Seguidores

miércoles, 17 de mayo de 2017

SERRA: REBALSADORS Y EL SIERRO (13/5/2017)


Esta semana, recurrimos a La Calderona, como hacemos muchas veces, porque necesitamos una ruta cercana que nos permita estar en casa al mediodía, pero que tenga los suficientes atractivos para merecer pasar una mañana en la montaña. ¡ Y vaya si fue así!


Para ello, nos desplazamos hasta Serra para realizar una doble ascensión a dos de las cimas más emblemáticas de esta población y por ende, de toda la sierra. Se trata de Rebalsadors y del Sierro.




Dejamos nuestro coche en la explanada que se encuentra enfrente del Ayuntamiento.



Serra nos recibe con la presencia de su torre árabe.



Ahora nos toca callejear para, desde la calle La Pobleta, buscar la pista paralela al barranco de Deula.



Pasamos por la "Font de la Torre".


Giramos a la izquierda en la Parroquia de Ntra. Sra. de los Ángles.



Pasamos por la Plaza de la Font y buscamos la Calle La Pobleta.



Salimos de Serra por una carretera asfaltada, que enseguida se convertirá en pista de tierra.


A nuestras espaldas nos queda la silueta del castillo de Serra, enclavado en su cerro.



Nosotros seguimos por la pista de tierra desestimando la que nos sale a la derecha.



A nuestra izquierda, las peñas de la Gorrissa flanquean el barranco de Deula.



El barranco por debajo de nosotros. Hubiéramos podido caminar por él.



A poco más de dos kilómetros desde que salimos, la pista se cruza el barranco de Deula. Aquí, dejamos la pista y seguimos por la derecha para coger la senda que nos llevará hasta el vértice de Rebalsadors.



Seguimos unos metros por este tramo recién limpiado.



Aquí se ven los montones de leña que han amontonado después de la limpieza.
Enfilamos la senda que sale a la derecha y va cogiendo altura sin descanso.



En este primer tramo avanzaremos entre pinos.



Y vamos subiendo con la contemplación de la cara sur de Rebalsadors.



A medida que ascendemos, las vistas sobre el Camp de Turia se hacen más evidentes.
En la fotografía, Llíria a los pies del San Miguel.



Este original tramo presenta unos escalones naturales que nos facilitan la subida.



Llegamos a un pequeño collado con excelentes vistas hacia Serra.



No podemos por menos que detenernos a disfrutar de las vistas y hacer algunas fotos.



En la lejanía, las feas antenas del Alt del Pi destacan e identifican esta característica y peculiar cima de La Calderona. En esta ocasión no la visitaremos.



La cima que sí que visitaremos es la que tenemos frente a nosotros: El Sierro u Oronet.



Enfilamos el sendero que nos lleva hasta la cima. Los pinos han desaparecido y únicamente matorral bajo puebla la montaña.


Llegamos a este collado a los pies de Rebalsadors. Este hito marca el cruce en el que nos desviaremos a la izquierda. A la vuelta, volveremos hasta aquí y lo seguiremos por nuestra izquierda.



Las vistas hacia el este nos permiten disfrutar de un estupendo paisaje de la punta oriental de La Calderona.


El último tramo es de una fuerte subida.



Metros antes de la cima, el vértice geodésico de Rebalsadors es bien visible.



La Sierra de Espadán tiene en Rebalsadors un buen mirador desde el que se puede disfrutar de ella en toda la extensión.



Vértice geodésico de Rebalsadors (801 msnm).


Aquí nos hicimos la foto de grupo que nos solemos hacer al principio de las rutas.
De izquierda a derecha: Rafa Medina, Ricardo, Emilo Romero (en alto), servidor y Rafa Lafuente.




Fácilmente reconocible, el perfil del pico Espadán lo delata.



El Bellota también se aprecia.



Y, por supuesto, la referencia montañosa de la Comunidad, visible desde muchos puntos de nuestra geografía: Penyagolosa.


No nos entretenemos más y volvemos por la misma senda que nos trajo hasta la cima. Ahora la hacemos de bajada. La buena pendiente y la piedra suelta hace que bajemos con precaución. Nuestras rodillas se resienten bastante y nos dan cierta inseguridad a la hora de gestionar la bajada.


Nuevamente en el collado, en este hito medio derruido, seguimos ahora por nuestra izquierda. Un rato antes, llegamos por el ramal que dejamos ahora a la derecha.



La bajada de Rebalsadors no es únicamente vertical, también es espectacular por las vistas que proporciona. Fijaos, por ejemplo, en este precioso paisaje con la Mola de Segart en claro protagonismo.



Y nuestro próximo objetivo, que nos sirve de referencia en todo el tramo de bajada.



En este punto hemos de decidir si vamos por la derecha o por la izquierda. Decidimos que por la derecha. La pista que vamos a coger nos permite bajar con mayor comodidad y descansar nuestras rodillas.

Apenas nos hemos desviado a la derecha pasamos por el corral de La Corralisa.
A partir de aquí, seguimos la pista hasta encontrar el camino de Gátova a Serra. Allí, buscaremos el poste de GR que veremos junto al camino y bajaremos por él hasta el barranco de los Tramussos.



Bajamos por pista.



Encontramos esta puerta cerrando el camino para vehículos. La sorteamos por la izquierda y continuamos.


En este punto dejamos la pista y para evitar un curva, atajamos por este talud hasta el camino de Serra a Gátova.



Ponemos nuestros cinco sentidos en bajar por el mal estado del talud.



Una vez en la pista, unos metros a nuestra derecha encontramos el poste del GR 10. Por allí descenderemos ahora hasta el barranco.



Senda que nos lleva hasta el barranco.



Es un bonito tramo por la frondosidad del paraje.
En un punto determinado, dejaremos el GR que sigue a la derecha. Nosotros seguiremos por la izquierda hasta encontrar la senda de subida al Sierro.



Caminaremos unos metros por el lecho del barranco.



Junto a la senda, en la base de un pino, un montón de piedras a modo de hito nos indica el camino de ascenso.



La subida al Sierro tiene un buen desnivel que acusarán nuestras piernas ya que, además, se trata de una subida constante sin apenas tramos llanos donde poder recuperar un poco la respiración.



Mientras ascendemos, miramos de reojo de donde venimos y aún nos cansamos más. ¡Uf! nuestras piernas se quejan. Qué mayores nos estamos haciendo.


Tal vez en el único punto algo más llano de la subida, asoma la cima del Sierro. Aún nos queda un poco.



También, frente a nuestra izquierda, medio oculta en la falda de la montaña, el refugio de La Prunera antigua casa de colonias de San José Obrero, se deja ver cual fantasma de un pasado en el que estaba en uso y tenía una utilidad.



De nuevo Rebalsadors, con su nítida senda de subida...



...y su vértice geodésico acercado con zoom.


Y llegamos hasta la cima del Sierra. Primero encontramos el refugio.



Nos asomamos a su interior, relativamente en buenas condiciones.



Y en el punto más alto, destaca esa cruz espejada (aunque algún vándalo ya se ha encargado de tirarle piedras para romper el espejo que la recubre) instalada en mayo de 2004 y que sustituye a otra anterior.



En este cartel figura como "Cruz del Cierro". Por cierto, el cartel es nuevo. Parecía reciente.



Podéis observar que a finales del 2013, había servido de diana. 
Una pena la falta de civismo.



Ahora toca disfrutar de las vistas. El Sierra tiene una excelente visión en 360º que nos permite disfrutar enormemente del paisaje que nos rodea. Una de las cosas que podemos apreciar en la lejanía es el Monasterio de San José y Santa Teresa de Carmelitas Descalzas de Serra.


La vista se abre ante amplios horizontes.
Serra en primer plano, Náquera un poco más al fondo y como telón el Camp de Túria y Valencia.



Panorámica desde El Sierro.



Vistas hacia el mar.



Vistas hacia el norte: Azuébar.




Y después de disfrutar de las enormes vistas y antes de continuar con la parte final del recorrido, otra foto de grupo para inmortalizar el momento.




Dejamos pues la cima de Sierro justo en el momento en que empezaban a llegar vehículos a la cima avanzadilla de lo que estaba siendo una romería que procedía de Serra. Desconocemos el motivo de la romería, pero se me ocurre que tal vez podría ser para conmemorar la instalación de la actual cruz (15/5/2004).



Mientras bajamos, las vistas nos permiten contemplar el amplio valle del Palancia, cerrado al fondo con la cimas de la Sierra de Espadán.



Castellnovo.



Preciosas vistas hacia el noroeste.



La Rápita no podía faltar entre el ramillete de cimas de Espadán que podemos reconocer en la lejanía.

Segorbe.



Seguimos bajando por la pista que rodea el Sierro y que nos llevará de nuevo al barranco de los Tramussos. Mientras bajamos, comentamos el incidente con un ciclista de btt que bajaba a tumba abierta por la pista por la que caminábamos tranquilamente hasta que nos abordó este ciclista al que le faltó poco para atropellar a cualquiera de nosotros ya que bajaba descontrolado y sin ningún sistema que pudiera servir para avisarnos de su presencia. Únicamente el ruido de sus derrapadas nos hizo volvernos con el tiempo suficiente para poder apartarnos. Y el caso es que por la pista iban accediendo romeros que se dirigían hacia la cima a la celebración prevista y también se había cruzado con nosotros en la subida. No entiendo cómo en esas circunstancias no son capaces de bajar con más cuidado.



Giramos a la izquierda en busca del barranco.



Una vez llegados al barranco, volvemos a pasar por la senda de subida al Sierro. Ahora la dejamos a nuestra izquierda y seguimos en busca del GR que nos llevará hasta la fuente del Marianet.



Encontramos el GR y lo seguimos.



El sendero transcurre por el interior del barranco. 
Hemos de realizar algún pequeño destrepe.



A tramos el sendero se suaviza y permite un caminar más cómodo y tranquilo.



Pasamos junto al buzón de dedicatorias y firmas que pueden verse en algunos GRs.



Y sin mayores incidencias nos acercamos ya a la fuente del Marianet. El sonido del agua así nos lo confirma.


Cruzamos por las piedras el pequeño arroyo que aquí se forma.



Y salimos a la fuente, con un buen caño de fresca y buena agua que no dudamos en utilizar para beber un buen trago y refrescarnos el cogote, que el sol ya apretaba de lo lindo.



Salimos a la carretera de Serra a Torres Torres.
Se trata del tramo más monótono e insulso de la ruta. Teníamos otro plan para evitarla, pero la prisa en volver a casa nos hizo desistir, ya que se trataba de hacer un recorrido adicional de aproximadamente kilómetro y medio más largo que evitaba un largo tramo de carretera.



Pasamos junto a la Fuente de San Antonio, sin indicios de agua.



Caminamos por el arcén extremando la precaución ya que el paso de vehículos es bastante frecuente.



Pasamos también por la Fuente de San José, donde ensayaba un grupo de tambores.



Y tras un último vistazo al Sierro...



Entramos en Serra de nuevo.



Y llegamos hasta el aparcamiento donde dejamos el vehículo esta mañana, tras algo menos de dos kilómetros de carretera.


En resumen, bonita ruta donde podemos disfrutar de excelentes vistas desde las dos cimas ascendidas.

Otras entradas relacionadas:


La ruta en el mapa.



La ruta en Wikiloc.




Powered by Wikiloc

10 comentarios:

  1. Hola Emilio.

    Qué buen sabor de boca me dejaron estas dos cimas y la ruta que hice para subirlas, creo que fue por estas mismas fechas, hace ya, y se dice pronto, tres años. Me encantan los horizontes y la vistas matutinas desde cualquier cima de la Calderona, es ahí en mi opinión, uno de sus puntos fuertes, entre otros muchos más, claro está, luego también están sus sendas, sus desniveles, sus pueblos y castillos, nunca defrauda esta sierra, a ver si antes del verano le hago una visita, que el otoño pasado se me quedó allí, una ruta a medias, que precisamente empecé desde el refugio de la Prunera.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Dani! Es una sierra cercana, que pese a haber sufrido muchos incendios, aún guarda rincones y parajes dignos de ver y disfrutar. En esta parte más oriental de la sierra destacan las excelentes vistas del Mediterráneo, que proporcionan a las rutas un plus de belleza que otras no tienen. A la Calderona siempre se vuelve.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Emilio...
    De nuevo La Calderona al rescate...jejeje.
    Es una maravilla tenerla tan cerca y con todas las innumerables variantes senderistas que nos ofrece.
    Un clásico donde los haya de esa Calderona,es esta ruta que nos muestras.Gratos recuerdos tengo de esas dos cimas,subidas en sentido inverso al vuestro y alargándola un poco mas,con el paso por los miradores de Mireya y la Font de Potrillos.Creo que ya lo he comentado en alguna otra ocasión y esa ruta fue el ''debut'' senderista en plan mas serio,de mi hermana Yolanda y al acabar,creía que no volvería mas,porque la ruta fue larga y durilla,pero ahí sigue...jejeje.Esto demuestra las variantes,todas ellas atractivas, que nos ofrece la subida a esas dos cimas de la Calderona.
    Magnificas vistas,destacando ese majestuoso Peñagolosa,casi siempre omnipresente...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Juane! La Calderona ha sido la escuela en la que aprendimos muchos de nosotros a amar la montaña y a disfrutar de la naturaleza. Ahora la visitamos como a una madre y nunca se nos olvida aunque pasemos temporadas sin ir. A la Calderona siempre se vuelve.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Emilio
    Con mas o con menos tiempo, la Calderona siempre es una buena opción, innumerables rutas y donde si quieres te puedes dar un buen "tute" montañero jajaja.

    Esperemos que esa nueva placa del Sierro tenga mas suerte que la anterior y a nadie le de por estropearla...Será mucho pedir??

    Un abrazo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Jose! Sí, es cierto, con mayor o menor tiempo, siempre puedes encontrar una ruta adecuada a tus necesidades y que no defraude. Esperemos que el civismo vaya en aumento y no al revés como parece ser en los tiempos que corren.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Emilio!
    La Calderona ha sido y sigue siendo escuela para muchos, aunque es una sierra humilde en cuanto a su altura, no lo es por las sensaciones que transmite.
    Cerca de Valencia e ideal para pasar una buena jornada. Una vez que la conoces, te permite tal y como has hecho tú, enlazar varios picos y de varias maneras.
    Según cuentan, la Cruz que hay en el Sierro (la anterior), servía como referencia para los barcos, al ver el destello que emitía el reflejo del sol sobre los espejos que la formaban.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola José Vicente! Efectivamente, escuela de muchos que nos acercábamos a ella siempre que podíamos , porque nuestros medios (al menos los míos) no me permitían ir a lugares más lejanos. Siempre disfrutamos en ella y en ella aprendimos a amar la tierra que pisamos. Por eso es bueno pisar y conocer la tierra en la que vivimos para quererla como nuestra.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Suerte tener un lugar natural tan atractivo y tan cerca de la capital para disfrutar de sus numerosas maravillas. Si encima, la compañía es agradable, ideal para pasar una hermosa mañana haciendo ejercicio. Un abrazo. Emilio-Ro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Emilio! De cerquita que la tenemos, apenas la tocamos. Cuando el tiempo nos apremia entonces la buscamos. Y ahí la encontramos siempre, dispuesta a satisfacer nuestra necesidad de lugares interesantes que recorrer. Y bien que lo hicimos y disfrutamos.
      Un abrazo.

      Eliminar