Seguidores

lunes, 13 de mayo de 2013

CIRAT: SALTO DE LA NOVIA-MIRADOR DE LA NOGUERICA (11/5/2013)

Uno de los rincones del Alto Mijares que nos gusta visitar repetidamente y no nos cansa, se encuentra en Cirat y es concretamente el Salto de la Novia. Este enclave tiene un duende especial que impregna el lugar dotándole de una magia que nos envuelve e hipnotiza. Hemos vuelto seis meses después de la anterior visita. Hemos sentido la misma emoción que entonces y hemos permanecido embebidos de tanta belleza durante unos instantes eternos que nos han llenado de paz y emoción. Por si esto era poco, hemos aprovechado la ruta para subir al mirador de la Noguerica desde el que nos hemos extasiado con la visión del Valle del Mijares desde esta atalaya privilegiada.



Nuevamente, el punto de partida de esta preciosa ruta ha sido el albergue rural Jaramacil , regentado por nuestro amigo Carlos Ríos (Tío Charly), que volvería a ejercer de Cicerone, guiando la ruta y preparándonos unas estupenda comida como colofón de la misma. A esta labor ayudaría también Herminia, que siendo de Cirat, conoce perfectamente la ruta. Desde aquí agradecemos su colaboración.
La ruta es circular de algo más de 13 kms. y recorre, como dije en la presentación, dos lugares emblemáticos de este bonito pueblo del Alto MIjares: El Salto de la Novia y el mirador de la Noguerica. La ruta presenta escasas marcas, dispone de postes de dirección y se puede seguir sin mucha dificultad. Encontramos en el recorrido las fuentes del Piojo, de Torres y la Jarica. De las tres, la de Torres es la que permite cargar agua a poco más de a mitad de recorrido.


En esta ocasión nos reunimos un numeroso grupo de la más variada procedencia: Zaragoza,Huesca,Barcelona,Onda (Juanjo Carrasco),Ribesalbes (Pascual Vicent Albalat),Valencia,Picaña,Torrent y Cirat. 
Aquí posamos animosos para la posteridad antes de iniciar la ruta.

Sobre las nueve menos cuarto partimos por la calle Rafael Edo, pasamos por la Plaza Mayor y buscamos la travesía de San Antonio para ir saliendo del pueblo hacia el sur.

 El grupo caminando animoso.


Pasamos por el monumento más representativo de Cirat: La torre del Conde de Cirat, junto a lo que queda del antiguo palacio de los Condes de Cirat.

También pasamos por esta bonita plaza junto a la plaza mayor con esta original fuente.

El grupo enfilando las últimas callejas del pueblo.

En las afueras de Cirat, los ruinosos corrales desafían al tiempo y persisten en su intento de mantener en la memoria de los hombres la dura vida del medio rural de hace no muchos años.

El campo nos muestra su mejor imagen primaveral. Es un gozo respirar y pasear en este entorno.

A 10 min. de la salida encontramos este poste direccional que vamos a seguir.

Salimos de la pista por la que veníamos y cogemos un sendero, empedrado en muchos tramos, que asciende suavemente entre pinos y campos de cultivo abandonados.

La senda asciende suave .

El antiguo empedrado aflora en muchos tramos de la senda.

Carlos a la cabeza, dirige el grupo.


La senda llega a un pequeño llano enlosado de grandes piedras. Allí encontramos un segundo poste. Nos desviaremos de nuestro camino para dirigirnos a los restos del castillo de Cirat.

Una senda bastante bien definida nos va acercando a los restos del castillo.
 
 
Llegamos a los pies de lo que parecen los restos de una torre. Desde su base, podemos subir por una senda vertical que nos deja arriba en un minuto. Si preferimos una subida más suave y progresiva, nos desviamos por la izquierda rodeando la torre y llegaremos igual a la parte de arriba.

En la parte de arriba, apenas quedan restos. Éstos se limitan a lo que parece el aljibe y poco más junto con la base de la torre por la que accedimos. El castillo se encuentra a algo más de 500  m. 

Restos de la cisterna o aljibe del castillo.

La cara este del castillo da al barranco de las Salinas, cuyas altas paredes hacían inaccesible el castillo por aquí. Desde este punto tenemos una buena visión del barranco, al que vimos con bastante agua.
Lecho del barranco de las Salinas a los pies del castillo de Cirat.

Desde esta atalaya, el profundo tajo del barranco se muestra como veis en la foto.

Hacia el oeste, la cima del Magraile también es visible.

Aprovechando el momento y el lugar Juanjo Carrasco (del excelente blog Caminatasalas8) nos ilustró sobre hechos de la vida y obras de Zeit Abu Zeit, último rey musulmán de Valencia.


Los alumnos atendiendo al maestro.

Tras la visita a los restos del Castillo, volvemos a la senda que lleva al Salto de la Novia, nuestro siguiente objetivo. Esta senda muestra tramos verdaderamente bonitos, como el zig-zag de la foto inferior.
Descendemos por la senda que nos llevará a cruzar el barranco de la Losa, subsidiario del de Las Salinas.

En el punto de cruce del barranco encontramos la fuente del Piojo, que como veis en la foto, nace debajo de esta gran roca, derramando sus  aguas al barranco de la Losa.

El cauce del barranco continúa su camino hasta desembocar en el de las Salinas.

El componente del grupo que más kms. hizo: Martes, la perra de Carlos.

La senda pasa por una frondosa zona de huertas abandonadas trabajadas en su día por los moradores de esta masía ahora en ruinas en la partida denominada la Huertica.

 Los olivos de este rincón presentan sus ramas cubiertas de líquenes, que evidencian un microclima especial y dotan a los árboles de un original aspecto.

Seguimos camino del Salto de Novia y vemos las altas paredes que perfilan el cauce del barranco.

Tras un tramo de pista, llegamos a un rincón con una mesa de madera y un banco junto a un gran pino. En este lugar encontramos la senda que nos lleva hasta el Salto de la Novia. Está indicada con una paleta. Esta senda está acondicionada con una barandilla de madera.

Unos pocos metros y llegamos a esta maravilla de la naturaleza que es el Salto de la Novia. Su verdor atestigua que el agua aquí suele ser abundante, aunque en periodos de sequía extrema, el caudal disminuye mucho. Así mismo, el sol penetra poco en esta olla que el terreno forma en el cauce del barranco de las Salinas. Tengo que decir,  que algunos miembros del grupo no pudieron resistirse al embrujo de este lugar y se bañaron.
Tras un buen rato disfrutando de este idílico entorno, volvemos sobre nuestros pasos y seguimos la pista hacia la derecha que nos llevará hasta el mirador del Salto de la Novia, privilegiado balcón sobre esta bonita cascada.

Poste indicador del Mirador del Salto de la Novia. Descendemos unos peldaños hechos con traviesas de tren y accedemos a un mirador con un barandal de madera desde el que podemos ver este bonito rincón con una vista más aérea.

El Salto de la novia desde el Mirador: espectacular. Apreciamos una pequeña cascada en la parte superior que forma también otra pequeña poza que vierte sus aguas en la inferior.

El grupo aprovecha para descansar y almorzar.

El almuerzo es uno de los momentos más esperados.

Así mismo, este momento es para intercambio de pareceres.

Tras el almuerzo seguimos nuestro camino siguiendo la pista hacia la derecha que nos llevará hasta el alto de la Noguerica, donde encontraremos los restos de la masía del mismo nombre. La pista va ascendiendo de forma gradual entre campos de cultivo abandonados.

En nuestro camino, pasamos junto al mas de las Salinas, desde donde se administraba la sal que se obtenía con las aguas de este barranco.

Llegamos a este cruce donde hemos de seguir la dirección hacia Fuente Torres.

A pocos metros del poste encontramos a la izquierda del camino, la bajada a Fuente Torres. Aprovechamos para cargar agua y hacernos una foto.

 
Siguiendo la pista, entre la pinada, vemos la montaña partida, que espero sea objetivo de una próxima ruta por Cirat.

Entre pinos nos dirigimos hacia el alto de la Noguerica.

Restos del mas de la Noguerica (710 M.).

Junto a la masía encontramos este poste que nos guía hacia nuestro próximo objetivo.

Desde este punto, obtenemos preciosas vistas del valle del Mijares.

El grupo dirigiéndose hacia el mirador.

Nos desviamos unos pocos metros a la izquierda del camino para asomarnos a este mirador natural en el que hemos de extremar las precauciones, dada la altura del mismo y la falta de protección o barrera que tiene el balcón.Estamos a la máxima altura de la ruta, casi 800 m. de altitud.

Excelentes vistas sobre las cimas casi gemelas del Campero (915 m.)

Cirat estirado tomando el sol junto al río Mijares.

Valle del Mijares desde el mirador de la Noguerica.

Arañuel desde el mirador de la Noguerica.

Verticales y abruptas paredes del macizo de la Noguerica.

El Magraile y el Cabezo de la Cruces al fondo.
 Desandamos de nuevo nuestros pasos hasta encontrar junto al camino este hito de piedras que marca la senda que nos bajará hasta la Jarica, acortando la distancia que tendríamos que recorrer si siguiéramos por la pista.
Nos desviamos por esta bonita senda hasta la Jarica.

La senda, bastante limpia, tiene bonitos tramos como la "ese" de la foto.


La senda desemboca en una pista, que ya sin pérdida posible nos devuelve a Cirat, si bien antes entraremos un poco al Barranco de las Salinas para ver algunas de sus pozas.
Junto a la pista encontramos la Fuente de la Jarica, medio escondida por los helechos y la 
vegetación.

La pista desciende hasta Cirat.

Pilón de Royas. 
Este pilón marca el paso por este lugar del Camino Real de Aragón.

El Mijares serpenteando por el valle.

El bastón de Carlos señalando el Campero. Cirat a sus pies.

La pista desciende para cruzar el barranco de las Salinas antes de entrar en Cirat. Nos desviamos en este poste, para introducirnos unos centenares de metros para ver algunas de las pozas  que se forman en el cauce del barranco.

Algunos compañeros aprovechan para refrescarse los pies.

La vista de las pozas nos relaja y tranquiliza.

El cielo se está empezando a encapotar y empiezan a caer las primeras gotas. Se hace preciso aligerar el paso un poco.

Desde la pista, aún vemos el pozo Negro en el cauce del barranco. El agua sigue su curso dirección al cercano Mijares, al que cederá sus aguas.

Entramos en Cirat sobre las 2,30 de la tarde, tras unas cinco horas y media de ruta de las cuales tres cincuenta fueron en movimiento. A continuación comimos en el albergue rural Jaramacil, donde Mari nos cocinó una fideuá para chuparse los dedos.


Buen ambiente y animación en la comida.



Mari, la mujer de Carlos, nos cocinó la fideuá que veis en la foto y de postre el apfel strudel con el que endulzamos la jornada. Gracias a ella y a klara y Marhia , sus hijas, que junto a su cuñada Encarna ayudaron para que todo saliera estupendamente.


Tras casi cuatro horas de sobremesa, acabamos esta estupenda jornada de senderismo. El cielo encapotado amenazaba lluvia (y llovió), pero nos daba igual. Habíamos pasado una excelente jornada de senderismo que nos quedaría en nuestra mente durante mucho tiempo.


Galería fotográfica (pinchar en la foto)



26 comentarios:

  1. Magnifico Emilio! que pena no haber podido acompañaros, pero el deber es el deber....cuando quieras hacerla Piedra Partida y ver los Tejos, avisame!

    Ais si la gente de Cirat se diera cuenta de lo que ha supuesto el senderismo para el pueblo, exigiría mayor responsabilidad a sus gobernantes....
    Poc a poc!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Jose! Una pena que no puedieras venir. A ver si podemos en la próxima, que bien podría ser la Piedra Partida.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Emilio!

    Buen grupo de gentes os juntásteis.

    Seguramente nosotros también repitamos la ruta y, creo que voloveremso a hacerla en verano, para volver a probar las gélidas aguas del Salto de la Novia y para refrescarnos en Las Salinas al finalizar la ruta

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Jesús! Es una ruta para repetir. Seguro que en el verano no da tanta impresión meterse en la fresca agua del Salto.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Hola Emilio:
    Una crónica espectacular, me ha encantado. Gracias a vosotros por venir a disfrutar de los parajes que tenemos en Cirat y hacer esta entrada.
    Un saludo
    Herminia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Herminia! Fue un placer compartir la ruta con todos vosotros y muy de agradecer que nos acompañaras. Hasta otra.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Hola Emilio.

    Buen grupo os juntasteis para volver a disfrutar de Cirat y sus parajes, el rmojón en el Salto de la Novia y en las Salinas son dos opciones para este caluroso verano que nos espera.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Dani! Desde luego que para el verano es ideal, siempre y cuando haya agua.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Con el calor que hace, dan ganas de emular a la novia y pegarse un buen chapuzón, eso si, sin el inmaculado traje.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Rafa! Vayq que sí, las cristalinas aguas incitan al baño, aunque quizás su temperatura no lo haga tanto. Es cuestión de intentarlo.
      Un saludo.

      Eliminar
  6. Soberbio grupo Emilio, el que os reunisteis y preciosos parajes los de Cirat, a los que me encantaría volver más de lo que lo hago.
    Lo de la buena comida ya es una gran tradición para vosotros, os tendré que consultar cada vez que me mueva por ahí jaja...Envidia sana tengo al ver esa paella llena de gambas....
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Álex! Preciosa ruta como tú bien conoces. Seguro que repites. En cuanto a las comidas, intentamos conocer bien la zona donde vamos, incluidos los restaurantes, ja,ja,ja.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola Emilio! Como siempre la descripción de la ruta, ilustrada con las fotografías es de nota, ayuda a recordar el día tan agradable que pasamos. Nos vemos en la próxima. Un saludo. Pepa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Pepa! gracias por tus palabras. Lo pasamo muy bien, como siempre. La naturaleza es muy agradecida. Nos vemos en la siguiente.
      Un saludo para los dos.

      Eliminar
  8. Hola Emilio
    De nuevo con un amplio grupo senderista en una zona que da mucho de sí y que a todos los que por allí alguna vez hemos pasado nos ha dejado bien contentos.

    Además llegar al Salto de la Novia y encontrarlo en estas condiciones de agua eso ya es el 50% de la ruta. Aunque para un chapuzón pienso que aun estará algo fresquita...

    Un abrazo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Jose! Como bien conoces, esta es una de esas rutas que a vosotros os gustan para estos calores que vienen. Pues nada, a repetirla. La excelente compañía ayudó a que la jornada fuera redonda.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Bien, ha crecido mucho el caudal de agua desde el fatidico vernao del año pasado, este año va a molar repetir al ruta otra vez, increibles fotos y como veo a casi todos nos pillo la lluvia por la tarde, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Andrés! El barranco presentaba un buen aspecto. En general, la montaña está mejor que el año pasado. Es agua y la nieve caída han contribuido a ello, por lo que nos alegramos mucho. Así disfrutamos más la naturaleza.
      Saludos.

      Eliminar
  10. Hola Emilio.
    Tanto la descripción de la ruta como las fotos, fantásticas. La verdad es que ha sido un verdadero placer haber podido hacer la ruta con vosotros. Lo pasamos genial.
    Un saludo
    Carlos y María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Me alegro que lo pasaráis bien. Ahora a disfrutar de la siguiente. Seguro que lo hacemos.
      Un saludos a los dos.

      Eliminar
  11. Hola Emilio,

    Bonita y encantadora ruta que como tu bien dices no te cansas de repetir, y más con las fartadas que os pegáis jajaja......me da risa por que nosotros hacemos igual.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Simón! La ruta estupenda. Ahora para el tiempo que viene, mejor. En cuanto a las comidas, como he dicho a Álex,intentamos conocer bien la zona en todos los sentidos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Bonita ruta Emilio doy fe de ello, el año pasado la hicimos de la mano de José Tomás y quedamos encantados con la ruta , los paisajes y con el chapuzón que nos dimos en el barranco de las Salinas. Cirat es un lugar que estamos descubriendo desde hace poco , hemos echo dos rutas estupendas por allí y seguro que volvemos este verano.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola José Ramón! conociendo la ruta ya debes saber lo que disfrutamos. Lo cierto es que es una zona que da mucho de sí. Hay que aprovecharlo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Espectaculares fotografías, me gustan las vistas hacia El Campero!, las pozas
    preciosas, yo la hice hace bastantes años, y este verano sería una buena opción
    (por el baño también...). Que curiosos los olivos cubiertos de líquenes....caprichoso el clima y la orientación de ellos, claro. Menudo tesoros.....hay que mimar mucho nuestro entorno. Me ha encantado tu crónica!
    Salúd Emilio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Anuxa! Te gustaría recordar la ruta y más ahora que tenía bastante agua y lucía muy bien.Ya sabes. Anímate.
      Saludos.

      Eliminar