Seguidores

martes, 2 de agosto de 2011

CAMINO INGLÉS: FERROL-SANTIAGO (JULIO 2011). PARTE I



Como os adelanté, el mes pasado  realicé el Camino Inglés, utilizado desde el S. XII por los peregrinos procedentes del norte de Europa para visitar la tumba del Apóstol. Después continué con la prolongación a Fisterra (la Finis Terrae de los romanos). Según autores, ésta es la peregrinación primigenia, es decir, el origen de las peregrinaciones hacia lo que en los primeros tiempos se suponía era el fin de la Tierra. Después este hecho antiquísimo se transformó en el culto al Apóstol, que además serviría como impulsor de la Reconquista frente a los árabes, invasores de la Península en 711. El recorrido total (unos 215 Km) fueron realizados en 9 etapas, que intentaré describir en dos partes: una primera parte con el recorrido Ferrol-Santiago (125 Km), y una segunda con la prolongación Santiago-Fisterra (90 Km).


Como supondréis, no será una descripción exhaustiva del recorrido. Para eso hay páginas web estupendas especializadas en las que podréis encontrar toda la información necesaria: kilometraje, albergues, perfiles, itinerarios, transporte,etc. De todos modos, si queréis alguna información particular me la podéis hacer a través de mi correo.Os contestaré con gusto.

Es un camino relativamente poco transitado, con pocos albergues, hay muchas probabilidades de tener días lluviosos y grises, pero desde luego, paisajísticamente es inigualable. Como habéis comprobado con la foto de presentación, el camino transcurre en gran parte por "carballeiras" o "corredoiras", por verdes pastizales, interminables campos de maíz, frondosos bosques   de eucaliptos (empleados para fabricar pasta de papel, dado su rápido crecimiento, y que ha sustituido en muchas zonas a los pastos de vacas), alfombrados de hermosos helechos, onduladas colinas pobladas de bonitas casas, diseminadas como estrellas y por supuesto rodeados por ese halo mágico que tiene esta milenaria tierra que es Galicia (tierra de mis progenitores). Sus nieblas y brumas permanentes le dan ese aspecto misterioso y mágico que notamos cuando pisamos sus caminos y atravesamos sus bosques. Histórica y culturalmente también es un camino enriquecedor, lleno de poblaciones de abolengo y bellos monumentos dignos de ser visitados. Y qué decir de su gastronomía. Galicia es lugar de buen comer y beber, donde el caminante puede recuperar fuerzas saboreando sus contundentes viandas y suaves caldos. Os  recomiendo la experiencia. Vale la pena. Ahora os invito a recorrer, aunque sea sólo visualmente, este precioso recorrido.

El Camino lo realicé acompañado por mi hermano Alberto, mi sobrino (también Alberto como su padre) y María (novia de mi sobrino). Los 4 emprendimos esta aventura un día 18 de julio de 2011, que transcurrió así.

1ª ETAPA: FERROL-PUENTEDEUME (20 km; 5,30 horas de camino aprox.)

En Ferrol no hay albergue de peregrinos por lo que ,con información de distintas fuentes, dormimos en el cercano pueblo de Covas con un excelente albergue de peregrinos a cuyo encargado Xuxo tenemos que agradecerle todo lo que hizo por nosotros y más ese día que Galicia nos recibió con lluvia.

Albergue de Covas, en el que pasamos la primera noche.

Al día siguiente, un autobús nos llevó a Ferrol, a las proximidades del puerto, donde comienza el Camino. Sobre las 8,30 empezamos a caminar.

Muelles de Curuxeiras, donde se encuentra el mojón Km 0.

A la salida de Ferrol, teníamos la opción de seguir el camino llamémosle oficial por Neda, o ir por el puente Das Pías, que cruza la ría y te lleva directamente a Fene sin dar tanta vuelta. Optamos por esta segunda opción dado la hora que se nos había hecho.


Ponte das Pias, que atraviesa la ría de Ferrol.

Sobre las 10,15 entramos en Fene, primera población, en la que paramos a almorzar.

Fene.

