Seguidores

lunes, 16 de octubre de 2023

CHELVA: VÉRTICE GEODÉSICO TIÑOSO (14/10/2023)

 "Un caminejo torcido y pedregoso subirá por una montaña sin árboles, matizada de rastreras plantas olorosas. El romero, el tomillo, el cantueso, el hinojo, llenarán de un sutil y penetrante aroma el ambiente. De raro en raro, quizá haya un macizo de pinos olorosos, henchidos de resina, que susurran a ratos al blando viento." (Azorín, “El paisaje de España visto por los españoles”)

Ruta sencilla en el término de Chelva para subir al vértice geodésico Tiñoso (832 m.) cuyo último tramo de subida se parece mucho al descrito por Azorín. Nuestra ruta comienza en el Área Recreativa Puente Barranquena a cinco kilómetros de Chelva, junto al río Turia y transcurre prácticamente toda por pista forestal, el camino de Chelva a Villar de Tejas o del Tiñoso, que dejaremos en el kilómetro 3,1 para subir hasta el vértice geodésico Tiñoso por un zigzagueante sendero que asciende por un cortafuegos y que después de un kilómetro y rebasar varias lomas nos deja en el vértice Tiñoso.


Nos levantamos con la luna, cuando ésta aún estaba en plena faena, como siempre, para llegar pronto al punto de inicio de la ruta de esta semana.

"Esta noche la luna no quiere que yo duerma.
Esta noche la luna saltó por la ventana."

                                       Luis LLorens Torres


A primera hora estábamos ya en el silencioso punto de inicio.
Se trata del Área recreativa Puente Barranquena, en término municipal de Chelva, aunque nosotros accedimos desde Calles.


El área recreativa se encuentra junto al río Turia.


El área recreativa además de las habituales mesas para picnic, tiene un asador y este corral que vemos en la foto habilitado por la Generalitat Valenciana como Cobijo Forestal.


El Cobijo dispone de mesas a cubierto y una chimenea.


Aprovechamos una de la mesas a cubierto para hacernos la foto de grupo: de izq. a der. Emilio Romero, servidor y Rafa Lafuente.


Iniciamos la ruta cruzando el puente Barranquena sobre el Turia que da nombre al área recreativa.

"El dormir es como un puente
que va del hoy al mañana.
Por debajo, como un sueño,
pasa el agua, pasa el alma."

           Juan Ramón Jiménez


El Turia a su paso por debajo del puente.

"Mira esa lenta nube, mira esa flor lozana,
mira el agua del río que murmura a tus pies...
Pero piensa en lo poco que va a quedar mañana
de todo lo que hoy ves."

                                        José Ángel Buesa

Iniciamos la subida por una amplia pista.


A nuestra derecha el Turia, que baja alegre en busca de su destino final.

"Río de cristal, dormido
y encantado: dulce valle,
dulces riberas de álamos
blancos y de verdes sauces."

          Juan Ramón Jiménez


A pesar del desnivel el caminar es cómodo.


El perfil del pico del Remedio se va haciendo cada vez más evidente.


Con el zoom vemos con mayor claridad las antenas que pueblan la cima.


Seguimos por la amplia pista. Hemos visto subir varios vehículos todoterreno, alguno con remolque para perros: cazadores. Empezó la temporada de caza y sabemos que existe la posibilidad de toparnos con alguna batida.


Efectivamente, a algo más de kilómetro y medio del inicio, junto al camino, encontramos este cartel.
Decidimos continuar porque nuestra ruta de hoy no se introduce por senderos de montaña salvo un tramo por un cortafuegos y pensamos que esta batida no interferirá nuestro recorrido. Pocos metros después un cazador nos interpela hacia dónde nos dirigimos y nos informa de la localización de la batida y comprobamos que podemos continuar porque no vamos a transitar por la zona de batida.


Otra cima que se hace evidente y la veremos de seguido durante la ruta es la del Pico Ropé (Chera).


También junto al camino, en una curva muy cerrada, un recordatorio de algún accidente con resultado mortal. 


Cogemos altura fácilmente. Vemos Calles en el valle.


Cuando llevamos aproximadamente tres kilómetros, dejaremos la pista para seguir un zigzagueante e inclinado sendero que asciende durante un kilómetro por un cortafuegos.


Ascendiendo por el cortafuegos. La pendiente nos hace aflojar el ritmo.

“Ascender por pendientes empinadas requiere paso corto al principio.” (Willian Shakespeare)


Escasa vegetación en la subida. Únicamente monte bajo y algún solitario pino aguantando las inclemencias atmosféricas, como las de hoy, en las que el sol no aparecerá en toda la mañana y un fuerte viento azota la montaña y que aumenta a medida que ascendemos haciéndonos pelear contra él ya que lo llevamos en contra.


La subida rebasa varias lomas. Cuando superamos la primera y pensamos estar cerca de nuestro objetivo, aparece una nueva que hemos de sortear y así varias veces.


Una loma, y otra, y una más...

"Luz en sueños. ¿No tiemblas, andante peregrino?
Pasado el llano verde, en la florida loma,
acaso está el cercano final de tu camino."

                                          Antonio Machado



Finalmente, a lo lejos, después de otra empinada loma, aparece el vértice Tiñoso. (foto de Emilio Romero)

"El viento los pinos
suavemente ondula.
¡Duérmete, recuerdo,
duérmete, amargura!"

        Gabriela Mistral


Vista atrás antes de la subida final.


Sopla un fuerte viento en la cima. Las nubes amenazan lluvia. La vegetación del cortafuegos está claramente  preparada para las condiciones climatológicas adversas en la cima. Y nos llama la atención cómo las frágiles, bellas y minúsculas (en apariencia) centauras puede soportar tales rigores. Tal vez detrás de esa fragilidad aparente se esconda una gran fortaleza.

"Orgullo de la enramada,
blanca y leve florecilla,
más que todas delicada,
y más que todas sencilla."

Carolina Coronado


Nos enfrentamos a la subida final. Un esfuerzo más y habremos conseguido nuestro objetivo.


Las nubes tapan el cielo. Amenazan lluvia por momentos. Un fuerte y fresco viento azota la cima.

"Como las nubes
que arrastra el viento
y ora ensombran, y ora alegran
los espacios inmensos del cielo,
así las ideas
locas que tengo,
imágenes de múltiples formas,
de extraña hechura y colores inciertos
ora ensombran,
ora aclaran
el fondo sin fondo de mis pensamientos."

                                   Rosalía de Castro



"Y si un día una lágrima denuncia mi tormento,
el tormento infinito que te debo ocultar,
te diré sonriente: «no es nada... Ha sido el viento».
Me enjugaré una lágrima... ¡Y jamás lo sabrás!"

                                               José Ángel Buesa



Llegamos al vértice y lo geoposicionamos. (foto de Emilio Romero)


Solitario el vértice geodésico Tiñoso (832 m.). Llegamos por fin. Al fondo, el Ropé.


Desde aquí se disfruta de excelentes vistas en 360º. En esta ocasión el fuerte viento no hacía muy agradable la estancia en la cima. Aún así estuvimos lo suficiente para echar un vistazo a la panorámica que nos ofrecía la cima. (foto de Emilio Romero)


Por ejemplo, Tuéjar.


O Calles.


O Chelva.


O el pico Ropé de nuevo.


Foto para nuestra colección de vértices geodésicos. 

“Me gusta el viento. No sé por qué, pero cuando camino contra el viento, parece que me borra cosas. Quiero decir: cosas que quiero borrar.” (Gabriela, Mario Benedetti, “Primavera con una esquina rota”)


Todos quisimos posar junto al vértice.


Nuestra idea era almorzar junto al vértice, pero el viento era fuerte y frío y muy incómodo. Por ello, de bajada, buscamos un rincón donde no soplara y nos permitiera un almuerzo más tranquilo. Y lo encontramos.


El celebrado momento del almuerzo. (foto de Emilio Romero)


Tras el almuerzo, seguimos nuestro camino que baja por el cortafuegos para enlazar de nuevo con la pista que dejamos antes para subir hasta aquí. 


Aquí enlazamos con la pista, apenas cuatrocientos metros desde el vértice. Ahora seguimos por la derecha. Seguiremos por la pista unos dos kilómetros hasta enlazar con el punto donde la dejamos en la subida.


Si subir por la pista no nos supuso un gran esfuerzo, la bajada mucho menos.(foto deEmilio Romero)


Además ahora teníamos enfrente un bonito panorama que amenizaba lo que pudiera parecer una monótona bajada. El Remedio, donde a media ladera, distinguimos el Santuario de la Virgen del Remedio.


Paseo propenso a confidencias, comentarios, chascarrillos...


No podemos evitar detenernos ante preciosas y aromáticas matas de romero, que además presentaban preciosas florecillas blancas.


La multicultural Chelva. Pintoresca localidad que conviene visitar por sus bellos rincones.


También encontramos junto al camino algún madroño. A éste le faltaba madurar un poco.


El brezo también estaba florido.


En un ribazo junto al camino, eran tan evidente las setas que...


... Rafa no se lo pensó y subió a mirarlas.


Seguimos bajando por el camino de Chelva hasta Villar de Tejas. Desde la sinuosa pista, veíamos el área recreativa desde donde salimos a la mañana.


Pino solitario junto al camino. (foto de Emilio Romero)

"No te angusties, aprende del árbol solitario
a adquirir la tragedia de infinito mutismo;
portando en tu cerebro luminosas ideas;
refulgentes marañas, llegaras a ser cuerdo."

                        Teófilo V. Méndez Ramos


Esta olivarda, con sus flores amarillas, le da color a un día tan gris como el de hoy.


En la bajada, tres de los perros de la jauría de los cazadores nos estuvieron acompañando durante un buen trecho. Seguramente, sabedores de que le meterían en el remolque, decidieron por su cuenta bajar por la pista. Poco después, el dueño nos preguntó si los habíamos visto y los recogió más abajo.


A medida que descendemos por la pista, el Remedio se va escondiendo poco a poco.


Vista de un tramo de la sinuosa pista que seguimos y que aún nos queda por bajar.


El cobijo forestal desde la pista.


Y el puente Barranquena a un paso.


Antes de cruzar el puente, un foto a las bellas adelfas, tan habituales en nuestro paisaje. Son ya como de la familia.

"¿La eternidad? ¡Qué importa,
cuando una flor de tiempo
te basta y sobra!"

 Antonio López Baeza

Saludamos de nuevo al Turia a nuestra vuelta. Estas aguas no son las mismas que saludamos antes. 
"Nunca te bañaras dos veces en el mismo río." (Heráclito)


De nuevo en el Área Recreativa Puente Barranquena, donde vamos a poner punto y final a nuestra sencilla, pero completa ruta de esta semana. Pero antes nos daremos una vuelta por este entorno tan tranquilo.



Junto a la orilla del Turia encontramos varios paneles con flora y fauna del entorno.

Y nos acercamos a las limpias y transparentes aguas del Turia. De ser verano, es un buen lugar para darse un chapuzón.


Cristalina poza del Turia en el Área Recreativa Puente Barranquena.

Tras disfrutar de este bonito y tranquilo paraje, damos por terminada la ruta. Ahora a buscar nuevas rutas, nuevos horizontes que conocer y seguir aprendiendo y conociendo nuevos lugares.

“Sube, que todas las frases sean fieles, que siempre puedas aprender, que siempre el viento te despeine, la lluvia te empape y siempre estés bien.” ("Cachorro", Effe)


La ruta en el mapa


La ruta en Wikiloc

Powered by Wikiloc

Película

0 comentarios:

Publicar un comentario