Seguidores

domingo, 5 de mayo de 2013

ALPUENTE: VIAJE AL PASADO (4/5/2013)

Esta semana compartíamos ruta con nuestros amigos de Alboraya y lo hicimos en la medieval villa de Alpuente, importante en todas las épocas por su ubicación en zona fronteriza. No en vano linda con las provincias de Teruel (al norte) y Cuenca (al oeste), provincias ambas muy cercanas a esta villa , que incluso fue uno de los Reinos de Taifas en que se dividió el califato de Córdoba en el S. XI, lo cual demuestra también su importancia. Pero nuestro objetivo no era comprobar in situ la belleza de esta villa (que también), sino su privilegiado entorno natural, en el que visitaríamos la hoz de Alpuente y subiríamos a la cima del Cabezo (1298 m). Vamos, pues, a visitar estos bonitos parajes serranos.



Entramos a Alpuente por su parte norte y nos concentramos en el Restaurante "La Hoz" donde comeríamos después.Desde aquí comezaríamos la ruta circular de unos 12 kms. que nos llevaría primero a recorrer y maravillarnos con la belleza natural de la hoz que forma el barranco del Reguero a su paso por Alpuente y subiríamos después al cercano pico del Cabezo (1298 m.) desde cuyo vértice geodésico divisaríamos todo el término de Alpuente en un radio de 360º.

Nuestra ruta de hoy transcurre prácticamente en su totalidad por un tramo del GR 37 a su paso por Alpuente. Este GR recorre la Serranía uniendo las poblaciones de Alpuente, La Yesa, La Cuevarruz, La Torre, Losilla de Aras, Aras de los Olmos, Baldovar y Las Eras, con una distancia de 65 kms. Nosotros recorreremos dos ramales de ese GR a su paso por Alpuente y que forman un completo recorrido circular. Un índice que habla de la belleza de los parajes que vamos a recorrer, es el hecho de que realicé casi 500 fotografías, un número muy alto comparado con las que suelo hacer normalmente (unas 200 aproximadamente).


 Ermita de la Purísima. Junto a esta sencilla ermita dejamos los coches.

 Foto de grupo antes del inicio.

Emprendemos el camino por la carretera en dirección a Alpuente. Este primer contacto con la zona ya nos muestra elementos que preludian todo lo que vamos a ver después.

 Caminamos junto a la carretera en dirección a Alpuente.

 Antes de llegar a Alpuente nos desviaremos por un camino a la izquierda que nos irá bajando hacia las huertas medievales que rodean la localidad. Desde el desvío, vemos esta bonita estampa de la población, ubicada en el collado que hay entre la montaña del Castillo (izquierda) y la de San Cristóbal (derecha) y a una altitud cercana a los 1000 m.

 En este punto comenzamos a descender hacia las huertas.

 Pasamos junto a este lavadero, ya en desuso, que junto a otros dos que aún se utilizan, formaban parte de la red de lavaderos de la localidad. Éste en concreto se utilizaría para lavar la ropa de personas enfermas, según nos informaría Maite, guía local que por la tarde nos enseñó el pueblo. Los otros dos se emplearían para los utensilios de cocina uno y el otro para la colada normal.

 El camino se convierte en senda y desciende hacia el barranco.

 A medida que vamos descendiendo vemos el inmenso tajo que el barranco ha hecho en el transcurso de los siglos.

 Según bajamos, el profundo corte nos impresiona más.

 La senda zigzaguea para buscar el barranco. Extremamos las precauciones para no resbalar

 A medio descenso ya nos encontramos con la espectacularidad de este profundo tajo, con altísimas paredes.

Nos salimos unos metros de la senda hacia la izquierda para acercarnos a ver de cerca este impresionante corte y la pequeña cascada que se forma allí.

 A medida que nos acercamos al enclave nos percatamos de su belleza.

 El agua corretea por el cauce del barranco y forma caprichosas cascadas.

 Marca del GR que nos guía durante el recorrido. Desde aquí contempla impasible el correr del agua por el cauce.

 Ya tenemos frente a nosotros el estrecho cauce que forma el Reguero en este punto.


 El agua resbala por estos escalones que forma la roca, produciendo esta bonita cascada.

 Regresamos a la senda y seguimos ahora descendiendo hacia el cauce, que cruzaremos un poco más adelante. Si volvemos la cabeza, contemplamos la espectacularidad del lugar.

 Frente a nosotros, la senda que llevaremos una vez cruzado el cauce.

 Cruzamos el cauce junto a esta poza, en el fondo de la hoz.

 Empezamos a ascender por una bonita senda que ahora nos lleva por el otro lado del barranco y rodea la villa de Alpuente, formando un semicírculo u hoz.

 Frente a nosotros la montaña del castillo, que desde esta parte es inexpugnable.

 La senda es bastante aérea y nos ofrece excelentes vistas de la hoz. Este tramo nos recuerda a otros similares como el Cañón del Júcar o la rambla Argongeña.

 Cuando la hoz se abre al valle, podemos ver el altiplano, vestido de verdes y ocres: precioso. En la foto, la aldea de Campo de Abajo. Alpuente lo forman, además de la villa, multitud de aldeas, diez de ellas habitadas durante todo el año. Otras se utilizan como segunda residencia y ocho están ya deshabitadas.

 La Hortichuela es una de las ocho aldeas deshabitadas de Alpuente. Más tarde pasaremos por allí de vuelta a Alpuente.

 El último tramo de senda es muy espectacular y nos lleva a una meseta donde proseguiremos por una pista forestal.

 Nos reagrupamos y tomamos aliento tras la subida.

 Ahora caminaremos unos centenares de metros por esta bonita pista.

 A nuestra derecha ya aparece nuestro siguiente objetivo. En primer plano el Cabezo Chico (1253 m) y detrás su hermano mayor, el Cabezo (1298 m.). La perspectiva nos engaña y nos hace creer que esta primera cima es mayor que la de atrás, pero no es así. El vértice geodésico está en el de atrás.

 Desde esta pista, que transcurre por un altiplano, vemos también las antenas del Remedio de Chelva.

 En este punto vamos a dejar la pista para dirigirnos a la Fuente de los Gamellones, donde almorzaremos. La fuente está a unos escasos doscientos metros.

 Poste indicador del lugar. 
Algo menos de dos horas nos ha costado llegar hasta aquí.

 Fuente de los Gamellones. 
El agua cae en un largo abrevadero. Nos encontramos a unos 1100 m.

 Esperado momento del almuerzo.

 Aprovechamos para intercambiar alimentos y opiniones.

Media hora de almuerzo y retomamos la ruta. Hemos de volver a la pista para proseguir por ella.

 La pista transcurre por un bonito entorno natural.


Pasamos junto a este corral en ruinas, restos de una actividad ya casi extinguida en la zona.

Continuaremos andando como medio km con cuidado de no pasarnos el desvío de la senda que nos conducirá hasta el vértice del Cabezo. No todo el grupo subirá. La mayoría continuará camino hacia Alpuente.

 Aquí comienza la senda (no marcada) de ascenso al Cabezo.Una imperceptible hito de piedras a la izquierda marca el inicio. La senda nos conducirá en muy poco tiempo a la cima, salvando unos 300 m de desnivel, lo que hace que la pendiente sea un poco fuerte.

 El primer tramo de esta senda se sigue con facilidad, aún cuando no existe ninguna marca. Transcurre junto a una pequeña vaguada, por la que seguiremos siempre por la izquierda, sin cruzar a la otra parte en ningún momento. Hemos de dirigirnos siempre hacia nuestra izquierda, dirección a un collado entre los dos Cabezos.

 En un momento del recorrido, la senda pierde su evidencia y llegamos a una zona replantada de pinos. A partir de aquí seguiremos un poco intuitivamente hacia la cima por donde mejor nos parezca.

 Hacemos algunas paradas para retomar aire y contemplar el paisaje, que ya desde aquí es fabuloso. El altiplano y al fondo las cimas aún nevadas de Javalambre

 Un elevado porcentaje de los plantones está en el suelo y la mayoría de ellos no han cogido.

Unos cuarenta y cinco minutos nos ha costado llegar a la cima desde el inicio de la senda. Ahora toca disfrutar del excelente paisaje que esta privilegiada atalaya nos brinda.
 No puede faltar la foto en el vértice del Cabezo. De izq. a der. Paco, José Esteban, Rafa, Enrique. Sentado, servidor.

Vértice del Cabezo.

Cumbres nevadas del Javalambre (al norte).

 La Yesa desde las alturas del Cabezo (hacia el este).


 Campo de Arriba y Campo de Abajo (al oeste)


 Alpuente descendiendo del Cabezo.

Después de disfrutar de las vistas descendimos de nuevo a la pista. Seguimos por ella hasta la fuente del Cabezo, a los pies del Cabezo Chico.

 Seguimos nuestro camino por la pista, entre pinos.

 Junto al camino encontramos la fuente del Cabezo, donde nos aproviosionamos de agua.


 Al poco de salir de la fuente, dejamos el camino y cogemos este senderillo.

 Enseguida encontramos esta caseta de ladrillo y nos desviamos a la derecha. Vemos la marca del GR en el árbol.

 La senda sale a un camino que ya no dejaremos, pasaremos por la aldea abandonada de la Hortichuela y enfilaremos una fuerte subida hasta Alpuente para terminar la ruta. Ahora ya tenemos frente a nosotros esta bonita imagen de la villa ,que no abandonaremos, y que nos servirá de guía.


 La primavera ha vestido ya los campos con su variedad de verdes, salpicado de rojos, blancos y amarillos de las florecillas silvestres. 

 Las florecillas alegran los campos. 
Sus vistosos colores rompen la uniformidad del verde de la hierba.

 Aldea de la Hortichuela

 Las ruinas de esta aldea ponen al descubierto la sencillez de las construcciones y de los materiales empleados.

 La piedra el barro y la madera de sabina son los principales materiales constructivos de estas rústicas viviendas.

 El camino empieza a subir hacia Alpuente y lo hará pasando por lo que fueron las eras. Algunas de ellas ya están en ruinas. Otras están mejor conservadas. De un antiguo corral aún se conserva este sencillo arco.

 El abandono del campo trae consigo la ruina de corrales y pajares, como el de la foto.


 Una de las eras antes de acceder al pueblo.

 Justo a la entrada de Alpuente había una cruz de Término municipal, hoy desaparecida, que ha sido sustituida por la de la foto.

 Y ya enfilamos la última rampa antes de entrar en la Villa.
Hemos de cruzar toda la población hasta el lugar donde dejamos los coches. El recorrido por el pueblo es muy agradable ya que presenta rincones muy pintorescos y edificios históricos.

La fuente de San Cristóbal recibe a los caminantes a la entrada de Alpuente.

Sobre las dos de la tarde dimos por finalizada la ruta, tras cinco horas de marcha. Ahora tocaba reponer fuerzas comiendo en el restaurante "La hoz", donde degustamos una olla Serrana y bacalao o pollo según comensales.

 
 El buen ambiente reina en las comidas.




Deliciosa olla serrana típica de Alpuente y un riquísimo bacalao ayudaron a recuperar parte de las fuerzas gastadas en la ruta.





No faltó el aspecto cultural de la ruta. Por la tarde, Maite, guía turística local nos llevó a los edificios y lugares más emblemáticos de Alpuente, contándonos muchas cosas de la historia de este bonito pueblo medieval de la Serranía. Desde aquí le damos las gracias por las excelentes explicaciones que nos dio.

 Vista de Alpuente. 
Iglesia Arciprestal de Ntra. Sra. de la Piedad.

 Mural cerámico en una plaza de Alpuente, mostrando lugares y costumbres típicas del pueblo.

 Parte posterior de la Torre de la Aljama, entrada al recinto amurallado cuando existía.

 Maite dando explicaciones al grupo en la Torre de la Aljama, sede del Ayuntamiento hasta hace muy poco.Fue la principal entrada al recinto amurallado.

 Techos del salón donde se llegaron a celebrar Cortes del Reino de Valencia en dos ocasiones.

 Salón consistorial adosado a la torre en el S. XVI, decorado con artesonado.

La ruta cultural incluye también la entrada al museo etnológico, situado en el antiguo horno del pueblo. En él se encontraba un extenso número de instrumentos y herramientas utilizados antiguamente para diferentes usos y que la guía nos fue explicando detenidamente.

Otro elemento importante de Alpuente es el de los valiosos restos fósiles de dinosaurio encontrados en el término. Ello ha dado lugar a la creación en la localidad de un aula de preparación paleontológica y un museo Paleontológico, que también visitamos.

 El aula de Preparación Paleontológica se encuentra situada en las antiguas escuelas. Se creó en 2001 para funcionar como laboratorio de paleontología. Parece ser, según la guía, que la crisis también ha llegado hasta aquí y en estos momentos el proyecto está parado por falta de subvenciones. Una pena.

 Interior del aula. Aquí se limpian y reconstruyen los restos óseos encontrados en el término. Aquí se puede ver el proceso utilizado desde el hallazgo de los restos, hasta su exposición.

Para finalizar el recorrido, visitamos el Museo Paleontológico, situado en la antigua ermita de Santa Bárbara. La visita se inicia con un didáctico documental sobre el tipo de fósiles encontrados en la zona, como se produce el proceso de fosilización o como se realiza una excavación paleontológica. A continuación estuvimos mirando los restos de un gran dinosaurio así como otros restos fósiles encontrados.

 El museo contiene interesantes restos fósiles.

Para finalizar, nos desplazamos a unos 8 km de Alpuente, concretamente a Corcolilla, para ver in situ un yacimiento con huellas de dinosaurios declarado como Bien de Interés Cultural en el año 2006. El yacimiento está al aire libre, aunque bien acondicionado y puede ser visitado libremente. Tiene fácil acceso ya que se encuentra situado al lado de la carretera y con un amplio aparcamiento.
Con esta visita dimos por terminada la jornada, que como veis dio mucho de sí.

Huellas de Dinosaurio en el yacimiento de Corcolilla.

Resumiendo, bonita ruta de unos 12 km de recorrido y unas 5 horas en total, de las cuales 3,56 en movimiento. Encontramos dos fuentes durante el recorrido donde se pueden rellenar las cantimploras. Podemos completar el día concertando una visita turística a Alpuente, que no nos defraudará.


Galería fotográfica.


Película


                                    

22 comentarios:

  1. Parajes familiares...uno de los tramos mas bonitos de GR-37 sin lugar a dudas...ya que el GR-37 tiene un tramo muy largo que va por pista en mitad de viñedos y se hace pesado, . Quedan lejos estos parajes de aquella vez que estuve en la Hortichuela a 40 grados....vaya tela. Habeis tenido suerte con el vertice con las vistas que habeis tenido, saludos y hasta la proximma cronica!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Andrés! Si conoces la zona ya no hay más que comentar. La hoz es un lugar impresonante y las vistas desde el Cabezo también. Y aunque el GR 37 dices que tiene un largo tramo por pista, lo vamos a estudiar para hacerlo en algún hueco.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. No me extraña que hicieras tantas fotos, Emilio. Conozco la ruta y es preciosa. Y nos la muestras con textos y fotos preciosas. Y Alpuente es una gozada de villa. Y si llevabais guía, mejor que mejor... Admirable como organizais las rutas y la cantidad de amigos que se apuntan.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Luis! La zonoa, como dices, es preciosa. Lástima de no poder colgar todas las fotos.Y Alpuente, un pueblo de esos con encanto e historia. En cuanto al grupo, en ocasiones nos juntamos muchos, según rutas y disfrutamos de lo lindo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Emilio, otra preciosidad de ruta la que nos traes. Que envidia esas hoces, me encantan. Gran entrada la que nos dejas. Por cierto has publicado la entrada de los 2 años porque a mi me poné que la págima no existe, de todas formas desde aquí enhorabuena por esos dos años y gracias por compartir tantas cosas con nosotros.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Toni!La verdad es que ese tramo del barranco es espectacular. En ese tajo, las paredes alcanzan gran altura e impresiona mucho. En cuanto al segundo aniversario, todavía no se ha cumplido. Es a final de mes, pero realicé un ensayo y erré el botón (en lugar de "vista previa" pulsé "publicar" y aunque lo quité al instante, ya salió publicado). En su momento, colgaré la entrada definitiva.
      Nos vemos en el Camino.

      Eliminar
  4. Hola Emilio.

    Bonito pueblo Alpuente, ese estrecho del principio de la ruta es una preciosidad.
    Me encantan estas rutas que te transportan al pasado y luego con la visita cultural tuvisteis un día muy completo.

    ¿500 fotos?, menos mal, pensaba que era el único que hacía tantas jejeje.

    Por cierto, lo mismo que te dice Toni, no pude ver la entrada del segundo aniversario, aprovecho ahora para felicitarte por ello, darte las gracias por compartir estas rutas con nosotros y que sigamos muchos años más caminando hacia las alturas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Dani! Me imagino que entre esas altas paredes del estrecho impresionará más. Te imagino con tus neoprenos y tus cuerdas por dentro de ese barranco. En cuanto a la entrada del 2º aniversario, realmente no ha existido nunca ya que aún no se ha producido el mismo. Como explico a Toni, fue una prueba y equivoqué el botón. Luego ya no pude hacer nada.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Emilio
    Preciosa!!! tengo amigos en Alpuente y en La Yesa y conozco los dos pueblos pero nunca he realizado ninguna ruta por allí, aunque si que me lo han aconsejado, ahora después de ver todo este recital tuyo, ya tengo claro que no me lo puedo perder.

    Un abrazo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Jose! Pues ya sabes, a rutear por Alpuente. Seguro que no te defrauda.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. ¡Hola Emilio!, preciosa ruta, reuniendo todos los ingredientes,montaña,cascadas, aldeas, fuentes, etc. rematándola con visita cultural, muy completo y extraordinario día pasásteis.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Simón! Preciosa ruta como cuento en la entrada. En cuanto a participación y finalización, al estilo "SimónCorresendas", numerosa y con comida final.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Completísima jornada Emilio, logrado sin duda por tres factores indiscutibles, explosiva naturaleza, rica rica gastronomía y la siempre interesante historia del lugar...Todo ello envuelto por un cuarto elemento, la gratificante y buena compañía, que una vez más ha sido numerosa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Álex! Como bien dices, han coincidido los elementos esenciales para un excelente día de senderismo, como así ha sido.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Hola Emilio!. Que gran reportaje y buena crónica nos muestras. Unas fotos que muestran el esplendor del lugar. Qué paredes, impresionante!. No conozco tampoco Alpuente ( imperdonable), una villa muy bonita, enclavada en un paraiso de sendas, barrancos, murallas naturales, y en fin, etnográficamente hablando, Alpuente es muy interesante. La foto en tono sepia del corral, me encanta!!.Y esa olla serrana, por todos los dioses, que pinta! y después de la caminata, es como subir a las "Alturas". Magnífica entrada. Os quedasteis como cinco mosqueteros en el vértice de El Cabezo". Magnífica entrada.
    Hasta otra!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Anuxa! Cuando puedas pásate por aquí y disfruta de la espectacularidad de la naturaleza en esta comarca. Luego, cómo no, date un homenaje comiendo una olla serrana.
      Saludos.

      Eliminar
  9. Hola Emilio! Vaya Rutón os marcasteis, me han fascinado las instantaneas....una ruta más que apunto en mi agenda, un saludo y aver si nos menos por nuestras queridas tierras del Mijares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Jose! Te gustará la zona, seguro.Busca un día y te acercas. Y como dices, a ver si nos vemos por el Alto MIjares. En breve estaremos por allí.
      Un saludo.

      Eliminar
  10. Hola Emilio:
    Espero que nunca más hables de mi exagerada toma de fotografías en cada caminata, pues, como he leído, esta vez me has ganado la batalla: Nada más ni nada menos que 500 fotografías (¿será porque no fui yo?) jajaja. Ya tuvo que ser buena la ruta para que se te enganchara el dedo en el botón disparador.
    Como siempre, has hecho una bonita y minuciosa crónica, acompañada de tus, cada vez, mejores fotos. Y como siempre disfrutasteis de un esplendoroso día junto a una gran compañía, con la consabida comida y, además, esta vez, con visita guiada por ese, al parecer, precioso pueblo. ¿Quién da más?.
    Un abrazo.
    Ricardo Vivó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Ricardo! Efectivamente, si hubieras venido tú me habrías superado en número de fotos, pero alguien debía ocupar el hueco dejado por ti. Pues, una pena que te perdieras este bonito lugar. A ver si te recuperas y reinicias las caminatas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Vaya Emilio que ruta mas bonita e interesante que habéis echo. El pueblo es un pasada no lo conozco y solo por eso ya vale la pena la ruta. Aunque el barranco y el cabezo ya son de por si suficiente atractivos. Me la apunto
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola José Ramón! Estoy seguro que por el tipo de ruta, disfrutarías haciéndola. No dejes de realizarla cuando tengas un hueco.
      Un abrazo.

      Eliminar