Seguidores

miércoles, 26 de abril de 2017

XIII SUBIDA A PEÑA SAGANTA. SUBIDA AL CASTILLO DE ESPADILLA (15/4/2017)

Un año más y ya he perdido la cuenta de cuántos van, volvemos el Sábado Santo a Espadilla para subir a su Peña Saganta, una subida clásica que va ya por la decimotercera edición. En esta ocasión, como novedad con respecto a las anteriores ediciones, he subido al castillo de Espadilla, al que no había subido en ninguna de las anteriores veces. Así pues, esta pequeña novedad hace de esta subida una variante al PR-CV 314 que sube a la Peña.


Aunque habitualmente hagamos rutas con un número pequeño de senderistas y no somos muy habituales de las marchas senderistas multitudinarias, nos gusta de vez en cuando acudir a algunas en concreto en las que nos encontramos muy a gusto, como es el caso de esta subida a Peña Saganta. El reencuentro con conocidos y amigos siempre es un aliciente para realizar marchas de este tipo. En este caso, además añadimos las excelentes panorámicas que disfrutamos desde la cima de Peña Saganta. Por eso volvemos una y otra vez a Espadilla cada Sábado Santo.

Este año me acompañó David (A una chapa del cielo) desde Montanejos. Allí nos unimos a Emilio Romero, Eduardo, Juanjo Carrasco (Caminatas a las ocho), Paco Piñol, Pepe Serrano, Mª Ángeles... así como al numeroso grupo de senderistas que participaron en el evento. También hemos de decir que echamos de menos a otros buenos amigos que no pudieron asistir.


Entramos en Espadilla y dejamos el coche en el polideportivo del pueblo. 
Aunque oficialmente la ruta comienza en el "Jardín botánico", nosotros empezaremos y terminaremos aquí nuestro recorrido.


Justo en la salida del polideportivo vemos las primeras palas en este poste. Como el recorrido del PR es circular, podríamos hacer la ruta en el sentido de las agujas del reloj, pero la organización lo planifica en el sentido contrario. Por ello, seguiremos dirección "Peña Saganta por la Fuente de la Piqueta".
De camino al Jardín Botánico, vemos la desafiante silueta del castillo de Espadilla.


Subimos por este camino para evitar la vuelta de la carretera.



Y llegamos a este sencillo y pequeño, pero interesante, Jardín Botánico de Espadilla.
Como veis está bien equipado con mesas de picnic.


Como todo jardín botánico que se precie, vemos el nombre de las especies botánicas que vamos encontrando a nuestro paso.


La organización regala a los participantes con un bastón de madera.


En este panel podemos informarnos de los dos PRs que podemos realizar en esta bonita y tranquila localidad del Alto Mijares.


Con una amena charla se realiza la espera antes de iniciar la ruta.
Algunos aprovechan para ir tomando fotos.


La organización realiza una foto de grupo. Aprovechando la generosidad del fotógrafo oficial, le dejamos nuestra cámara para que nos haga una para nosotros. Aquí la tenéis. ¡Qué bien han salido todos!
Detrás de nosotros, la imponente Peña Saganta y el castillo de Espdilla como espectacular telón de fondo.


Comienza la marcha.


Subimos por un camino de tierra que dejamos enseguida para meternos por este poste para iniciar la senda que transcurre por el barranco de la Piqueta.


Como sucede en estos casos, el grupo tiene varios ritmos diferentes y se estira más o menos según el desnivel y el ancho de la senda.


En este punto hacemos una pequeña trampa y cogemos un atajo que nos ahorra una corta vuelta por el barranco.


La senda sube sin pausa por el margen derecho del barranco de la Piqueta. Enseguida entramos en calor.


La subida es una ruta muy familiar.
 Es común ver a padres con hijos haciéndola.


Margen izquierdo del barranco de la Piqueta.


Llegamos a la fuente de la Piqueta.


Desde la fuente, el sendero vuelve a subir sin descanso hacia el paraje conocido como la Olla.


A medida que vamos subiendo, nuestra vista abarca más lejos.
Penyagolosa al fondo si miramos hacia el norte.



Hacia el sur, la Sierra de Espadán cobra protagonismo.
En la foto, el Espadán con su perfil  característico.


La Rápita también reclama su lugar.



 El alto del Pinar.


El Pinar o Alto de la Santa.


La senda pasa junto al desvío a Ayódar por la Solana que dejamos a nuestra derecha.



Llegamos hasta el barranco de la Carbonera, que cruzamos en este punto donde encontramos este hito.


Hacia el norte acercamos Penaygolosa con nuestro zoom.


Tras cruzar la Carbonera, ascendemos un poco hasta la loma de Peña Saganta.


Desde aquí ya es visible el extremo de la Peña hacia donde nos dirigimos.


El primer tramo del recorrido sobre la loma transcurre por el borde sobre el barranco de la Carbonera, lo que nos permite tener buenas vistas sobre este barranco y también del castillo de Espadilla.


Llegamos a este poste y seguimos de frente.
 Este poste marca el desvío que tomaremos a la vuelta por la izquierda.


La loma engaña y el extremo de la Peña nunca llega.
Además, es incómodo caminar por la senda por la cantidad de piedras que nos encontramos.


Por fin llegamos al extremo de la Peña y nos asomamos al abismo que se abre a nuestros pies.
Esta bonita imagen de Espadilla y del valle del Mijares se abre ante nosotros.


Tras disfrutar de las vistas, la gente se agrupa por afinidad y amistad.




Almorzar con estas vistas no tiene precio.


Mientras disfrutamos del almuerzo, vamos reconociendo los diferentes municipios que aparecen extendidos por el valle.
En la foto, Toga.


Argelita, con su torre cuadrada y su torre cilíndrica.


Cómo no, Espadilla, cuya silueta me recuerda la de una golondrina.


Vallat también se nos muestra en esta bonita imagen.


Algo más lejos, el embalse de Sitjar aparece matizado por la neblina.


Fanzara se asoma tímidamente y nos muestra parte de su caserío.


Y hacia el norte, en la lejanía, disfrutamos de la vista de Castillo de Villamalefa cuyas casas encaladas ocupan escalonadas, la colina sobre la que se asientan.


Y para el recuerdo, uno más, la foto en Peña Saganta, de espaldas al abismo.

Tras el almuerzo y disfrutar de las vistas de Peña Saganta, toca volver sobre nuestros pasos.

Volvemos por donde hemos venido en busca del poste direccional que nos indica el desvío hacia el camino viejo de Ayódar, por el que regresaremos a Espadilla.


Aquí está el poste. Lo seguiremos por nuestra izquierda dirección Espadilla.


El sendero enseguida empieza a bajar bordeando la vertiente este de Peña Saganta, dando un buen rodeo.


El sendero pasa junto a este aljibe muy cerca del cruce con el camino de Ayódar.


Cruce con el antiguo camino de Ayódar. A nuestra derecha iríamos hacia allí.
Seguimos de frente para volver a Espadilla.


Desde abajo, "cazamos" a parte del grupo descendiendo.


A nuestra derecha vemos el barranco por el que discurre el río Pequeño.


Al bordear la Peña, vamos disfrutando de este ángulo con esas paredes calizas impresionantes.


El río Pequeño baja algo más animado que en otras ocasiones en las que, a causa de la sequía, bajaba más triste y seco.


Poco a poco, a medida que vamos rodeando la Peña, su perfil nos recuerda la poderosa proa de un barco.


Cada vez descendemos más. Espadilla se encuentra a un tiro de piedra; o, al menos, eso parece.


Imponente e inexpugnable visto desde aquí.


Este tramo que transcurre por la umbría de la cara norte tiene más vegetación que ayuda a protegernos del sol, que hoy aprieta mucho.


En este punto, se puede continuar por una conducción de agua que atraviesa un túnel y sale más adelante. Nosotros seguimos el sendero tranquilamente (yo nunca he ido por el túnel).


Ya hemos descendido mucho después de un gran rodeo. Peña Saganta muestra aquí su aspecto más impresionante.


Y en este punto, viene la novedad de esta edición.
Decidimos subir, por fin, al castillo de Espadilla.
En este punto encontramos el desvío, que se sale del PR.


Un relativamente corto, pero muy empinado sendero nos llevará hasta el espolón rocoso donde se asienta la fortaleza.



Como la senda está muy empinada y asciende enseguida, tenemos buenas vistas de Espadilla y el valle.


Dos tramos de la subida están equipados con esta cuerda, que vamos a agradecer más al bajar que ahora en la subida. David gestionando este primer paso equipado.


Desde el castillo, las vistas de Peña Saganta también nos impresionan.


Estas son las primeras vistas de los restos del castillo, muy arruinado como podéis imaginar.


El aljibe.


Restos de la torre del homenaje.


Vistas hacia Peña Saganta desde el castillo.


De nuevos los restos de la torre.
Por fin estábamos aquí después de tantas veces pasando de largo.


Tras volver al desvío, retomamos el PR de nuevo que en escasos minutos nos llevará hasta el polideportivo.


Encontramos el antiguo empedrado típico de las sendas de herradura en algún tramo del sendero.


Y una última visión de Peña Saganta para despedirnos de ella "hasta luego".


Ya tenemos a la vista el polideportivo.


Llegamos al polideportivo y damos por finalizada esta nueva edición de subida a Peña Saganta.

A continuación de la ruta, se ofrece una comida para todos los participantes que lo deseen poniendo fin a una jornada senderistas donde el reencuentro y el ambiente familiar son lo más importante, sin despreciar las imponentes vistas que la subida a Peña Saganta no depara.



La ruta en el mapa.





La ruta en Wikiloc.


Powered by Wikiloc

6 comentarios:

  1. Gran excursión en gran compañía si señor.
    Un abrazo Emilio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola José Ramón! Una clásica del Alto Mijares que no me gusta perderme. Excelentes vistas y buena compañía. La recomiendo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Emilio...
    Buena jornada senderista,la que habéis compartido en Espadilla y por lo que comentas,ya llevas unas cuantas subidas a la Peña Saganta...jejeje.
    En nuestro caso,aun no hemos tenido el placer de hacer esa ruta.Tendremos en cuenta ese sábado santo,para próximas ediciones.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola JUane! La verdad es que aunque no he acudido a todas las ediciones, sí lo he hecho a bastantes de ellas, incluso ya había subido un verano hace muchos años cuando aún no existía el PR. O sea, es una tradición que me gusta repetir todos los años por dos motivos que comenté anteriormente: la belleza de la ruta y la excelente compañía. Te la recomiendo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. ¡Hola Emilio!

    Una gran ruta y con una gran recompensa final al subir al castillo.
    Un placer compartir ruta contigo, a ver si este verano podemos repetir.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola David! Ruta muy recomendable como tuviste ocasión de comprobar conmigo. Pasamos una buena mañana. A ver si repetimos el año próximo. Yo , si no pasa nada raro, sí que lo haré por enésima vez.
      Un abrazo.

      Eliminar