A la salida de Fene empezamos a encontrar ya las primeras "carballeiras" (caminos entre robles) del recorrido. Aquí tenéis alguna muestra.





La próxima localidad es Cabanas, en pleno estuario del río Eume, y a donde llegamos por la playa de A Madalena.

Playa de A Madalena, en Cabanas.

Continuando por el paseo marítimo, aparece enseguida ante nuestra vista Puentedeume, al que entramos por su largo puente de 600 m de longitud (s. XIV) sobre el río Eume.


Puentedeume, con su puente, por el que se accede a la población. Hay marea baja.

Aquí finalizamos la 1ª etapa. Desde octubre de 2010 funciona un albergue de peregrinos. Antes no había. Buen albergue ubicado en los antiguos almacenes del puerto y con vistas a éste.


Puerta del albergue, enfrente del puerto.

Por la tarde, una vez descansados, dimos una vuelta por la localidad de la que ahora os mostraré algún rincón.

Torre del Homenaje de lo que fue el castillo de los Andrade (s. XIV). En ella se encuentra en la actualidad el punto de información de turismo.


Vista del puente y del puerto, una vez había subido la marea.


Céntrica y animada plaza en el centro del pueblo.


Interior de la Iglesia de Santiago (s. XVIII).


Convento de Santo Agostiño.


Capilla de As Virtudes.


Cruceiro que marca la continuación del camino por donde saldríamos al día siguiente.



2ª ETAPA: PUENTEDEUME-BETANZOS (18 km; 6,15 horas de camino aprox.)


Esta segunda etapa comienza saliendo de Pontedeume sobre las 6,45 h. por una empinada calle, que continúa después casi 2 km., subida bastante exigente que castiga bastante, incluso a los que están acostumbrados a caminar. Después se suaviza el camino, y cuando está amaneciendo podemos contemplar bellos paisajes, más carballeiras que nos acompañarán todo el camino, bosques de eucaliptus...




Llegando a este puente medieval de un único arco sobre el río Baxoi, tenemos que echar mano del chubasquero porque nos empieza la lluvia. Es una lluvia a veces imperceptible, pero que con constancia nos va calando hasta empaparnos. Por eso es preciso el chubasquero.

Puente medieval sobre el río Baixo.

Poco después entramos en Miño, donde haríamos una pequeña parada para desayunar. Saliendo del pueblo por la Rúa Real se llega hasta Ponte do Porco, en el estuario del río Lambre, llamado así por este curioso cruceiro con un "porco" en la base.

Cruceiro de Ponte do Porco.

Vista del estuario del río Lambre a la salida de Miño.

El camino se interna en zona de monte  hasta llegar al Pazo de Montecelo y la Iglesia de San Pantaleón das Viñas, con una bella portada románica.

Bella portada románica de San Pantaleón das Viñas, en Montecelo.

Después de un ligero descenso emprendemos de nuevo una fuerte subida, también muy exigente con las piernas. Su nombre así lo indica: Matacabalos. El camino transcurre después por terrenos llanos antes de descender hasta Betanzos, y nos encontramos con la iglesia románica de San Martiño de Tiobre.

San Martiño de Tiobre.

Aún no lo había comentado, pero aprovecho la foto y lo hago. La mayoría de iglesias que íbamos viendo tenían a su alrededor el cementerio, costumbre medieval que fue desterrándose poco a poco, pero que en Galicia aún se mantiene.
Al poco tiempo, entrábamos en Betanzos por A Ponte Vella, sobre el río Mandeo, que junto al río Mendo circundan Betanzos.


Río Mandeo y A Ponte Vella, que lo cruza a la entrada a Betanzos.

Eran aproximadamente las 13 h. Aquí terminaba la etapa. En Betanzos no hay albergue de peregrinos. Has de ir al Polideportivo municipal. Allí nos asearíamos y pasaríamos la noche.

Polideportivo en donde pasaríamos la noche.

Una vez instalados y descansados, hicimos una visita a la población de la que ahora os mostraré algunos lugares. Estuvo lloviendo toda la tarde, por lo que no apetecía callejear, pero aún así os muestro alguna foto de lugares de interés.

Plaza de García Hermanos, en el centro neurálgico de Betanzos.

Iglesia de San Domingos, en la plaza de García Hermanos.

Ayuntamiento de Betanzos.

Iglesia gótica de Santiago (s. XV). Se aprecia en su portada una imagen de Santiago caballero.



3ª ETAPA: BETANZOS-BRUMA (30 km; 6 horas de camino aprox.)

Nos esperaba una etapa maratoniana y bastante dura, aunque al salir no lo sabíamos. Sobre las 7,45 h. salíamos con la lluvia como compañera de viaje. Se sale de Betanzos por el puente viejo de As Cascas, sobre el río Mendo, que no pude fotografiar debido a la escasa luz. A los pocos km. una silueta de peregrino sobre un tejado nos indica el camino a seguir: aún hay muy poca luz.


De nuevo carballeiras, prados...



hasta que llegamos a Cos sobre las 8,30h.


Ermita de San Esteban de Cos.

Como se aprecia en la foto, contíguo a la iglesia, está el cementerio, con sus blancos nichos.Como os dije anteriormente esto es una constante en todas las iglesias por las que pasamos. La lluvia seguía incomodándonos por momentos. A veces más intensa, otras dando pequeños respiros. Continuamos por bellos parajes que no me cansaba de fotografiar. Os pongo algunos ejemplos.





Hasta que llegamos a Presedo donde nos recibe, como no, un cruceiro.


Y continuamos maravillándonos con lo que veíamos.


Sobre las 10 h. llegamos a Leiro, cuya iglesia de Santa Eulalia aparece en la siguiente fotografía.

Parroquia de Santa Eulalia.Leiro.

Y más y más carballeiras...



Pasamos por la ermita abandonada de San Paio y al poco tiempo por la moderna de Santo Tomé de Vilacoba.

Ermita de San Paio.

Iglesia de Santo Tomé.

Esta última iglesia se encontraba ya después de una subida importante, pero no era nada comparado con lo que tenía que venir. Una subida con gran dureza y pendiente contínua, sin momentos de respiro, nos esperaba durante casi 3km. de recorrido. Hasta los más preparados sufren ante una pendiente similar. Recordemos el peso de la mochila, la lluvia del día, tres días caminando... Eso sí, el paisaje valía la pena.



Después de esta fuerte subida, el camino se allana un poco. Bruma se encuentra ya cerca, pero seguimos entre maravillosos pasajes entre árboles.




En Bruma nos recibe un curioso monumento a la piedra.


Ya tenemos el albergue a la vista. Ha sido una dura etapa, pero ha valido la pena. Son las 13,50 h.



Mi litera con mi inseparable sombrero.

Bruma es una pequeña aldea en la que hay poco que ver. En estos casos, el peregrino se dedica a descansar, platicar con el alberguero Benigno, que lleva de modo muy organizado y estricto este albergue, charlar con los otros peregrinos y sobre todo descansar. En el camino no hay tregua. Mañana espera otra dura jornada.

Aquí estamos los 4 descansando de la dura jornada.


4ª ETAPA: BRUMA-SIGÜEIRO (29 km; 6 horas de camino aprox.)


Una etapa más, partimos a las 6,30 h. dirección a Sigüeiro. Una etapa larga pero hacia abajo. No llovía. Al salir de Bruma dejamos a la izquierda la capilla y seguimos por el camino principal.

Capilla de Bruma.

Camino que debíamos seguir fotografiado antes del amanecer.

Después de un tiempo y de atravesar varias parroquias, llegamos a una en la que encontramos unas curiosas esculturas gigantes. Yo me fotografié al lado de este Santiago monumental, el más grande que he visto.

Continuamos por una zona de monte y carballeiras...



Y llegamos a Buscás, donde pasamos por la iglesia de San Paio.



Después de bonitos pasillos de vegetación como los de las siguientes fotos, llegamos a Poulo, donde almorzamos merecidamente.




Cruceiro de Poulo.


El camino transcurre entre bellas carballeiras e idílicos prados.




Por fin, después de una larga recta que se nos hizo eterna por la longitud, ausencia de sombra y el calor, entramos en Sigüeiro sobre las 12,30 h. por este coqueto puente que nos lleva por dentro de este parque, a la población.


En Sigüeiro tampoco hay albergue de peregrinos. Nos iba a tocar dormir de nuevo en el polideportivo. Lo malo era que hasta las 4 de la tarde no lo abrirían para poder ducharnos y dejar la mochila. Además hasta que no acabasen las actividades previstas (partido de fútbol sala hasta las 11,30h), no podríamos acostarnos a dormir. Pero como eso era lo que había...pues nos aguantamos.

Polideportivo de Sigüeiro, donde pasaríamos la noche.

5ª ETAPA: SIGÜEIRO - SANTIAGO (19 km; 6 horas de camino aprox.)


Por fin ante nosotros la última y anhelada etapa que nos conduciría a Santiago. No iba a ser excesivamente larga, además el tiempo acompañó: no llovía. Hicimos el recorrido con una excelente pareja de Canarias: Virginia y Natxo, que conocimos en el albergue de Pontedeume y que nos acompañaron durante este tiempo haciendo el camino más agradable y ameno con sus comentarios y su compañía. Desde estas páginas enviarles un abrazo y emplazarles para realizar nuevos caminos en años venideros.
Salimos de Sigüeiro sobre las 6h. aproximadamente, oscuro aún, sin apenas claridad ni siquiera en el horizonte. En estas tierras occidentales el sol se marcha más tarde, pero en contrapartida, también sale más tarde. Pero esto no es ningún inconveniente para los peregrinos. Así pues, iniciamos el camino.


Antes del amanecer aún capté esta imagen a la salida de Sigüeiro. Al poco de salir del pueblo nos encontramos con una fuerte subida que comenzaba en este punto de la fotografía: la iglesia de Barcela.


De aquí hasta Santiago el camino fue bastante monótono y más teniendo en cuenta los lugares por los que habíamos pasado. Tramos de pista forestal, tramos de carretera algo peligrosos...



Aunque aún transitamos por alguna carballeira....



Aunque cuando salimos de este bonito tramo de 1,5 km. aproximadamente, vimos algo malhumorados que nos devolvía a la misma carretera general por la que veníamos, pero unos 100 m. después del desvío que habíamos cogido siguiendo las indicaciones del camino. O sea, que aunque bonito, es un tramo perfectamente evitable, porque da una vuelta muy grande para avanzar únicamente 100 m.

Poco después de pasar un polígono industrial, en el que paramos en un bar a desayunar, entrábamos en los arrabales de Santiago.

Desde algún punto ya divisábamos las torres de la catedral.


Ahora a callejear por Santiago hasta llegar a la plaza del Obradoiro. En el monumento al peregrino (enorme estatua de bronce del escultor José María Acuña), nos hicimos la foto de rigor.


Los Albertos y yo posando contentos, con la escultura al fondo.

 Después de pasar por algún monumento e iglesia importantes, llegamos a la meta: la Plaza del Obradoiro, con la joya de la catedral como centro acaparador de todas las miradas.

Pazo de Raxoi.

Hostal dos Reis Católicos, en la antigüedad hospital de peregrinos y en la actualidad Parador de Turismo.

Fachada de la catedral, tantas veces vista pero no por ello deja de deleitarnos.

Después de una breve sesión de fotos (a la tarde volveríamos), nos dirigimos a la oficina del peregrino a por la consabida "Compostela", que acredita la peregrinación a pie desde al menos los últimos 100 km.

A continuación fuimos a descansar y reponer fuerzas al albergue un tanto especial que habíamos buscado.



Aquí podríamos descansar mejor que como lo habíamos estando haciendo hasta ahora. Y después, con el aliento retomado, a callejear por Santiago.

Calle con soportales, típica del centro de Santiago.

Posando en la fuente de la Praza das Praterias.

La típica foto de grupo ante la catedral: María, Alberto, yo, Alberto,Natxo y Virginia.

Después a visitar la catedral y tumba del Apóstol.



Interior de la catedral y sarcófago que supuestamente contiene los restos del apóstol.


En esta lápida en el interior de la catedral, se cuenta brevemente la historia del fundador de Compostela, origen de esta apasionante vivencia que es el "Camino de Santiago", más allá de la identidad de quien esté enterrado en ella .


Con una buena cena, dimos por terminada esta primera parte del recorrido. La continuación a Fisterra, mi otra meta esperada, la contaré en la siguiente entrada del blog. Hasta pronto.


16 comentarios:

  1. Hola Emilio
    Que bonito es el camino y que esencia tan buena te deja, da igual la ruta que hagas, pero tiene algo que solo lo entiendes el día que te decides ha hacerlo...
    Un saludo peregrino y buen camino
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
  2. @Jose
    Es cierto Jose. Es algo tan especial que el que lo hace repite. Yo lo recomiendo a todo el mundo. Vale la pena. Es una experiencia única y diferente. El camino te enseña que precisamente no lo has acabado, sino que continúa permanentemente.Es una búsqueda contínua de ti mismo.
    Buen camino.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Bonitos paisajes, pero por lo que se ve, duras etapas. A ver si el año que viene me animo a hacer un tramo del Camino.

    Un saludo caminante!! Nos vemos pronto

    M Carmen

    ResponderEliminar
  4. @An�nimo
    A ver si es verdad y podemos hacer un tramo. Seguro que te gusta y que puedes practicar inglés. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Hola, yo hice este camino el año pasado con mi hijo, y ha sido algo muy especial, y al llegar a Santiago se te llena el pecho de algo especial e indescriptible, lo recomiendo.

    ResponderEliminar
  6. @An�nimo
    Cualquier tramo del camino produce esa misma sensación especial aunque no se llegue a Santiago. El camino en sí y lo que supone, es lo especial. Llegar a Santiago es una meta pero que quieres seguir alcanzando siempre. Yo recomiendo recorrer cada año cualquier tramo del camino de los muchos que hay (Francés, Inglés, Aragonés, Portugués, del Norte,...).Es una experiencia única y especial.

    ResponderEliminar
  7. 19.Marzo.2013: La semana pasada, mi hijo y yo hicimos el Camino Inglés. Queríamos agradecerte las informaciones y los consejos de tu blog, que nos ayudaron mucho.
    Concidimos en que es un camino duro pero muy bello. Si bien el tiempo no nos acompañó ( comenzó a llover en Pontedeume y solo paró cuando regresamos a Alicante ) pero bien vale la pena el esfuerzo.
    En el albergue de Bruma, Benigno, con su eficacia y buen rollo, nos hizo olvidar del frio y nos dio animo para llegar a Santiago.
    Para los proximos peregrinos: la ruta está bien marcada pero los albergues son insuficientes. El albergue de Betanzos hace tiempo que ya está terminado pero no sabemos porqué no está operativo.
    Otro consejo: el listado de la Xunta está desactualizado (los hostales que menciona en Betanzos no existen desde hace años ) y muchos bares estan cerrados: antes de organizar una etapa es conveniente consultar a las personas del lugar.
    Aun asi, es un camino espectacular
    Buen Camino
    Américo

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola Américo! Me alegro que te sirviera de referencia esta entrada para tu Camino Inglés. Veo, como dices, que disfrutaste lo mismo que yo. Y darte a ti las gracias también por las informaciones que añades sobre este precioso Camino jacobeo.
    Buen Camino, amigo.

    ResponderEliminar
  9. Hola Emilio!! :)
    Siguiendo tus pasos la semana pasada hice el camino inglés, unos paisajes muy bonitos y pueblos con encanto. Hay algunas etapas un poco duras, sobre la de BETANZOS-BRUMA, que a mi me tocó hacerla con lluvia, pero muy bien.
    Por cierto, el albergue de Betanzos ya está abierto, desde el mes de mayo, está muy aseado, aunque para cocinar solo tiene microondas, pero muy nuevo y bien acondicionado y el hombre que está allí muy simpático y amable.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
  10. Hola.
    Me llamo Héctor, soy de Alicante y voy a realizar el camino desde Ferrol.
    A parte de otras informaciones y demás, voy a utilizar vuestras indicaciones.
    Me gustaría hacerte una pregunta:
    He visto que as marcado los kilómetros de las etapas. ¿Estos kilómetros son aproximado o exactos variando kilómetro arriba, kilómetro abajo?

    Muchas gracias por el articulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Héctor! Me alegra que te haya gustado mi entrada y espero que te sirva de ayuda en el camino que vas a emprender. Seguro que disfrutas mucho. En cuanto a tu pregunta te diré que las distancias son bastante exactas (pueden variar muy poco). Ten en cuenta que están sacadas de páginas muy serias y bien documentadas. En esa época no disponía de GPS. Lo que es más variable es el tiempo utilizado en recorrer cada etapa. Eso ya depende de lo rápido o lento que vaya el peregrino. El tiempo que aparece en el artículo es el que nos costó a nosotros (también aproximadamente) según las notas que fui tomando yo. Espero que la respuesta te sirva de ayuda.
      Saludos y ¡buen camino!.

      Eliminar
    2. ¡Hola Emilio! Soy denuevo Héctor. El domingo volví del CAMINO, realmente a sido una experiencia única, una sensación de paz y armonía con los demás peregrinos además de una verdadera naturaleza. Yo comencé andando en Ferrol y no llegue a caminar solo, ni una etapa.
      Todo aquel que quiera realizar este camino se lo recomiendo tanto solo (si esta bien preparado para afrontar las etapas) como acompañado. E de decir que pude ver como una mujer de 62 años hacia el camino.

      Por supuesto recomiendo esta entrada y toda la información de este blog. Emilio, un verdadero placer y mil gracias por tu ayuda y colaboración.

      Eliminar
    3. ¡Hola Héctor! Me alegro de que todo fuera bien. Enhorabuena por haber disfrutado de la esencia del Camino. Ahora toca seguir caminando. El camino no termina en Compostela. Al contrario, es desde ahí desde donde continúa hasta el final de nuestra vida. Ir a Santiago es el camino de iniciación. A partir de aquí comienza el verdadero camino, el que recorres día a día valorando las cosas en su justo término y sin vehemencia, saboreando lo que vivimos porque sabemos que no hay vuelta atrás. Esa es la filosofía del Camino. A seguir caminando, amigo.
      Saludos y ¡Buen Camino!

      Eliminar
    4. Hola, voy a hacer este camino en diciembre y quería saber si se puede alargar un poco alguna etapa para llegar a Santiago un día antes, Gracias.

      Eliminar
    5. ¡Hola Teresa! Intentaré responder a tu pregunta y espero que te sirva mi respuesta. A mi modesto entender, si pretendes salir de Ferrol es complicado reducir las jornadas por dos motivos. El primero tendría que ver con la distancia de cada etapa.De unir dos en una saldría una etapa de más de 40 km, lo cual yo no recomendaría. El segundo motivo tiene que ver con los albergues. En este recorrido los albergues (incluso hostales) escasean. Hasta hace poco ni Puentedeume ni Betanzos, finales de etapa, tenían albergue. El de Puentedeume se abrió en 2010 (tuve la suerte de estrenarlo) y en Betanzos dormí en el polideportivo, aunque en el año 2013 abrieron un albergue aquí. A día de hoy, en Sigüeiro, final de la penúltima etapa, aún no existe albergue por lo que hay que dormir en el polideportivo. Cuando yo hice este recorrido no había ni hostal. Hoy no sé si habrá o no. Por ello, pienso que hay pocas opciones a no ser que no te importe hacer kilómetros. Una posible solución sería iniciar el camino desde Coruña en lugar de Ferrol. Te podrías ahorrar dos etapas ya que, desde Coruña, la primera etapa termina en Bruma y desde allí sólo quedan dos etapas hasta Santiago, con lo que en tres días habrías hecho el Camino. Espero que te sirva mi respuesta. Sin más, darte las gracias por leer mi blog y ponerme a tu disposición si necesitas más información.
      Saludos.

      Eliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar