Seguidores

jueves, 14 de septiembre de 2017

TOUR DEL ANETO. ETAPA 4: CERLER/CASTANESA (18/7/2017)


Esta cuarta etapa tiene un recorrido de unos veintidós kilómetros y la única dificultad del día es la subida hasta el collado de Basibé o de Castanesa de 2272 m. Después, es un largo descenso por el valle que forma el barranco de Basibé hasta llegar a un refugio de pastores al fondo del valle del que sale una pista que nos llevará hasta Castanesa sin dejarla. El perfil de la ruta es pues un triángulo muy parecido a los de la primera y segunda etapa, aunque de menor desnivel positivo. El color verde será el imperante durante todo el recorrido, así  como la práctica ausencia de árboles durante gran parte de él, que hace que si el sol aprieta pasemos bastante calor.

Nos disponíamos a realizar esta cuarta etapa que iba a resultar relativamente sencilla. Hicimos bien en no pernoctar en Benasque y hacerlo en Cerler , con lo que nos ahorramos tres kilómetros en fuerte subida en el inicio de la jornada. Ahora llanearíamos, más o menos, hasta la estación de esquí de Cerler para desde allí, por una pista paralela al telesilla y con bastante pendiente, subir hasta el collado de Basibé, máxima altura de la ruta.



Desde nuestra ventana comprobamos que se presentaba un día espléndido.


En la misma puerta del hotel, antes de partir, la inevitable y recurrente foto de grupo.


Salimos del hotel por el mismo camino que nos trajo el día anterior hasta aquí.


Buscamos la parte alta del pueblo a la que accederemos por este camino que veis a la derecha marcado por ese poste.


Salimos a esta calle en la parte alta del pueblo y nos vamos a la derecha en busca del inicio de un PR que nos llevará hasta la ermita de San Pedro Mártir y más tarde hasta el puente de Valdiello.


Seguimos el camino dirección "Las tres cascadas".


Nos desviamos a la izquierda por esta senda.


La senda asciende un poco, pero sin excesivo desnivel.


Al ascender vamos viendo el valle de Benasque.


Incluso llegamos a ver el embalse de Linsoles en Eriste.


Seguimos la senda que avanza  elevada sobre el barranco y observamos frente a nosotros vemos el edificio del Refugio Militar de Cerler. Al fondo, el pico Cerler que será un referente en este primer tramo de ruta.


Y llegamos hasta la ermita de San Pedro Mártir, patrón de Cerler.


Nos asomamos a esta sencilla y humilde ermita para fotografiar su interior.


De nuevo el pico Cerler destacando poderosamente.


A nuestras espaldas, el paisaje que nos contempla es espectacular.


Llegamos al puente de Valdiello, que cruzamos.


El puente salva las aguas del Ardonès.


Pero aquí dejamos el PR que lleva hasta las tres cascadas (cascadas del Bom) y nos desviamos a la derecha para seguir ahora por camino sin marcas.


Ahora seguimos por un camino evidente, la colada del Ampriu.


El Cerler nos sirve de guía.


El terreno herboso domina en este tramo, como en casi todo el recorrido de hoy.


Salimos a la carretera A-2617 que va a la estación de esquí y la cruzamos para ir hacia la derecha y seguir el curso del Ampriu. Desde aquí, podemos andar por la izquierda del río junto a la orilla o por la parte alta del mismo.


Preciosas imágenes a nuestras espaldas.


Pero nosotros seguimos nuestro camino hacia la estación de Ampriu, por un camino que cada vez es más ancho.


En un momento del recorrido pasamos junto a estas paredes en las que se encuentran zonas de escalada: la torre de Marfil.


Aquí podéis comprobar que, efectivamente, se trata de una zona de escalada.



Cruzaremos antes de llegar a la estación de esquí un par de arroyos.


Como se aprecia, el verde es el color dominante de esta etapa.


Pasamos junto a un dique en el barranco.


Y nada más pasar el dique, ya son evidentes los edificios de la estación de Cerler.

Los telesillas, que también funcionan en verano aunque a menor escala que en invierno, evidencian que ya estamos muy cerca.


Uno de los edificios de la estación con el Cerler al fondo.


Estación de esquí de Cerler.
Aquí aprovechamos para parar a almorzar.


 Cruzamos la estación y buscamos el edificio del telesilla de la estación.


Salimos a este amplio camino que giramos a la izquierda.


Poco después, el camino se estrecha y cogemos aquí el de la derecha que nos va a llevar hasta el collado de Basibé.


Seguimos viendo arroyos con agua del deshielo.


Vamos subiendo y dejamos abajo la estación.
Al fondo, el Cerler del que nos despedimos.


El camino asciende con tramos de mayor desnivel y tramos algo más llanos.


El ascenso es evidente.


Una marmota se asomaba entre la hierba, preguntándose que hacíamos por su territorio.


El camino sube prácticamente paralelo al telesilla.


Arriba vemos el edificio del telesilla en lo alto de Basibé.


El macizo de Posets-Madaleta a nuestras espaldas.



Y tras un esforzado ascenso, dejamos la pista que sube al edificio del telesilla y buscamos el collado, que vemos marcado con este poste.


Es el momento de echar un trago. Nos lo hemos merecido.


Ahora emprenderemos un camino evidente, pero con pocas marcas, que transcurre por el lado derecho del barranco de Basibé, antiguo camino que unía Benasque con Castanesa.


Durante el descenso por este valle, encontraremos algunos hitos, algunas estacas, algunos puntos azules... que nos ayudarán a seguir la ruta.


En todo el valle, ocupado por una extensa y verde pradera, campan a sus anchas numerosos rodales de vacas pastando libremente a su aire y sin inmutarse apenas de nuestra presencia.


Seguimos siempre con la mirada puesta en el fondo del valle.


En la etapa siguiente veremos de frente este valle desde el collado de Salinas.

Uno de los rebaños de vacas estaba plantado en medio del camino que llevamos.


"Para no molestar", rodeamos a las vacas para retomar el sendero más adelante.



Cruzamos otro arroyo.


Vista atrás de lo que llevamos recorrido.


La cabaña que vemos al fondo ha sido nuestra referencia desde bien arriba. Ha servido para seguir nuestros pasos hacia él.


La cabaña es un refugio de pastores, típica de estos valles donde se instalan en un punto del valle al que se puede acceder por pista y desde donde los pastores pueden controlar el ganado que pasta en sus laderas.


En este caso, un pastor estaba preparándose un almuerzo que olía muy bien. Le saludamos y seguimos nuestro camino.


Ahora, por pista, seguimos nuestro camino sin pérdida. En algún punto podemos atajar por las zonas de prados evitando así algunas curvas que hace la pista.


En este tramo encontramos numerosas "bordas", empleadas para guardar el ganado. En esta época del año es normal verlas con actividad dado que el ganado se sube a estos valle para pasar el verano en estas praderas.
En la foto, las bordas de Llana de Obarra.


Una animada charla ameniza el camino, que en ningún momento nos defrauda a pesar de que transitamos una pista. El paisaje que nos rodea nos hace disfrutar de lo lindo.


La borda de Peric.


Las bordas de Pusinqueso.


Precioso el valle.


Llegamos a las bordas del Plans.


Seguimos por la pista.


Increíble cómo el agua aparece en cualquier rincón de estos valles.


Caminamos ahora junto a las aguas del Baliera.


Y llegamos a este puente que cruza este río.


El agua baja con fuerza.


Bonito rincón que nos incitará a comer aquí y aprovechar sus frías aguas para refrescar nuestros pies, recalentados por el fuerte calor del día y la nula sombra del recorrido.


Aquí nos tenéis dispuestos a comer, pero antes remojamos nuestros cansados pies.

 El descanso que proporciona esta fría agua es fabuloso. Te quedan los pies como nuevos. Vale la pena parar un rato y aprovechar la corriente para recuperar nuestros pies.


Tras el descanso, nos disponemos a realizar el último tramo de la etapa de hoy.


Seguimos por la pista, que no dejaremos hasta Castanesa. A nuestra derecha, baja el Baliera.


En este punto, tomamos el GR-18 que no abandonaremos hasta Castanesa.


En este tramo encontramos ya más vegetación. lo cual se agradece.

Pasamos junto a este peirón u hornacina.



Y nuestros sentidos se llenan de este paisaje tan espectacular.


Un par de kilómetros antes de llegar a Castanesa, pasamos por la aldea de Fonchanina.

Una fuente de fría agua en la entrada del pueblo nos alivia del fuerte calor que hace a esta hora de la tarde.


Pasamos junto a la iglesia parroquial, situada junto al camino.

Y ahora nos queda el último esfuerzo que, como en las etapas del Tour de montaña, terminan en alto y aunque el tramo que nos queda no es muy largo, apenas dos kilómetros, la hora, el calor y la pendiente la convierten en un pequeño suplicio.


Castanesa dos kilómetros.


La carretera tira hacia arriba y demanda un esfuerzo extra a nuestras piernas tras algo más de ocho horas de camino.


Antes de llegar a Castanesa, en una curva de la carretera, un banco de madera nos permite disfrutar de esta preciosa vista sobre este valle.


Este es el banco. Vale la pena sentarse un instante para contemplar las excelentes vistas que desde aquí se disfrutan.


Y ya llegamos a Castanesa.


Nuestro alojamiento en la casa rural de Ca de Graus.


Esta es la entrada del alojamiento en el que podremos descansar merecidamente.


Nuestra cómoda y coqueta habitación.


Y estas son las vistas desde la ventana de nuestra habitación.


Tras una buena ducha, y una corta aunque reconfortante siesta en mi caso, toca relajarnos y disfrutar del tranquilo jardín de Ca de Graus con unas buenas cervecitas.


Anochece en Castanesa y es hora de ir a cenar. No nos tuvieron que llamar a la mesa.

     Una excelente cena puso fin a una larga jornada que nos llevó por bellos valles pirenaicos hasta esta tranquila población oscense de Castanesa.



Cae la noche en Castanesa.
 Un profundo sueño dará paso a una nueva y esperada jornada que nos acercará hasta la localidad de Aneto. Ya os lo cuento en la siguiente etapa.


Páginas relacionadas:

- Tour del Aneto. Etapa 5: Castanesa/Aneto. (Próximamente).
- Tour del Aneto. Etapa 6: Aneto/Viella. (Próximamente).


La ruta en el mapa.



La ruta en wikiloc.


Powered by Wikiloc

2 comentarios:

  1. ¡Hola Emilio!

    Muy bonita ruta recorriendo preciosas praderas.
    Es una gozada ver tal cantidad de agua por todas partes y todo tan verde.
    Ahora nos toca esperar a la semana que viene para ver la siguiente crónica de la travesía.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Emilio
    De todos estos sitios todo nos gusta, es dificil que algo no te entre por lo ojos, cada cosa y cada rincón tiene algo mágico que atrae, aunque yo creo que lo mejor casi que es lo vivido en el día y lo que compartes con tus colegas...

    Durante una caminata de esas y viendo riachuelos como esos, es casi que obligatorio parar a respirar y darle un ragalo a los pies jajaja.

    Un abrazo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar