desde el inicio, una gran cantidad de pinos caídos tapaba totalmente la senda casi hasta las cercanías de Los Calpes.



Hubimos de sortear pinos a diestro y siniestro para poder continuar. Lo hacíamos por los puntos que considerábamos más fáciles de sortear. Fueron aproximadamente dos kilómetros de suplicio y calvario que, por suerte, pudimos terminar con éxito.



Pudimos salir, al final, a la pista por donde continúa el PR, aunque  por otro sitio diferente a donde lo habríamos tenido que hacer. A partir de aquí, anduvimos con menos problemas.



Pasamos junto a esta caseta que bien puede servir de refugio en caso de necesidad.



Y, aunque seguimos encontrando pinos caídos que nos tapaban el camino, pudimos continuar.



Llegamos hasta el cruce de Los Calpes. Como dije en la introducción, de querer nos podríamos acercar al pueblo y disfrutar de sus callejuelas y la tranquilidad que se respira por ellas e incluso acercarnos al bar. En este caso, no será así.



Nos detenemos un momento para almorzar, pero antes de ello, nos entretenemos en disfrutar de los alrededores. Ello nos permite visualizar, por ejemplo, el pico de Santa Bárbara de Pina.



También, a escasos quinientos metros acercamos con nuestra cámara el caserío de Los Calpes.




Ahora sí, es el momento tan esperado del almuerzo. Pos supuesto, hemos de buscar la sombra.
Mientras almorzamos comentamos el desastre de los pinos y esperamos que lo que nos queda por recorrer no esté en tan pésimas condiciones.




Tras el almuerzo, seguimos por la pista en ascenso. A los pocos metros, junto al camino, encontramos esta casa.



                                  Apenas superada la casa, la pista se bifurca. A la izquierda                                                                    llegaríamos a la carretera. Nosotros giramos a la derecha.



Pero apenas hemos hecho el giro, dejaremos esta pista para iniciar una senda, utilizada en el Trail de 55k de Montanejos, que nos llevará hasta la base de la pista del Morrón. Y aquí tenemos una de las ligeras variaciones respecto a la ruta del año pasado. El año anterior, en lugar de por el sendero correcto, caminé por un arrastre de pinos unos doscientos metros, hasta salir al camino correcto. 



El primer tramo de senda es corto y empinado y nos conduce a un camino más ancho que vamos a seguir más o menos por el cordal.



En este tramo, comprobamos de nuevo los estragos del temporal en los pinos. En esta ocasión, tenemos el camino libre aunque hay muchos pinos caído, pero se nota que lo han limpiado.



Seguimos por la derecha, entre pinos.




El sendero que llevamos se acerca ahora al cordal, lo que nos permite una visión panorámica de la alfombra que los pinos forman en el valle.



Bordeamos un campo de almendros.


Y seguimos por este bonito tramo, muy poco pisado.



Disfrutamos mucho de las vistas.





La pinada nos protege de calor, que ya empieza a ser sofocante.




Salimos a una primera bifurcación de pistas. Seguimos por la izquierda.



Y poco después, salimos a la pista de subida al Morrón casi en su inicio. 
Seguimos también por la izquierda.



En el cruce encontramos este panel informativo sobre la flora y la fauna de este bonito entorno.




Continuamos por la pista aproximadamente doscientos metros.




Y la dejamos a la derecha para meternos con esta senda que nos conduce al viejo camino de Los Calpes a Campos de Arenoso.




La senda, muy bonita por cierto, serpentea y va descendiendo perdiendo altura progresivamente.
Pasamos cerca de esta balsa.


La senda es muy frondosa. También nos protege muy bien del sol.




A pesar de la vegetación, nos asomamos entre las ramas de los pinos y alcanzamos a ver con zoom el Castillo de la Viñaza.




También tenemos ocasión de contemplar espléndidas panorámicas del embalse de Arenoso.




Caminamos cómodamente al no encontrar pinos caídos en este tramo. Menos mal.



Estamos atentos a este punto, porque aquí dejaremos la senda que llevamos para hacer un giro a la derecha por una bonita senda que Javi Nieto se trabajó con tanto acierto. Aquí encontramos la segunda diferencia en el recorrido con respecto a la anterior. La vez pasada, seguimos el camino más abajo para coger una senda paralela a ésta, pero a nivel más bajo. Ambas van a parar al mismo sitio: la antigua cantera del pantano.



Seguimos pues por esta senda, muy bonita también y cómodo. También transcurre por el interior de una frondosa pinada. Algunas marcas azules nos ayudan a seguirla. Tenemos también suerte de que aquí no hay pinos caídos. ¡Menos mal!




A nuestra derecha las altas paredes del Morrón flanquean el camino.




Ahora tenemos más cerca el agua del embalse.




El único punto con árboles caídos es éste que se encuentra a escasos metros de un edificio en ruinas (tal vez una báscula) de la antigua cantera. La sorteamos como buenamente pudimos y seguimos nuestro camino.



Aquí está la antigua báscula, a la que llegamos tras pasar la caída de pinos.



Unos metros más adelante, nos encontramos la monumental cantera que surtió de grandes bloques de piedra para la construcción del dique del embalse.



Tras pasar la cantera, encontramos un pequeño punto con tierra fina y suelta y con algo de pendiente, que nos puede hacer resbalar. Tendremos prudencia y paciencia. 

Y seguimos la senda, que busca el enlace con la senda de los Estrechos.




La senda es paralela a la carretera, pero va a media altura.
Vista del dique del embalse, con la Peña Redonda detrás, contemplando un embalse inusualmente lleno.




El espectacular chorro del aliviadero también llama nuestra atención.




Acercando el zoom captamos la actividad de personas que van a realizar alguna actividad de multiaventura, rafting en este caso.




Enlazamos finalmente con la senda de los Estrechos.
Seguimos de frente.




El sendero, también a bastante altura, nos permite ver el tajo que el río ha excavado formando el estrecho de Chillapájaros.




En esta senda se aprecia también de manera muy patente el desastre que ha supuesto esta caída de pinos tan tremenda. Menos mal que en esta senda, se ha actuado rápidamente procediendo a su limpieza.




El peirón ampara el sendero.




Es increíble la cantidad de pinos caídos, algunos de ellos tronchados como si una mano gigante los hubiera partido como si de un mondadientes se tratara.




También disfrutamos de las vistas sobre La Copa.




Llegamos hasta el Colladillo.
 Nos encontramos ya en el último tramo de la ruta.




La senda desde el Colladillo nos descenderá poco a poco, hasta la CV-20.




Nos encontramos con el enlace a una senda marcada hace poco que han denominado "Senda familiar".




La senda también transcurre por el interior de una pinada. Buena protección contra  el sol.




Ahora encontramos paneles informativos en este tramo de senda con motivo del marcaje de la Senda Familiar.




Las sendas que transcurren por el interior de las pinadas minimizan los problemas que las altas temperaturas producen en estas fechas.




A escasos metros del enlace con la subida a la Cueva Negra, nos detenemos unos instantes para contemplar la Fuente de los Baños.




Enlace con la subida a la Cueva Negra. Nosotros pasamos de largo.




Me gusta mostrar siempre este tramo empedrado que delata que caminamos por una senda antigua.



Ya, a escasos metros de la carretera nos topamos con el enlace con la senda de subida a Los Castillejos.




Enseguida nos encontramos en la carretera. Ahora únicamente nos queda girar a la derecha y dirigirnos a Montanejos. Son las dos de la tarde y el sol calienta de lo lindo.



En este último tramo no tenemos vegetación que nos proteja del sol.



Pasamos por el puente sobre el Maimona que desemboca aquí en el Mijares.




Cruzando el puente.



Entramos en el pueblo. Antes nos refrescamos en la fuente del "León" (yo la llamo así).



Y, finalmente, de nuevo en la Plaza de España, punto y final de la bonita  ruta de hoy.

Resumiendo, una bonita e interesante ruta que únicamente está estropeada por la cantidad de pinos caídos que tapan el PR-VT 126 en el tramo de dos kilómetros antes de llegar a Los Calpes. Esperemos que alguien actúe pronto en este tramo de PR que tapa una bonita senda, impracticable tal y como está ahora.




Y como no puede ser de otra manera, la mejor forma de terminar una mañana senderista es comiendo y charlando distendidamente sobre lo humano y lo divino. En esta ocasión, comimos en Restaurante Casa Palacio, donde nos encontramos como en casa y donde siempre nos tratan muy bien. Día completo.


Aquí tenéis el track de la  ruta del año pasado.




Y éste es el track de esta semana. Dos pequeñas variantes los diferencian. 





La ruta en Wikiloc.



Powered by Wikiloc


Película.




4 comentarios:

  1. Hola Emilio

    Otra ruta excelente por Montanejos, con buenas sendas y tramos muy atractivos

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Emilio!

    Al final esta se va a convertir en una imprescindible entre tus rutas.
    Es una lástima ver como está todo el monte de árboles caídos, pero más preocupante es que no se haga casi nada por limpiar, ya que sin no se retiran este verano la zona se puede convertir en un auténtico polvorín.
    A ver si nos vemos pronto por Montanejos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Emilio
    Buena ruta incluso sin el añadido de la subida al Morrón, simplemente con la vuelta ya sale una buena ruta. Además en Montanejos y en este tiempo al terminar la ruta siempre tenemos la opción de pasar por la Fuente los Baños y darnos un chapuzón....que bueno!!!

    Un abrazo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
  4. Hola Emilio.

    En el blog de Jose le comentaba que eran unos valientes por haber salido el sábado con la calor que hacía y haberse marcado esa distancia y desnivel, pero vosotros tampoco os quedasteis cortos jeje, además con el añadido de tener que sortear todos esos pinos caídos. Vosotros perseverasteis y pudisteis continuar, unas semanas antes fui a Montán con la idea de subir al Puntal de la Atalaya y el primer tramo de sendero del GR 7 hacia el Mas de Noguera estaba impracticable de tanto pino caído, yo opté por desistir y dar, resignado, media vuelta, el plan B fue hacer un poco de I+D por el Alto de las Palomas, al menos como premio me llevé una caja, baratísima, de ricas cerezas que un señor vendía en el Puerto de Arenillas jeje.

    Ruta 100% Montanejos 100% garantía de disfrute.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar