Seguidores

domingo, 26 de mayo de 2013

PUIG CAMPANA: EL GEGANT DE PEDRA D'ALACANT (25/5/2013)

Para celebrar el 2º aniversario en la bloggosfera, qué mejor que una ruta emblemática y majestuosa como la del Puig Campana. Casi un año después repetimos ascensión con la esperanza de divisar desde su cima el perfil de la costa que la vez pasada no pudimos ver. Las previsiones meteorológicas eran buenas. En esta ocasión, bajaríamos por la cara oeste, que no conocíamos, para tener una visión más global de la zona. ¿Subís conmigo?.



Alicante también tiene su gigante de piedra: el Puig Campana. Sus 1408 m. tal vez sean modestos y no digan anda a montañeros expertos que abordan tres miles, pero su desnivel, si accedes por la famosa pedrera de su cara sur, no tiene nada que envidiar a desniveles de cimas pirenaicas u otras cordilleras elevadas. Denominado kilómetro vertical por este motivo, es una de las montañas más duras y emblemáticas de ascender de la Comunidad Valenciana.
El punto de partida, como la vez anterior, es la Font del Molí (345 msnm). Desde aquí acometeríamos la ascensión por la pedrera, ascenderíamos al vértice geodésico situado en la cima este del Puig Campana, para después descender hasta el Coll del Pouet por el sendero botánico de la umbría y , finalmente,dirección oeste, seguir por el PR- V 289 de vuelta a la Font del Molí. En total unos 11,6 km.

Ya desde el coche, su imponente perfil y su vertical pedrera, imponen. Nos acercamos con ilusión y respeto al mismo tiempo. Sabemos que es una ascensión dura, pero muy reconfortante. Vamos hacia allá.

Perfil único y majestuoso el del "Gegant de pedra" de Alicante.


Esta vez la foto de grupo es más reducida que en otras ocasiones ¿por qué será?. En esta ocasión posamos de izq. a der. un servidor, Luis, Jaime, Rafa, Emilio Romero y Vicente Luis. El telón de fondo inigualable.

Sobre las ocho y diez enfilamos el camino asfaltado hasta encontrar una cadena que corta el paso a un camino de tierra que sorteamos hasta llegar a un puente que atraviesa un canal. A partir de aquí, buscamos un sendero, sin señalizar, que hacia la izquierda nos irá llevando hasta la meseta (Racó de les nou hores) que se encuentra a los pies de la pedrera por la que ascenderemos. Aunque el sendero no está marcado, vemos algunos puntos azules al principio, luego rojos que nos van guiando. Algún ramal no va apareciendo pero al fina todos van al mismo sitio. O sea, se puede seguir sin dificultad.
Tras pasar la cadena encontramos este puente que cruzamos y buscamos después el sendero que nos ascenderá hasta el pie mismo de la pedrera.

En esta ruta, ya desde el inicio empiezas a subir. Por eso, al poco de empezar, ya tenemos vistas elevadas de la zona.

La senda no tiene marcas, pero se sigue fácil. Encontramos, de todos modos, algunos puntos azules y rojos junto a hitos que nos ayudan a seguirlo.
Desde los inicios ya encontramos algunas rampas de buena pendiente que nos ayudan a entrar en calor.

Las vistas hacia el sur, son muy buenas. Vamos ganando altura poco a poco.

Ya tenemos de frente al gigante de piedra. La cima de poniente, separada de la de levante por ese canal que forma el barranco de les Marietes.

Paramos de vez en cuando para tomar aire y disfrutar del paisaje. Finestrat y Vila Joiosa y el Mediterráneo de fondo.

Nos encontramos a los pies de la vertical pedrera, con desniveles de hasta el 35 %.

Vamos ascendiendo por la parte derecha de la pedrera, donde encontramos una senda entre sureras que permite subir algo mejor que por el medio. A nuestra izquierda las altas paredes de la cima de poniente.

Finestrat cada vez más abajo.

Ascendemos siempre buscando la derecha. aparecen ramales. Buscaremos siempre los de más fácil tránsito. Aunque ninguno te libra del tremendo desnivel de la subida.

En algún descanso nos hacemos fotos con la pedrera de fondo para que se aprecie el tremendo  desnivel.

Mirar hacia abajo nos impresiona por la pendiente que hemos salvado, pero mirar hacia arriba nos asusta por lo que aún nos queda por subir.


No podemos negar que las vistas desde la pedrera son grandiosas.

En unas 2 horas y 10 min. nos plantamos en el collado del bancal del Moro. De este tiempo, hemos empleado 1 h. y 45 min. en movimiento.
Poste direccional en le Bancal del Moro (1250 m. aprox.)

Aprovechamos para almorzar aquí antes de subir al geodésico situado en la cima este del Puig Campana.

Momento relajado del almuerzo, que aprovechamos para estirar las piernas tras el continuado esfuerzo del ascenso, que nos las ha puesto en tensión.

Tras el almuerzo, nos disponemos a emprender el camino de nuevo. Sobre las 11 nos ponemos en movimiento. Mientras almorzábamos, alguna nube aparecía subiendo por el canal. Empezábamos a temer lo peor.

Emprendemos el ascenso al geodésico por la senda que bordea la cara sur del Puig Campana. Como temíamos, unas nubes cada vez más densas se iban apoderando del lugar estropeando la visibilidad.

Hacia el sur, Aitana (1558 m.) nos saluda con sus antenas.


Como nos temíamos, las nubes, cada vez más densas, no impiden ver el paisaje.

Las dos veces que hemos ascendido el Puig Campana nos ha pasado lo mismo. La fuerte evaporación del cercano mar hace crecer estas nubes  que ascienden enseguida empujadas por el viento de levante, haciendo la montaña de muro de contención. El viento de poniente las enviaría hacia al mar con lo que la visibilidad mejoraría, pero hoy no era así. 
La senda bordea el Puig Campana por la cara norte.

En poco más de 20 minutos estamos en el vértice geodésico. Algo más de 3 horas desde que salimos de la Font del Molí y unas 2,10 h. en movimiento.

 Vértice geodésico del Puig Campana que desmerece mucho el nombre de tan emblemática cima.

De nuevo, las nubes nos impiden contemplar el perfil de la costa. Hacia el norte y el oeste, la visibilidad es bastante buena.
"Una vez más no hemos tenido suerte. No queda más remedio que volver de nuevo. A la tercera va la vencida", pienso mientras oteo el horizonte cubierto de nubes.

Benidorm (el monstruo).
En algún momento, las nubes se mueven y dejan fotografiar algún trozo de costa.


En tan emblemática cima no podía faltar la foto de grupo.

Aquí se pueden dejar comentarios, pero las libretas que había estaban llenas y muy deterioradas.

Hacia el oeste había buena visibilidad y le hicimos esta foto desde las alturas a Sella.

Por supuesto, volvimos a fotografiar la Sierra de Aitana desde el geodésico.

Tras "disfrutar de las vistas", volvemos por la misma senda de nuevo hasta el collado e iniciaremos la bajada por el sendero botánico de la umbría del Puig Campana. Este descenso también tiene un fuerte desnivel y mucha piedra suelta, por lo que debemos extremar las precauciones para evitar caídas que pueden ser peligrosas.

Bajamos del Puig Campana en dirección al collado.
La senda de descenso tiene mucha pendiente. Extremamos las precauciones y nos aseguramos bien antes de dar un paso. Las piedras sueltas nos pueden jugar una mala pasada.

Las paredes de la cara norte nos impresionan por su verticalidad.

Cuando el sendero empieza a perder verticalidad, las especies vegetales se diversifican más y encontramos tramos realmente bonitos.

La senda nos deja en una pista que seguimos hacia la derecha y que no llevará hasta el collado del Pouet. 

 La senda va descendiendo entre pinos. Llegamos a este punto donde nos desviamos el año pasado para bajar por la fuente de la Solsida. Esta vez seguiremos la pista hasta el collado del Pouet, para bajar por la cara oeste.

En el collado del Pouet (883 m.) encontramos este poste multidireccional. seguiremos dirección a la Font del Molí.

La pista transcurre entre pinos. En un punto termina y aparece una senda que baja ligeramente y que tiene una barandilla de madera. Nos lleva al refugio de José Manuel Vera.
Exterior del Refugio de José Manuel Vera, construido por el Centro Excursionista de Alicante en 1979. No presenta un buen aspecto.

Su interior no parece muy acogedor. Necesitaría un buen lavado de cara.

Seguimos por la senda, un tanto desolada por la falta de arbolado debido al incendio de 2009 que asoló la zona. Aún así, la panorámica y el paisaje valen la pena.



 Paredes dels Castellets.

Desde la cara oeste del Puig Campana, vemos la brecha de Roland. Según la leyenda, el pedazo de roca que falta después del espadazo, cayó al mar ocasionando el islote de Benidorm.

La cara oeste nos recuerda mucho a los Encantados, en el lago de San Mauricio.


 Salvando las distancias, por supuesto, los Encantados tienen cierto parecido a la cara oeste del Puig Campana.

Otra paleta direccional nos sigue marcando el camino.

Proximidades de la Font del Molí.

Font del Molí. Fin de ruta.

Sobre las 2,10 h. llegamos al punto de inicio. Han sido 6 horas de marcha, de las cuales 4 horas y media en movimiento y unos 11,600 km de recorrido. Hemos disfrutado mucho. Estamos algo cansados, pero muy satisfechos por todas las emociones vividas. ahora toca relajarnos y reponer fuerzas.
Como colofón a una excepcional ruta, una estupenda comida, como siempre. Una paella de verduras y carne nos esperaba.

Y aquí tenéis la paella. A la izquierda, antes de empezar y a la derecha, pues...después.
Tras la comida, la vuelta a casa y la intención de volver a esta emblemática cima que tantas satisfacciones produce.


Nos despedimos del Puig Campana, que se despide de nosotros cubierto de nubes. Hasta pronto.


Película

Pincha en la foto y accederás a la galería fotográfica.




Entradas relacionadas

24 comentarios:

  1. Hola Emilio.

    Que casualidad, ayer cenando con el grupo comentábamos que la semana pasada hizo un año que subimos al Puig Campana y rememoramos los buenos momentos que pasamos ese día y lo que nos marcó esta cima.
    Ahora con tu entrada y fotografías pues he rememorado con imágenes todos los comentarios de ayer.
    Una montaña que reúne la esencia del montañismo, además de preciosa, dura, muy dura, no tiene nada que envidiar a algunas ascensiones pirenaicas y con leyenda incluida, como alguna de ellas... pero también es un poco puñetera, en el sentido de regalar vistas del litoral, aunque para no ver Benidorm casi que mejor jejeje, pero eso pasa muy a menudo en todas estas cimas alicantinas tan cercanas a la costa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Dani! Montaña espectacular donde las haya. Es un gozo subirla. Es cierto que es puñetera. Su proximidad a la costa tiene ese coste. Seguiremos intentándolo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. BUENO, EMILIO, PUES OTRA VEZ HABEIS TENIDO MALA SUERTE CON LO DE LAS NUBES, ASÍ QUE, COMO BIEN HAS DICHO, A LA TERCERA TIENE QUE SER LA VENCIDA, Y ESPERO, EN ESA OCASIÓN, SER UNO DE LOS INTEGRANTES DEL GRUPO, QUE, COMO SABEIS, ESTA VEZ NO HE PODIDO ACOMPAÑAROS. DE TODAS FORMAS VEO QUE HABEIS DISFRUTADO DE LO LINDO, QUE ES DE LO QUE SE TRATA, Y HABEIS DADO BUENA CUENTA DE ESA APETITOSA PAELLA, NO ASÍ DE LOS TROZOS DE LIMÓN, JAJAJA.
    UN ABRAZO Y HASTA LA PRÓXIMA.
    RICARDO VIVÓ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Ricardo, como no viniste, te lo perdiste. Otra vez será. Efectivamente, hemos disfrutado la ruta como niños con zapatos nuevos, y eso que cansa un poco, sobre todo, la subida. A ver si nos vemos pronto, señal de que tu pie mejora.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Emilio

    Pasan los años y sigo sin subir a esa roca. Con el calor que hace me da pereza y, en invierno, con lo que acorta el día no me apetece.

    A ver si es verdad eso de.. si Mahoma no va a la montaña....

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Jesús! Deberías pasarte por allí un día de estos, hombre. Eso de no haber subido no te queda bien.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Evidentemente habíais hecho ganas... Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Salomé, había hambre. ¿Se ha notado mucho?.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Dichosas nubes, Emilio. Pero en cada ascensión, las experiencias son distintas... como siempre, has hecho un reportaje muy completo. Las fotos son buenísimas...

    Para mi el Puig Campana es la montaña más bonita de las sierras valencianas. Su ascensión se recuerda siempre... Yo lo habré subido unas 7 veces... Pero ahora, tal como tengo las piernas, tanto esfuerzo continuado no se como responderían...

    Seguro que a la 3ª saldrá todo bien.....

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Luis! Desde luego es una de las subidas más emblemáticas. Necesita de un esfuerzo extra pero la satisfacción que te produce, compensa. Volveremos otra vez a ver si tenemos más suerte con las vistas desde lo alto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Emilio.
    Estupenda crónica de la ruta que pudimos compartir, una vez más...y una vez más, privándonos de poder disfrutar de las vistas hacia el mar.
    ¡Qué le vamos a hacer!....no se si tendré ganas de repetir una tercera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Luis! Como la vez anterior, el Puig Campana nos negó las vistas sobre el litoral, pero lo pasamos bien. Y que no se crea que nos ha vencido. Volveremos a intentarlo ¿no?.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola Emilio
    Buena forma de celebrar ese 2º aniversario en tu blog, subiendo a la cima que yo considero la más dura y montañera de toda la Comunidad Valenciana.

    Mira si es grande el Puig Campana, que no te acaba de dejar ver todas las vistas para que vuelvas a visitarlo otra vez jajaja.

    Yo también he estado ya dos veces y con vistas o sin vistas, seguro que algún día repetiré.

    Un abrazo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Jose! Había que hacer una ruta acorde al aniversario y ¿qué mejor que ésta?. Estupenda y magnífica ruta que te llena plenamente.El Puig Campana no nos deja disfrutar de sus vistas, pero volveremos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. No me extraña que el grupo se redujera, la pedrera seguro que dio que pensar a más de uno. Gran montaña y gran ascensión, este año igual repito.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola Rafa! Va a ser que sí, que esa pedrera asustó a más de uno. Ya sabes que a pesar de su modesta altura, la pendiente brutal la hace especial y las vista no tienen desperdicio. Los que subimos una vez repetimos. Seguro que tú también lo haces.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Estupenda manera de conmemorar tu segundo aniversario en internet Emilio. Hicisteis la misma ruta que nosotros hicimos en Otoño y puedo afirmar que es una pasada de ruta. Tienes que probar a hacerla en otoño , en esa estación los árboles de hoja caduca de la cara oeste forman un paisaje fantástico. Además como tienes que volver para intentar pillar un día despejado jejeje.
    A nosotros nos paso lo mismo con las nubes, parece que esta montaña es un poco tímida pero no pasa nada volveremos solo por subir esa canal ya vale la pena jejeje
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola José Ramón! Tendremos que volver, te haremos caso y repetiremos en otoño. Espero que a la tercera vaya la vencida y veamos el litoral.
      Saludos.

      Eliminar
  11. Esto si que es una manera de celebrar un buen cumpleaños, espero que en el cumpleaños personal no le hagas pasar a la familia por esto...Asi son las montañas cercanas al mar y con altura, que son muy caprichosas con el clima. Y yo te voy a decir el porque de un grupo tan reucido ''selecccion natural'' solo los mas fuertes prevalecen....saludos y gran cronical!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Sugoi! Buena celebración, desde luego y algo selectiva. Pero vale la pena el esfuerzo extra que supone,recompensado con creces con lasatisfacción de haber superado un reto.
      Un abrazo.



      Eliminar
  12. Desde luego que mejor manera de celebrarlo, nada mas y nada menos que el Gegant de Pedra". Y desde luego su desnivel no desmerece a ninguna montaña de mas altura,desde el nivel del mar, las rodillas "chillan". Yo también subí por
    la Font del Molí y por la pedrera....era diciembre, salió un dia de calor alucinante....sudé lo mio pero la recompensa fué increible!. Me da pena ver el Refugio J.Manuel Vera así de abandonado...en fin, lo de siempre!.
    La pena fueron las nubes eh?. bueno como no se va a mover de ahí....a la próxima..!. Muy buenas fotos Emilio!!.
    Salud.!

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola Anuxa! El Puig Campana es un rutón que merece la pena subir.La vistas desde la pedrera impresionan. Desde el geodésico me las imagino porque en dos ocasiones subidas, no hemos podido tener una vista nítida debido a las nubes. A la tercera...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Hola Emilio, no podías haber elegido mejor para el arranque del tercer año en la blogosfera. Una emblematica roca que a todos nos ha marcado en nuestros inicios montañeros y que de vez en cuando hay que refrescar para no olvidar su grandeza....y dureza.
    Por cierto, como os comisteis la paella si quitar los limones? jajaja...muy bueno..
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Álex! Es una montaña que atrae y te reta. Es una cita obligada del senderista.
      Un abrazo.

      Eliminar