Seguidores

miércoles, 7 de agosto de 2013

ETH SETAU SAGETH, 4ª ETAPA: SALARDÚ-REFUGIO DE CONANGLES (21/7/2013)

En esta cuarta etapa nos disponemos a realizar otra marcha de alta montaña, donde nos espera el Port de Rius de 2340 m. de altitud, tras haber bordeado el precioso Estany de Rius. Nos íbamos a enfrentar a un desnivel positivo de 1176 m. y uno negativo de 850 m. en una jornada de 8,30 horas de travesía, de las que 6,30 fueron en movimiento.Otra jornada en la que los paisajes majestuosos iban a embrujarnos e impresionar nuestras pupilas.

Durante esta etapa abandonaremos el GR 211 y transitaremos por la ribera del Valarties y un tramo del GR 11. Esta etapa tiene un recorrido de 21 km., los primeros de los cuales son por pista forestal. Por eso se recomienda contratar un servicio de taxis que te lleve hasta Pontet de Rius, ahorrando así un tramo de unos 8 km. Decidimos pues, hacer esto para acortar un recorrido que se preveía largo. Pero las inundaciones de junio, se llevaron por delante literalmente (lo pudimos comprobar in situ), la pista que unía Salardú con el Pont deth Ressèc (punto de entrada al Parque Nacional de Aigüestortes) y su continuidad hasta el Pontet de Rius. Así pues, el taxi nos acercó hasta el punto en el que la carretera había desaparecido y desde allí, empezamos nuestra ruta. Agradecer desde aquí la amabilidad y simpatía de Manuel, el taxista, que nos llevó hasta aquí y nos entretuvo durante los aproximadamente 5 km. que duró el trayecto.

Como digo siempre, la buena alimentación en estos casos es muy importante y nosotros somos muy obedientes. Os puedo asegurar que nos alimentamos muy bien. En la foto, algunas de las cosillas que tomamos ( y no están todas).

Poco antes de la 9 estábamos en el punto de inicio de la ruta posando para las cámaras. Gentilmente, Manuel el taxista, nos hizo la foto de grupo antes de partir.

Frente a nosotros, destaca la cima del Montardo (2830 m.) en su cara norte.


Caminamos un momento por la pista y enseguida hemos de cruzar el cauce del Valarties por este improvisado paso de troncos de madera.


Continuamos por la pista, envueltos por un bello paisaje con mucha vegetación.

En todo momento caminamos paralelos al río. Su cauce presenta rincones preciosos que nos obligan a parar para hacer fotos.


Tras unos 3 km, llegamos a Pontet de Rius. Hemos ascendido hasta los 1600 m.


En Pontet de Rius encontramos un cruce de sendas. A la izquierda iríamos al Montardo, al refugio dera Restanca y podríamos seguir hasta el Lac de Mar y Estany Tort de Rius. Al refugio declinamos ir porque ya estuvimos el año pasado. A los lagos nos recomendaron no ir por las malas condiciones de la zona debido a la nieve. Por tanto, nos vamos por la derecha dirección al valle de Rius.


En dirección al valle de Rius, ascendemos un poco y enseguida cruzamos el río por un puente de troncos de madera. A partir de aquí iremos ascendiendo intentando seguir hitos que no siempre están claros y que nos llevarán a salvar un collado tras el que accederemos a la ribera de Rius.


Ascendemos poco a poco intentando buscar los hitos que nos guíen.


A medida que ascendemos, la vegetación va limitándose a hierbas y pequeños arbustos. Los grandes ejemplares de pinos y abetos  se van quedando atrás.


Paramos para respirar y echamos un vistazo atrás y lo que vemos es ésto. Impresionante.


Ya estamos casi arriba de este collado.


Tras el pequeño collado, accedemos a la otra parte, al valle de Rius, por el que transcurre este río. En esta zona volvemos a encontrar las marcas del GR 11

El valle está plagado de hierba y florecillas. Es una zona pantanosa, donde el agua y pequeñas lagunitas llenan el valle.


La corriente del Rius atraviesa este valle.


En un punto de la ruta hemos de descalzarnos para cruzar el río.


Impresionantes paredes de la Sierra de Rius.


Una manada de caballos pasta libremente por el valle.

¿Quién no desea fotografiarse en estos parajes?


Vamos siguiendo, más o menos, el cauce del río.


Poco a poco vamos subiendo. 


Son aproximadamente las 12 del mediodía y toca almorzar. Aprovechamos la fresca y cristalina agua del arroyo cercano para llenar nuestras cantimploras. Estamos aproximadamente a 2000 m.


A medida que ascendemos, la vegetación es cada vez más escasa.


Seguimos encontrando zonas pantanosas inundadas de agua.


A medida que subimos también comienzan a aparecer los neveros.


Hemos de cruzar alguno de ellos.


Las pedreras también van haciendo su aparición.


Curiosa fuente.
El tubo a modo de fuente que veis en la roca aprovecha el agua de deshielo que cae por las ranuras que presenta la roca.

Los neveros se sucedían y aunque cortos, era preciso extremar precauciones, un resbalón podía ser peligroso y no llevábamos crampones.



Seguimos ascendiendo entre neveros, rocas, pedreras, paisajes grandiosos... y llegamos a este punto que entiendo por los mapas que es la barraca de Rius. Tiene apariencia de ser un pozo de agua.


Poco a poco estábamos a más altura. El cielo se iba cubriendo amenazando lluvia. Esta amenaza iba acompañada de truenos cada vez más próximos.Y como pasa en estos lugares, la magnificencia del paisaje magnifica las tormentas y te empequeñece aún más.

El paisaje sobrecoge y nos admira. Por eso nos fotografiamos en él. Hay personas que admiran a los jugadores de fútbol, deportistas, actores,  famosos..., yo admiro estos majestuosos paisajes.


No pudimos ver el Lac de Mar ni el estany Tort de Rius, de los más grandes de Arán, pero llegamos a éste de Rius, que nos recompensó con creces, ya que presentaba un aspecto impresionante, con icebergs de hielo flotando en él y un color azul turquesa precioso. El tiempo quiso que empezara a llover con cierta intensidad, por lo que escondimos nuestras cámaras para evitar que se mojaran, pero aún así, no pudimos resistirnos a fotografiarlo en varias ocasiones (me temo que de haber hecho buen tiempo aún estaríamos en sus orillas intentando sacar la mejor fotografía).


Y llegamos, tal vez, a la zona más bonita de la ruta: el estany de Rius. Aún presenta zonas heladas en su superficie. Ha empezado a llover con cierta insistencia, lo que nos ha obligado a ponernos los chubasqueros. Ello nos impide hacer todas las fotos que nos gustaría por miedo a que se nos mojen las cámaras. Pero aún así, obtenemos las suficientes para mostrar y guardar en nuestra colección.


La belleza del lugar nos sobrecoge. Aquí nos sentimos minúsculos e insignificantes. La grandeza de la Naturaleza nos supera y nos desborda. Nos quedamos boquiabiertos. Belleza sublime que nos enmudece.

Una verdadera maravilla.


Sin comentarios.

A pesar de la lluvia, no podemos resignarnos a hacernos una foto de grupo en este lugar tan maravilloso y dadas las circunstancias, tan espectral.

Después de bordear el  estany de Rius por la derecha, alcanzamos el punto más alto de la jornada: el Port de Rius, un collado a 2340 m. de altura. Tras superarlo, descenderemos por la vertiente sur de estas montañas por el paso que el ganado transhumante de Aragón usaba para acceder a los pastos araneses de Valarties, Colomers y Restanca hasta las proximidades de la entrada sur del túnel de Vielha. Desde aquí hasta el refugio de Conangles, apenas queda algo más de un km.

La lluvia nos ha dado una tregua y son casi las tres de la tarde. Aún nos queda poco más de hora y media de camino (calculamos). Es preciso que comamos algo. Eso hacemos. Nada más empezar el descenso, nos detenemos en medio del camino, buscamos nuestra piedra y ¡a comer!.


Lo que se nos presenta en esta vertiente también es espectacular.

En el fondo del valle vemos la carretera de acceso al túnel de Vielha.


En algún tramo extremamos las precauciones porque el desnivel de bajada es muy fuerte.

El cielo se está empezando a oscurecer de nuevo. Los truenos vuelven a aparecer.

En algún tramo posamos cuando algo nos llama la atención, como este pino centenario. Desde arriba advertimos un rebaño multitudinario de ovejas. Hasta arriba nos llegaba el aroma inconfundible de las ovejas y su balido continuo y persistente.


Esta etapa transcurre por la antigua ruta de transhumancia que llevaba a los rebaños procedentes de Aragón a los pastos de Colomers y Restanca. En la actualidad aún parece ser así, porque encontramos el mayor rebaño de ovejas que he visto en mi vida. El pastor (rumano, por cierto) nos dijo que tenía 3200 cabezas y que pensaba subir al estany de Rius con ellas en los siguientes días en busca de pastos.


Dejamos  atrás el rebaño y nos acercamos a un precioso bosque.

Grandes pinos y abetos, sobre todo, nos flanquean el camino.

Pasear por estos grandiosos bosques no tiene precio. Una emoción especial nos recorre todo el cuerpo.

Salimos a un camino. Un poste nos conduce hacia Conangles. A la derecha iríamos al Espitau de Vielha, pero eso vendrá mañana. Ahora nos tenemos que apresurar que las gotas de lluvia son cada vez más numerosas y nos vamos a mojar.Una ruidosa cascada llama nuestra atención.

Este río, Ribereta, corre paralelo a nuestro camino.

Llegamos al refugio sobre las 5,30 de la tarde. La lluvia arreciaba.

 Nuestra fábrica de sueños.


Distintivo del refugio de Conangles. Genis es el encargado del mismo.Saludos para él.

La foto de la cena no salió todo lo bien que hubiéramos deseado, pero la cena sí que estuvo bien.

El segundo plato (tranquilos, que no sobró).


Entradas relacionadas:



Pincha en la foto para acceder a la galería fotográfica.


22 comentarios:

  1. Creo, amigo Emilio, que esta etapa es la más impresionante de todas...Qué fotos más espectaculares... Y ese manto de nieve en las montañas formaba estampas de notable belleza... Y será por los recuerdos... Será así, porque esa ruta me despiertan muchas emociones.... Los lagos, el collado de Mar, el lago, la Restanca... Una travesía inolvidable, que hice con parada y fonda en la Restanca.. Qué delicia que me hayas mostrado tan bellísimos paisajes, Emilio.

    Creo que nunca olvidarás esta travesía, al igual que las otras...

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Luis! Yo también creo que esta fue la más espectacular. Este año la nieve acumulada aún le ha dado un empaque mayor a todos estos parajes ya de por sí hermosos. Y, efectivemente, esta travesía permanecerá para siempre en nuestro recuerdo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Magnífiques fotos i espectacular paisatge.
    Una autèntica etapa d'alta muntanya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Xavier! efectivament una etapa d'alta muntanya. La bellesa de les fotos està asegurada.
      Salutacions.

      Eliminar
  3. ¡Hola Emilio!, los Pirineos nunca defraudan, tampoco hace falta subir grandes picos para quedarte agustito y disfrutar.

    Este año es único el caminar por los Pirineos, todo es belleza, agua, flores, nieve, etc.

    Un abrazo

    Simón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Simón! Como dices, transitar por estos preciosos parajes ya es de por sí emocionante. Tampoco es preciso hacer grandes alardes subiendo a altos picos (aunque si se tercia...). Disfrutamos un montón.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Emilio
    Que lagos, que prados, que valles y que de todo...una maravilla!!!

    Las fotos espectaculares y la vivencia seguro que mucho mejor.

    Ya me queda menos para pisar esos valles

    Un abrazo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Jose! Me imagino ue estarás impaciente por ir a Pirineos. Ya te queda menos. Ya nos contarás.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Emilio, menuda etapa más impresionante, verde a rabiar, agua por todas partes, pedreras e ibones con hielo y buena compañía y alimentación...Pero que más se puede pedir!!!!.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Álex! Seguramente fue la más espectacular de las etapas de la travesía. Y fue una pena no poder pasar por el lac de Mar y el estany Tort de Rius que hubieran duplicado su espectacularidad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Preciosa etapa, Emilio! Como todas!
    Los Pirineos son punto y aparte. Una vez te los han presentado, cuesta mucho desengancharse de esta droga maravillosa.
    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Vicente! En Pirineos hay mucho que rascar. Y como dices,es difícil desengancharse de ellos.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Los pelos como escarpias tengo al recordar la jornada ( y el desayuuuuno).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Jaime! ¿Pero en qué orden?.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Hola Emilio.

    Estoy de acuerdo con Luis, sin desmerecer a las anteriores, esta es la etapa que más me ha gustado, sobre todo en la parte final con ese bonito lago, los lacs, estanys o ibones de alta montaña tienen algo que hipnotizan.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Dani! Verdaderamente, estos lagos pirenaicos son mágicos y en esta ocasión, dadas las condiciones meteorológicas, aún más. Lástima no haber podido pasar por Lac de Mar y estany Tort de Rius que hubieran aportado un plus a la ruta.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Impresionante!!. Sobran las palabras, desde luego ante esta maravilla!!.Os sobrecogió a vosotros.....y a mí a traves de una pantalla!!. Unas fotografias bellísimas, Emilio!. Me quedé con las ganas, cuando estuve en Aran, de visitar el Estany de Rius.....si me dicen que es un lago ubicado en el norte de EE.UU o Canadá, me lo creo. (Cuántas maravillas tenemos.....). Lástima que se os echara la lluvia encima....pero bueno, asi hay contrastes también, no??.
    Menudo queso tiene que salir de esas ovejas, pastando a esa altura.....
    Felicidades!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Anuxa! Sin duda fue la etapa más bonita de la travesía. Además, pensándolo ahora más fríamente, ese tiempo lluvioso y con nublado le aportó un cromatismo especial al lago que tal vez con sol no hubiéramos tenido. y el rebaño inmenso. No había visto tantas ovejas juntas en mi vida.Precioso recuerdo.
      Hasta pronto.

      Eliminar
  10. Me quedo con esta frase..''Hay personas que admiran a los jugadores de fútbol, deportistas, actores, famosos..., yo admiro estos majestuosos paisajes.'' Simplemente genial, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Sugoi!El espectáculo que nos ofrece la naturaleza no tiene parangón. La admiración que sentimos en su presencia nos sobrecoge y empequeñece al mismo tiempo que nos satisface y llena de admiración inigualable.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Son unos paisajes bellisimos, gracias por compartirnos tan bellas imágenes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Pelucas! La verdad es que la naturaleza aquí es privilegiada y cuesta bien poco obtener preciosas fotografías. Las de la entrada son solo una muestra ya que sería excesivo mostrar todas las que hice. Pero es cierto que toda la ruta es espectacular. Me alegro de que te hayan gustado las fotos.
      Saludos.

      Eliminar