Seguidores

domingo, 5 de noviembre de 2017

ARTANA: MINA DEL CAVALL, PUNTAL DE ARTANA, CUEVA DEL TRONC (28/10/2017)

Volvemos a Artana después de mucho tiempo y a la Sierra de Espadán, para recobrar sensaciones y emociones que echamos de menos. Recorreremos una sencilla pero bonita ruta que nos lleva a tres enclaves emblemáticos de esta bonita y tranquila localidad de la sierra. Se trata de la mina del Cavall, el puntal de Artana y la cueva del Tronc, una clásica de esta población.

El punto de inicio lo tenemos junto al Tanatorio de la localidad, a la entrada del polígono industrial. 

Aquí encontramos un panel que nos informa de dos rutas que podemos realizar. 
La nuestra combina ambas rutas.



Encontramos ya un poste que seguiremos dirección a las minas de la Fuente del Hierro.


Aquí vemos al numeroso grupo que se dividirá en tres para realizar diferentes rutas con diferentes distancias.

Nosotros empezamos a caminar con las vistas de las ruinas del castillo de Artana que vigila la población desde lo alto de un cerro.


También encontraremos postes de madera como éste en algún tramo del recorrido.


Caminamos por un amplio camino entre campos de olivos.


Seguimos dirección a las minas de la Fuente del hierro.


Poco a poco, los olivos y almendros van dejando paso a los pinos y los alcornoques.


El camino va subiendo progresivamente, de una forma muy llevadera, lo cual nos permite ir teniendo vistas cada vez más aéreas.


Poco a poco la subida se hace más empinada. Unas cuantas pulsaciones nada más.


Aprovechamos para disfrutar de las vistas mientras paramos unos instantes para recuperar los latidos.


Hasta que llegamos al desvío al conjunto minero del cavall.


En este conjunto encontramos varios paneles que nos explican el funcionamiento e importancia de esta explotación minera.


Junto a los paneles, siluetas metálicas ejemplifican algunos de los trabajos que aquí se realizaban.


Esta es una de las bocas  a la mina.


Tras un corto descanso que aprovechamos también para informarnos sobre la pasada actividad minera de Artana, reemprendemos nuestro camino de nuevo.
Derecha.

Preciosa vista desde la pista.



Artana desde las alturas.


En este punto dejaremos la pista que nos trajo hasta aquí para desviarnos por el sendero que vemos a nuestra derecha que nos llevará hasta el corda de la sierra donde enlazaremos con el GR-36.


La senda se empina en busca del cordal.


Llegamos al cordal y respiramos durante unos momentos disfrutando de las vista hacia la vertiente norte. Ahora circularemos un tramo por el GR-36.


Continuamos por el sendero que transcurre por la vertiente norte de la sierra dirección al collado de la Ereta.


Llegamos a la Ereta. Aquí abandonaremos el corto trayecto por el GR-36 para subir hasta el puntal de Artana.


Antes nos entretenemos en dirigir nuestra mirada hacia el castillo de Vall de Uxó.


Este poste a nuestra izquierda nos indica la senda de subida hacia el puntal de Artana.

Es un corto, aunque empinado sendero, que pondrá a prueba nuestros pulmones.


Parte del grupo en la subida.


A mayor altitud, mejor visión del paisaje que nos rodea.
En primer plano la Penya de Migdia y detrás el Pipa. En el fondo, la sierra Calderona, donde destacamos las cimas del Alt del Pi y El Sierro.


A nuestra derecha, a medida que subimos, encontramos el afilado pico del Font de Cabres.

Seguimos nuestra subida.


Antes de encaramarnos en el puntal, llegamos a este collado donde nos detenemos para disfrutar de las vistas desde el mirador del Puntal de Artana.


Nos ponemos delante del panel y empezamos a identificar las cimas que tenemos enfrente.


Alfondeguilla.


La sierra de Espadán con las cimas más emblemáticas de la misma que identificaremos bien con el panel anterior.


Llegamos al vértice geodésico del Puntal de Artana.


Junto al vértice, encontramos estas vetustas antenas que desconozco si funcionan o no. Parece que no deben de funcionar por el aspecto que presentaban.


Aprovechamos el Puntal para almorzar disfrutando del excelente paisaje que se divisa desde aquí, aunque algo turbio debido a la neblina que cubría el paisaje. En la foto, Vall de Uxó desde el Puntal.


La Plana Baixa desde el Puntal.


Betxí desde el Puntal.



Y de nuevo, el Castillo de Vall de Uxó esta vez desde el Puntal.


Foto para dejar constancia del paso por el Puntal.


El repetidor del Peñalba desde el Puntal.


Tras el almuerzo y la estancia en la cima del Puntal disfrutando de las vistas, nos disponemos de nuevo a continuar nuestra ruta. Volvemos unas decenas de metros hasta el collado donde vimos el poste y el panel del mirador del Puntal de Artana y seguimos ahora dirección al Colladet Roig.


Ahora seguimos una bonita senda por el cordal.


Este tramo tiene su encanto.


Tras un tramo por el cordal, el sendero desciende de manera vertiginosa hasta el colladet Roig. Este es el tramo en el que deberemos bajar con cuidado y extremar las precauciones ya que el terreno tiene un fuerte desnivel y el suelo tiene mucha piedra suelta y resbala.


Buscamos buenos apoyos en el suelo para no resbalar.


Artana desde la senda de bajada al Colladet Roig.


Otro tramo de esta vertiginosa senda en bajada donde se aprecia la piedra suelta que nos puede hacer resbalar.


Por fin llegamos al Colladet Roig. Este poste nos lo señala. Obviamos la dirección a Artana porque vamos a visitar la cueva del Tronc. Para ello seguimos de frente por una senda en ascenso.


Desde el Colladet Roig subiremos un poco por esta senda.


Pequeñas paradas para disfrutar del paisaje y tomar aire.


Frente a nosotros el castillo de Castro. Vemos que hay gente visitándolo.


A subir otro tramo, venga.


Y otra parada para contemplar el paisaje.


Hacia el norte las vistas también son excelentes.

Llegamos al enlace con la senda Clotxó Xurra en plena cañada Real.
Pero nosotros seguimos dirección a la cueva del Tronc.


La senda atraviesa unos bancales bastante deshechos.


Nules en la foto.


Artana con su castillo desde la senda.


El castillo de Artana con más detalle.


Las antenas del Puntal del Aljub.


Este poste nos señala la dirección a la cueva. Hacia allí nos vamos.


Una bonita senda nos llevará hasta la entrada de la cueva.


Este poste nos marca el desvío hacia ella. Será un corto trayecto de ida y vuelta.



Y llegamos hasta el paraje de la cueva del Tronc.


Los más curiosos se asoman a la cavidad y entran en ella. Necesaria un linterna.


Un estrecho paso nos adentra en la profundidad de la cueva.


Tras pasar por el estrecho corredor podemos acceder a esta amplia estancia.



Otros, que ya han visitado la cueva, prefieren disfrutar de las vistas desde el mirador del paraje.
El panel se encuentra en pésimo estado, mucho peor que en la vez anterior. Necesita un cambio a gritos.


Toda la Plana Baja se divisa desde aquí, desde donde podemos contemplar alguna de las localidades de esta comarca.
Villarreal y Almazora.


Las antenas del Bartolo, también reconocibles fácilmente.


O la ermita de San Antonio, enclavada en la montaña de su mismo nombre.


Y el Mediterráneo como telón de fondo de esta bonita comarca.


Retornamos al cruce y seguimos disfrutando de las vistas sobre el mar.


De nuevo recorremos, ahora en sentido contrario, la senda que nos llevó hasta la cueva.


Nueva vista de Artana.


Y también podemos llegar a ver un pequeño fragmento de Eslida a los pies del Puntal del Aljub.

Camino ya de Artana, la senda tiene rincones con encanto.


El sendero desemboca en esta pista, que seguimos hacia la izquierda.


El camino se allana y facilita la amena conversación.

En esta bifurcación podemos optar por ir por la izquierda (ruta clásica) o por la derecha, algo más corta. En nuestro caso decidimos tomar el camino  más corto.


Tras atravesar por unos campos de olivos, encontramos al otro lado este hito que nos marca la senda que nos acercará hasta Artana.


Pasamos junto a este bebedero que recoge el agua que resbala por la roca cuando llueve.


En el camino encontramos este pajarillo recién muerto con una herida de escopeta.


Enfilamos ya la recta final con Artana ante nosotros.
Como se aprecia, hace un día espléndido.


Y llegamos a este cruce que nos lleva directos a donde dejamos los vehículos horas antes.
De haber optado en el cruce anterior que os comenté por ir por la izquierda, hubiéramos salido aquí también, pero tras dar más vuelta. En pocos metros llegamos al final de la ruta.


Entrada relacionada.




Tras la ruta nos fuimos a comer al restaurante que se encuentra en el paraje de la ermita de Santa Cristina. Esta ermita tiene adosada una hostelería reconvertida en restaurante.


Interior de la ermita de Santa Cristina.



El grupo preparándose para comer.
Excelente final para un gran día.



La ruta en el mapa.




La ruta en Wikiloc.



Powered by Wikiloc

2 comentarios:

  1. Hola Emilio
    Jajaja me ha gustado eso de las pulsaciones que van subiendo, en Espadán hay rutas que engañan parece que son poca cosa y cuando empiezas a subir esas sendas que no dan tregua...pero que bien nos lo pasamos, poco a poco y "parriba"

    Por Espadán todo, todo, es muy bonito.

    Un abrazo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
  2. Hola Emilio...
    Todos los ingredientes para una buena ruta en la Sierra de Espadan,buenas sendas,buenas vistas,buen desnivel(viendo la ruta en wikiloc,aparte de la continua subida desde el inicio,esa parte final desde la Ereta,os habrá puesto las pilas...jejeje) y por supuesto magnificas vistas.
    No conozco esta zona de Espadán y es una buena combinación,con esa cueva y la visita a lo que fue la mina.Apuntada queda.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar