Seguidores

martes, 11 de abril de 2017

JÉRICA, CUEVAS DE GALLUR, EL SARGAL, RÍO PALANCIA (8/4/2017)


Esta semana nos desplazamos a Jérica, en el Alto Palancia, para realizar una fácil ruta, accesible para todo el mundo. Se trata de un recorrido que transcurre casi totalmente por pistas y caminos rurales, en el que los cuatro primeros kilómetros son de subida, continuada y constante pero que se lleva bien y el resto de bajada y en llano. Esto junto a la discreta distancia de poco más de doce kilómetros hacen de este recorrido una ruta cómoda y agradable para pasar una buena mañana de senderismo.



En nuestra ruta de hoy, disfrutaremos de bonitas vistas del valle del Palancia, de Jérica, de Viver ...Visitaremos las cuevas de Gallur y las del Sargal en el paraje de este nombre y al llegar a Jérica, rodearemos Peña Tajada por la Vuelta de la Hoz, que el Palancia ha esculpido en la roca caliza durante siglos.




Aparcamos en Jérica en la calle Cuesta de Zalon. Desde aquí ya divisamos el emblema de la población: su torre mudéjar.



Buscamos la Calle de la Cueva Santa, más bien camino. 
Su inicio lo veis aquí en la foto. Desde este punto iniciamos nuestro recorrido de hoy.



Bajamos por el camino y llegamos hasta el puente de Navarza, que cruza sobre el río Palancia.



Aquí tenemos una primera toma de contacto con el Palancia. Más adelante tendremos ocasión de verlo más de cerca, incluso cruzarlo a pie.



Tras cruzar el puente, seguiremos por nuestra izqauierda. Por el camino que ahora dejamos a la derecha, volveremos horas más tarde.



Avanzamos por el camino y vamos obteniendo bonitas perspectivas de Jérica.
Nuestra cámara no es ajena a este detalle y capta esta instantánea.



A los pocos metros llegamos a este área de descanso o mirador, con bancos para disfrutar del paisaje y una fuente por si es necesario aplacar nuestra sed.



Encontramos en este área esta fuente, la fuente de la Gota, por si nos fuera necesario beber o refrescarnos.




Desde la lejanía, ahora además de Jérica, tenemos ocasión de ver la torre del Homenaje en lo alto de la Peña Tajada, dominando la población.



A poco más de seiscientos metros de la fuente, dejamos el camino de la Cueva Santa y damos un giro a la derecha para coger el camino de la Muela. Un bonito paisaje se nos muestra frente a nosotros.



Y la población de Jérica posa orgullosa, conocedora de su historia y su belleza.



El camino nos abre amplios horizontes en varios frentes. Disfrutamos de todos ellos porque además el día nos acompaña.



A nuestra derecha vemos un corral.


En la pista, un poco por debajo de la misma, vemos los restos de otro, posiblemente el corral de Morca.



Y seguimos subiendo sin prisa pero sin pausa. Se trata del tramo de ruta con el mayor desnivel y, por tanto, el más pesado.



Nos volvemos para mirar al norte. Al fondo, el Alto de las Palomas. En su base vemos Caudiel.
Más cercana a nosotros, la torre mudéjar.



Y acercamos con el zoom este emblema de Jérica. Se trata de la Torre de la Alcudia, también conocida como Torre de las Campan as por albergar cinco de éstas. Se trata de la única torre mudéjar de la Comunidad Valenciana. Se encuentra situada en la parte más alta de la población y se trata pues de una torre exenta, es decir, se encuentra separada de la iglesia.




Y aproximamos también con el zoom la localidad de Caudiel.



En un momento en el que hemos alcanzado una buena altura y en un recodo de la tortuosa subida, nos asomamos a un balcón natural que nos ofrece una panorámica espectacular como se aprecia en la foto. Disfrutamos de ella unos instantes y proseguimos nuestro camino. La monotonía y aridez de la subida la vemos compensada con paisajes como éste.



Un vistazo atrás y comprobamos la altura alcanzada y el zigzagueo de la pista.



Otro claro referente en este tramo de ruta es el Alto de Sayas, con su torre de vigilancia contra incendios en todo lo alto.




Otra bifurcación y nuestro camino se desvía a la derecha. A partir de aquí comenzaremos un descenso que nos llevará hasta la misma orilla del Palancia.



Otro corral, resto de un tipo de vida de otra época no muy lejana, pero ya desaparecida y prácticamente borrada de nuestra memoria.



Nuestro horizonte ha cambiado de orientación. Ahora miramos al oeste. El paisaje nos sigue hechizando igualmente. Nos gusta la tierra, todos su rincones, la belleza que encierra. Por eso no nos cansamos de mirar, otear el horizonte una y otra vez y llenarnos de naturaleza. En la foto, Bejís empequeñecida por la magnitud y la grandeza de Peñascabia.



Llegamos al cruce con el camino de Escarán que seguiremos hacia la derecha durante aproximadamente kilómetro y medio hasta dar con la carretera.



Caminamos entre pinos, por la umbría. El caminar es ahora muy cómodo.



Nuestra ruta también transcurrirá un tramo por término de Viver de las Aguas.
En la foto tenemos a esta bonita localidad del Alto Palancia, con su gran cantidad de fuentes y manatiales.



Nos gusta siempre buscar referencias de lugares en los que hemos estado y no se nos escapa el cerro de San Roque que alberga la ermita dedicada a ese santo y que visitamos en una bonita ruta:




Una de las paradas fijas de una buena ruta que se precie es la del almuerzo. En este caso no iba a ser menos. Pero antes de dar cuenta de las viandas, nos hacemos la foto de grupo que no hicimos al principio de la ruta. Como veis, un buen número de senderistas realizó la ruta de esta semana.



Y la comentada hora sagrada del almuerzo que casi nadie perdona.
Momento esperado, inexcusable y de evidente felicidad para todos.




Tras el almuerzo seguimos camino y llegamos al cruce con esta carretera. En este punto podemos enlazar con el GR-231 (De Pinares a Sabinares).



Nosotros no seguiremos el GR. Cruzaremos la carretera y bajaremos por un sendero hasta lo orilla del Palancia frente al paraje del Sargal.



A nuestra izquierda, casi comida por la vegetación, asoman los restos de una torre árabe de forma cilíndrica, en la partida de la Torre, que en su origen formaría parte del sistema defensivo del castillo de Jérica.



Otra señal que nos informa de la plenitud de la estación primaveral son las amapolas, que con su peculiar color rojo pigmentan y adornan nuestros campos. Con cosas sencillas y pequeñas como esta amapola, también disfrutamos.





Por este camino que bordea un campo, buscamos la bajada al río.



Junto a este poste, la encontramos.



El corto talud nos acerca a la orilla del Palancia. Enfrente se encuentra el paraje del Sargal. Si queremos llegar hasta allí (que queremos) no tenemos más remedio que cruzar el río.
Si el río baja con poco caudal, podremos pasar por estas piedras sin problema. Pero en este caso, por suerte, el río lleva un buen caudal y si queremos pasar a la otra orilla no nos queda más remedio que descalzarnos y mojarnos un poco los pies.




Buscamos el mejor sitio para vadear el río y a descalzarse toca.



Este será el momento más "aventurero del día". Lo podríamos llamar, dado que estamos en Semana Santa, el lavatorio de pies.



El agua está fresquita, pero tenemos la suerte que hace muy buen día e incluso nuestros pies  agradecen el baño (al menos los míos lo hicieron). El agua apenas sobrepasó la altura de nuestros tobillos.



Como en las lavadoras, tras el lavado viene el secado. 
El grupo secándose los pies.


Nos gusta ver los cauces de los ríos bajar ruidosos y raudos hacia su destino.
De esta manera nos parecen más alegres.




Ahora desfrutamos un momento de este bonito y tranquilo paraje muy adecuado para pasar un estupendo día al aire libre. A partir de aquí transitaremos por término de Viver durante un tramo, ya que el río Palancia hace de frontera natural entre los términos de Jérica y Viver.



En el paraje hay mesas, paelleros... 


...y una fuente. 
De esta fuente manan doce caños.



Y ahora nos dirigimos a un paraje cercano: las cuevas de Gallur.
Este poste que vemos en la foto nos indica el camino.



Tras un corto camino, llegamos hasta las cuevas de Gallur, formadas por la acción del agua sobre la piedra caliza.



Volvemos sobre nuestros pasos hacia el Sargal para visitar ahora el entramado de las cuevas del Sargal, de tipología igual a la de las cuevas de Gallur que acabamos de visitar. Las distintas zonas del paraje son accesibles gracias a la existencia de escaleras que comunican unas zonas con otras.



Las cuevas del Sargal son un entramado de oquedades, cavidades y cuevas formadas a lo largo del tiempo por la acción del agua sobre la roca caliza, en concreto por acción de las aguas de la fuente del Pontón según reza una información en un panel del paraje.



Aspecto del interior de una de las cuevas del Sargal.



Agujero de entrada a otra de las cavidades de este amplio frente karstico.


Estas oquedades y cuevas sirvieron al parecer como morada a los primeros pobladores de la zona.



Aún quedan restos prehistóricos de aquella época, como este gigantesco dinosaurio que nos salió al paso.




Tras la entretenida visita a las cuevas, seguimos nuestro camino.



El Palancia nos muestra su plateado aspecto corriendo aguas abajo en busca del mar.
Nosotros le acompañaremos en su viaje durante un corto trayecto.



Apenas dejamos el paraje del Sargal, nos desviamos unos metros para ver la fuente del Rosaleo.



Aquí la tenéis, rodeada de vegetación. Nos gusta conocer las fuentes de los lugares.



Ahora seguimos por un camino rural entre campos de diferentes cultivos: olivos, almendros...



Este níspero solitario nos llama la atención.



Hemos de estar atentos en este punto porque vemos Viver de frente y yendo de charla es fácil seguir caminando y no desviarnos a la derecha en este cruce, donde cogeremos el antiguo camino de Viver a Jérica (o lo que queda de él).




Alguna flor de diente de león esperaba a ser fotografiada antes de ser desintegrada por una ráfaga de viento.



Junto al camino, una balsa de riego nos sirve también de referencia.



Caminar fácil, cómodo, sencillo, llano, que se presta a las confidencias y a amistosa y entretenida charla. Únicamente el calor pone una nota discordante en la amena ruta.



El viejo camino, tal vez destruido en parte, tal vez perdido, aprovecha algunos bancales para ir avanzando hacia Jérica.




El grupo ha pasado de largo, pero un gran chopo llama mi atención. ¿Señal de agua quizás?
Nos acercamos hacia él. La curiosidad es la base de la ciencia y también de la filosofía.




Efectivamente, a los pies del chopo mana esta fuentecilla anónima, al menos para mí, con un caño repleto de fresca agua que con el calor que hace se agradece mucho.



Nuestro camino sigue hasta encontrarse con la antigua carretera de Jérica a Viver. Antes de salir a ella, pasamos por este tramo lleno hasta rebosar de polen que llena el camino de un pelillo blanco que de seguro puede producir alergia a más de uno.



Fijaos que cantidad de polen.




Salimos a la carretera y caminamos por ella muy pocos metros por nuestra derecha.



En este punto, descendemos por unas escaleras que conducen al denominado "Paseo de las Fuentes".


Este bonito paraje transcurre paralelo al río Palancia en su orilla izquierda presentando un largo paseo con zonas ajardinadas y lugares con bares donde poder parar a tomar algo. Además encontramos tres fuentes casi seguidas que le dan el nombre al paraje.



La primera fuente que encontramos nada más bajar por la escalera es esta del Carmen, algo descuidada por cierto.




El agua que viene por una acequia cae aquí formando esta sencilla cascada.



Inicio del paseo de la Fuentes.



Esta es la segunda fuente que encontramos.
 Se trata de la fuente del Consuelo, también algo descuidada.



La siguiente fuente que encontramos se encuentra junto al bar-restaurante Randurias. Como se me pasó fotografiarla, ha cogido una foto de mi amigo Julián Rojas para mostrárosla.



Fuente Randurias (foto de Julián Rojas).



Paseo de las Fuentes. 
Vale la pena pasear por él.



La primavera viste aquí sus mejores galas.



El paseo termina en este punto. Cruzamos una carretera y nos dirigimos hacia Jérica.



Nos gusta esta imagen fantástica y particular de la torre de las Campanas. 
Las casas en su base parecen actuar como contrafuertes para que no se caiga.



Aquí, en lugar de entrar al pueblo, daremos un rodeo por otro bonito sendero habilitado hace un tiempo para facilitar la accesibilidad a este paraje natural tan precioso y espectacular que rodea la hoz que el Palancia ha labrado en este tramo de su camino hacia el mar. Nos encontramos a la altura de los Chorradores, donde comenzamos este bonito tramo de ruta. Tal vez el más espectacular del recorrido.



Azud árabe en el punto conocido como los Chorradores.



El Palancia haciendo surco en la caliza.
 Este tramo me recuerda mucho al del Pou Clar en Ontinyent.



A lo largo del sendero de la Vuelta de la Hoz encontramos puntos con bancos  de madera para descansar y disfrutar de este bello y tranquilo paraje natural.



Todo el tramo está protegido con barandillas de madera.




Frente a nosotros encontramos una de las zonas de escalada de la localidad.



El entorno es impresionante.



Casi al final de este recorrido de la Hoz encontramos este parque infantil y una zona de Picnic.





Frente al parque infantil, podemos ver la zona conocida como "Las Cuevas de los Herreros", zona de difícil acceso. Se desconoce si se trata de antiguos abrigos prehistóricos (Fuente: folleto Ayuntamiento de Jérica). Nuestro camino continúa ahora bajando al cauce del río junto a la papelera que vemos en la foto. Pero antes, nosotros iremos hasta el final de la barandilla del paseo que tiene una bonita vista sobre la Peña Tajada y el Palancia.



Esta es la vista que podemos disfrutar si nos acercamos hasta el final del paseo antes de bajar al cauce.


La mayoría del grupo haciéndose fotos en el punto de cruce del río.




Y aprovechando este bello entorno, nos hacemos una foto de "casi final de ruta" (Foto: Ricardo Vivó).




Seguimos ahora unos centenares de metros hasta llegar al puente de Navarza.



Puente de Navarza.
Un giro a la izquierda nos llevará de nuevo al punto de inicio.



Cruzamos el puente y hacemos la ligera subida para finalizar la ruta.




Y de nuevo en el punto de partida. Damos por finalizada esta entretenida y sencilla ruta.



La ruta acabó aquí, pero no así la jornada, que terminamos en el restaurante Álvaro, de Viver donde acabamos de redondear la jornada con una buena comida como podéis ver.






El grupo tras la comida.



La ruta en el mapa.




La ruta en Wikiloc.



Powered by Wikiloc



Película.


10 comentarios:

  1. Hola Emilio

    Buena ruta para pasar una mañana. Nos la puntamos

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Jesús! Ruta entretenida y tranquila que permite pasar una buena mañana. Recomendable. El Sargal es una buena zona también para pasar una mañana de campo.
      Saludos.

      Eliminar
  2. ¡Hola Emilio!

    Muy bonita ruta en la que habéis podido disfrutar, además de cuevas y senderos preciosos, del renacer que nos ofrece la primavera con su explosión de colores y vegetación.
    Ánimo y a seguir caminando y descubriéndonos rincones como este.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola David! Estaa ruta también queda cerca de Montanejos. Se puede realizar en verano cuando estés por allí. Seguro que te gusta.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Emilio.

    Preciosa Jérica con esa torre mudéjar despuntando sobre todo su casco urbano. Y la ruta muy bonita, sin complicaciones, agradable y con muchos puntos de interés, que le hacen ganar enteros para reservárnosla para una matinal de senderismo como la que pasasteis vosotros en estos parajes del Alto Palancia.
    Cuando vayamos estaremos atentos a esos dinosaurios jeje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Dani! Entretenida y distendida ruta. Estos serían los mejores calificativos que definen una ruta sencilla para pasar una bonita mañana de senderismo. Y ¡Ojo! con los dinosaurios, que haberlos, hailos(ja,ja,ja)
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Emilio...
    Buena propuesta senderista en el Alto Palancia y con bastante agua,que siempre le da un plus a cualquier ruta.En mente tenemos una ruta saliendo desde el área del Sargal,para subir al Alto de Sayas y pasar por la zona de trincheras de Jerica.Muy buenos recuerdos tengo de esa localidad de hace ya unos años.
    Nutrido grupo os disteis cita y buen remate a esa buena jornada senderista,con esa suculenta comida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Juane! Es una ruta entretenida. Yo le hubiera añadido la subida al Alto de Sayas, pero la gente no estaba concienciada para ello, así que lo dejaremos para mejor ocasión. Tal vez la poca exigencia de la ruta favoreció la cantidad de senderistas reunidos. Con la comida cerramos un gran día.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Emilio!
    Estupenda ruta por Jérica y como siempre muy acertada. Me ha encantado el momento de cruzar el rio. Las cuevas del Sargal... Impresionantes.
    Ahora que empieza a apretar el calor, se agradece contar con varias fuentes donde poder refrescarse.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola José Vicente! Ruta muy adecuada para todos los públicos que tiene el aliciente de cruzar el río, que en épocas de más calor seguro que se agradece. El paraje del Sargal me encantó. Mucha sombra, mucha tranquilidad...
      Un abrazo.

      Eliminar