Seguidores

domingo, 27 de noviembre de 2016

PARQUE NATURAL DEL TURIA: LA PEA


Esta semana, el panorama climatológico no era muy alentador desde el punto de vista de salir de ruta. Evidentemente, nos gusta y queremos que llueva. Ello hacía que la posibilidad de desplazamiento largo no era aconsejable. Emilio Romero y Rafa Lafuente propusieron una ruta cercana a casa y con alicientes suficientes para que desafiáramos al tiempo. Nos pareció perfecto y a Pedralba que nos fuimos.


La Ruta interpretativa de La Pea es una de las rutas que podemos realizar en el Parque Natural del Turia. Entre las rutas que vienen marcadas en este parque, la de La Pea es la que se denomina Ruta Roja (Además de la roja encontramos la ruta amarilla: Les Rodanes; la ruta azul: El Palmeral; ruta violeta: Agua y ruta rosa: La Vallesa). Esta ruta que os presento aquí, transcurre básicamente por el recorrido oficial, aunque no en su totalidad. En ella por ejemplo, no llegamos hasta el mirador de La Troneta. El primer tramo transcurre por el término de Pedralba y otro tramo más corto lo hace en término de Villamarxant. Además de encontrar elementos de humanización del monte, como la presa de Pedralba, corrales de ganado, construcciones de piedra seca...tenemos la oportunidad de disfrutar de buenas panorámicas de las hoces que el Turia ha labrado a su paso por este término de Pedralba. Comentar que algunos tramos de senda están prohibidos durante los meses de enero a mayo por nidificación de aves, como nos explican algunos paneles informativos. Durante estos meses existe un itinerario alternativo para poder realizar la ruta. Aunque la salida oficial de la Ruta roja se encuentra en el Parking del Molino en Pedralba, accediendo a través de la Calle Candilico, ésta la comenzamos en la báscula de Pedralba, que se encuentra antes de llegar a la localidad si accedemos desde Villamarxant por la CV-370. Es un buen punto para iniciarla ya que aquí tenemos sitio para poder dejar el vehículo.

 Aquí, en la báscula de Pedralba, antes de llegar a la población, iniciaremos nuestro recorrido de hoy.


 La foto de los desafiantes a la lluvia antes de iniciar la ruta.


 Iniciamos la marcha con una ligera llovizna que no molestaba en exceso.


 Seguimos caminando en dirección a la presa de Pedralba.


 Estos postes, con la marca característica de los Parques Naturales, los encontraremos a lo largo de todo el recorrido.


Llegamos a la casa del presero.


 Y esta es la presa de Pedralba.


 El panel explicativo nos informa del uso e importancia del agua para usos agrícolas, así como para producción de energía eléctrica. Esta importancia queda reflejada en la construcción de infraestructuras como azudes, acequias, acueductos, centrales hidroeléctricas, presas como ésta...que han pasado a formar parte de nuestro patrimonio histórico-cultural que hemos de cuidar.


 Seguimos por un amplio camino y la lluvia arrecia un poco más.
Pero únicamente durante unos cinco minutos. Pasado este momento de mayor lluvia, ésta cesó y no volvió a llover durante todo el recorrido. 


 El paisaje estaba formado por pinos, algarrobos, algún almendro, romeros, brezos...


 En este punto dejamos el camino y subimos por una estrecha senda.


Y llegamos a un tramo protegido por barandillas de madera, debido a la altura y estrechez de la senda. Aunque se camina bien y sin ninguna dificultad.



 La altura nos permite ver el río.


 El tramo protegido con barandilla, nos permite un caminar más tranquilo y sin sobresaltos.


 Árboles de ribera aún presentan la tonalidad otoñal, poniendo un punto de color en el verde predominante del paisaje.


 El Turia siguiendo su camino al mar.


 Tras el tramo de barandilla, seguimos y empezamos a subir.


 Llegamos a otra infraestructura antaño muy utilizada y muy abundante, lo que habla de su importancia, hoy perdida. Se trata de un corral de ganado.


 Tras pasar el corral, descendemos hasta un barranco, donde encontramos este poste direccional. Por la izquierda, recorreremos una senda elevada sobre el cauce del Turia, acotada durante los meses de enero a mayo por nidificación de aves. Nosotros ahora nos vamos por la derecha, que es una ruta alternativa para realizar la ruta durante esos meses sin alterar el ciclo de las aves. A la vuelta, recorreremos un tramo de esta senda que ahora dejamos de momento.
 Subimos poco a poco.


 Y salimos hasta una pista, en una meseta. Seguiremos por nuestra derecha.


 La lluvia nos va respetando. El cielo gris parece amenazar, pero no llega a cumplir esa amenaza. Caminamos fácilmente.


 Pasamos junto a estas colmenas. Las abejas hoy no tenían muchas ganas de salir (por suerte). Nos llamaron la atención los diferentes colores que presentaban algunas colmenas.


 Otro cruce bien señalizado. Seguimos de frente.


 Y enseguida, en esta bifurcación nos vamos a la izquierda.
 El poste de madera nos ayuda.


 Ahora avanzamos en plano. Aunque veis el paraguas, no llueve.


 Llegamos a este punto con panel informativo.


 
Este panel nos informa muy bien del itinerario interpretativo de La Pea. En él podemos ver el recorrido y los aspectos más interesantes de la ruta.


 Seguimos marchando por amplias pistas que facilitan el caminar.


 En este cruce, nos desviamos a la izquierda.


 Nos adentramos en un barranco y llegamos hasta este dique de contención de aguas.


 Justo al lado del dique encontramos este poste, que seguiremos hacia la derecha por una senda que sale a nuestra derecha en ascenso.


 Tras un corta ascenso por un tramo de senda con cierto desnivel, alcanzamos altura y tenemos vistas que hubieran podido ser mejores de no ser por el día tan nublado y húmedo que tenemos.


 Y llegamos a una especie de rotonda montañera, con este poste.
 La señalización sigue guiándonos.


 Ya estamos muy cerca del mirador de las Hoces.
La corta senda hacia la izquierda nos lleva a ella.


 Vistas empañadas por las nubes.


Y llegamos hasta el extremo del mirador, enclavado en la peña Atrón.
Desde aquí disfrutamos de las Hoces que el Turia ha labrado con una lenta y constante labor de miles de años. Otro panel nos informa de aspectos destacables de este mirador.


 A nuestra derecha, frente a nosotros, el mirador de la Troneta, al que no llegaremos.


 El mirador con zoom.


 Vistas hacia la izquierda.

 Vistas hacia la derecha. 
Bonita imagen de las hoces.

 Desde esta privilegiada atalaya, nos dedicamos al noble arte de almorzar. 
Os aseguro que fue muy bien, con sus tacos de jamón, pasas, nueces, cerveza, polvorones, trufitas de chocolate, cafecito...


 Panorámica desde el mirador de las Hoces.


 Tras el almuerzo, retomamos nuestros pasos por el mismo camino por el que vinimos.


 Volvemos de nuevo al dique del barranco.


 Y seguimos la vuelta, plácidamente, ajenos al mal tiempo.

 Volvemos a este punto del barranco que comenté antes. Ahora haremos una incursión por esta senda que constituye el paso normal de la ruta en épocas en que no nidifican las aves. Nosotros únicamente haremos un tramo y volveremos atrás.


 La senda se va a la derecha y desciende a un barranco.


 Paredes del barranco por el que caminamos un trecho.


 Llegamos a un dique. Aquí dejamos el barranco y nos vamos por la derecha.


 En la parte de abajo encontramos una vieja compuerta.


 La senda transcurre ahora a media altura sobre el cauce del Turia.


 Encontramos otro tramo de senda protegido por barandillas de madera, como el de la mañana.


 La senda es estrecha y vamos con cuidado porque el suelo y las piedras están mojados.
Pero disfrutamos de la vista del río.


 La vegetación es exuberante en este tramo.
La vegetación de ribera lo lena todo.


 Esta senda está prohibida en los meses de enero a mayo por nidificación de aves, como dije antes.
Caminando por ella, observamos el majestuoso vuelo de un águila que sobrevolaba los riscos del barranco. Con mi cámara pude captarla a duras penas.


 Otra toma.


 Llegamos a este punto donde la senda que llevamos sigue de frente.
A la izquierda sale este ramal que veis en la foto. No se puede pasar por nidificación de especies (indica el cartel). En este punto decidimos volvernos.

 De vuelta por donde vinimos.


 En algunos puntos, el río es más visible.


 Aquí podéis ver la estrechez de la senda.


 Pasamos otra vez el tramo de barandilla.


 Llegamos de nuevo al dique con compuerta que encontramos en el barranco.


 Ahora, en lugar de ir al punto en el que iniciamos la bajada al barranco, cogeremos esta senda a la derecha que constituye un atajo (fuera del recorrido oficial) y nos acorta un poco la ruta.

Un poco más adelante, intentamos realizar otro tramo oficial de la ruta, pero desistimos porque alargaría en demasía el recorrido y tenemos prisa en volver.


 Tras ese intento fallido, volvemos sobre el mismo camino que recorrimos horas antes.


 Seguimos caminando y encontrando bonitos rincones junto al río.


 De nuevo en la presa.


 Y finalmente, la báscula de Pedralba, donde iniciamos unas horas antes nuestra ruta.

En resumen, entretenida ruta por el Parque Natural del Turia que va muy bien para mañanas que necesitas estar pronto en casa. Tener en cuenta el periodo en el que puede estar cortado algún tramo de recorrido por nidificación de aves. Si es posible, evitar épocas de mucho calor por la escasez de sombras. No hay fuentes en el recorrido.

La ruta en el mapa.




La ruta en wikiloc.


Powered by Wikiloc

12 comentarios:

  1. Bonita ruta ideal para estas ocasiones en las que el tiempo no invita a arriesgar.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola José Ramón! Cerca de casa y como dices, para no arriesgar. Y disfrutamos también. Acertamos.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Hola Emilio!! Para una vez que vienes a mi terreno, yo estaba a unos cuantos quilometros. La verdad es que esa zona: La Pea y El Palmeral, tienen rincones que sin ser espectaculares, vale mucho la pena visitar de cuando en cuando. Me alegro que el agua os respetara, a nosotros por el Ebrón tambien nos permitio realizar el recorrido sin demasiadas complicaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Francesc! Pensé en ti cuando pasamos por Villamanxant. Pero como esta zona ya la controlas, pues el Ebrón es una gran ruta que no tiene desperdicio. Me alegro que pudierais hacerla sin mayor problema.
      Saludos.

      Eliminar
  3. ¡Hola Emilio!

    A ti no te para ni la lluvia... jajaja
    Muy bonita esta ruta, y muy bien conservada y mantenida. Ojalá todas las rutas las mantuvieran tan bien como esta.
    Vaya tela con el almuerzo... no os estáis de nada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola David! Era cuestión de arriesgarse un poco. Estábamos cerca de casa. Si llovía mucho, volvíamos. Pero tuvimos suerte y pudimos hacer la ruta sin mayor problema. Si nos hubiésemos quedado en casa nos hubiéramos estado lamentando luego de no haber ido.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Emilio
    Jajaja vosotros tampoco tenéis miedo a mojaros y es que si te quedas en casa hasta el próximo sábado nada de nada y después la semana se hace muy larga, verdad?? jajaja.

    En este caso veo que es una ruta de esas que puedes aprovechar para un caso de estos y de paso también conoces esto que tenemnos tan cerca de casa.

    Un abrazo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Jose! Había que arriesgar. Sino, como dices, la semana se hace larga. Estás esperando el sábado como lluvia de mayo y si nos puedes ir por alguna circunstancia, te subes por las paredes. Buena ruta para días como este y cerquita de casa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Habéis cogido carrerilla con las rutas fluviales, Vinalopó, Cabriel y ahora el Turia, como dicen los demás compañeros, este recorrido, además de bonito, viene de perlas para cuando solo se dispone de media jornada para la ruta, o en caso de lluvia, al ser un recorrido sin apenas desnivel ni dificultad, de ir con paraguas en mano.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Dani! Yo pensaba igual. Digo...vaya racha de ríos que llevamos. Bueno, el caso es pasarlo bien caminando. Una ruta muy apropiada para el día y nos vino de perlas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Emilio.
    En nuestro caso también optamos por no ir muy lejos(aunque hasta Alcoy teníamos una hora) y salio bien.No llovió nada,aunque estuvo muy encapotado(lo hizo algo durante la noche)...
    Mira por donde hace unas semanas l@s amig@s de Senders de Alzira,estuvieron por allí,siguiendo una ruta de Los K2delasKumbres.La estuve viendo y de hecho la tengo en la agenda,me llamo la atención lo de la prohibición de paso durante los meses de nidificación de águilas perdiceras8qu por supuesto lo veo fenomenal).Buena alternativa al mal tiempo,aunque os quiso ''aguar'' un poco la ruta al principio...jejeje.
    Como te digo,la tengo en la ''recamara''...jajaja

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Brillante descripción de la ruta con la habitual maestría de Emilio Vera. Efectivamente, muy asequible y cerca de casa especial para casos de condiciones atmosféricas dudosas o adversas o para incluir cuando no deseamos o no podemos invertir muchas horas. Los tentempies extraordinarios, la compañía más. Ahora a por otra.

    ResponderEliminar