Seguidores

viernes, 3 de agosto de 2012

MONTANEJOS: LA BOJERA (18/7/2012)

Acabadas las etapas de la travesía Carros de Foc, ahora editaré una serie de rutas y recorridos por Montanejos, que siendo de menor envergadura, tienen para mí la misma importancia que la gran travesía vivida en Pirineos: continúa siendo montaña.Estas rutas las he realizado en multitud de ocasiones desde hace muchos años, pero siguen teniendo para mí el encanto del primer día que las realicé. En este caso presentaré la conocida como senda de la Bojera, llamada así por la presencia de este arbusto en parte de su recorrido. Es una ruta circular de unos 7 km que puede recorrerse en unas 3 horas y es perfecta para realizar en una mañana sin prisas. Es ,además, una de las más espectaculares que se pueden realizar en Montanejos, porque parte de su recorrido transcurre por un lateral del barranco de la Maimona, a gran altura, permitiendo unas vistas de este barranco impresionantes. Después se baja para cruzarlo; si el año ha sido lluvioso encontraremos agua en él, pero si el año ha sido tan seco como este último, no encontraremos ni una sola gota. A continuación sube por  el otro lateral del barranco, hasta ir alejándose de él para llegar al Colladillo y desde aquí bajamos de nuevo a Montanejos. En este último tramo podemos contemplar la Fuente de Baños desde lo alto y subir a la Cueva Negra si lo deseamos. Es una ruta de nivel moderado. 




Tríptico de la senda con el perfil de la misma que podéis descargaros en la página de Montanejos.

En esta ocasión realicé la ruta con mi amigo Chema, aprovechando que pasaba unos días de vacaciones en Montanejos y no conocía la zona. Elegí este sendero por lo comentado al inicio: sus vistas espectaculares sobre el barranco y sus elevadas paredes.
Para iniciar la ruta subiremos por la calle de la Guardia Civil, buscando la calle San José. Detrás de ésta buscaremos las referencias de una antena de telefonía y el depósito de agua de la población donde encontraremos las marcas del sendero, que coincide en este primer tramo con el GR 7. 

Chema y un servidor posando en el comienzo de la ruta.

Junto a unas antenas de telefonía encontraremos estas paletas que nos indican el camino.

La senda de herradura asciende con una buena pendiente y al poco rato nos permite contemplar esta vista de Montanejos.

Después de una primera subida, llegamos a un pequeño llano que recorremos entre pinos.

Ascendemos de nuevo por un tramo de fuerte pendiente y grava hasta alcanzar la parte alta de la senda.Desde aquí empezamos a tener vistas espectaculares.

El Morrón de Campos nos contempla y nos invita a subirlo, pero lo haremos en otra ocasión.

En este punto que posamos, la senda da un giro a la izquierda y transcurre pegada a la paredes rocosas que tenemos a nuestra espalda.

En este tramo podemos contemplar el fondo arenoso del barranco. Hace muchos años el lecho no presentaba este aspecto. Era un lecho con bloques de piedra más o menos grandes. Al construirse un poco más abajo una pequeña presa para prevenir las fuertes avenidas que el barranco ha tenido algunas veces, el arrastre de materiales ya no se produce con lo que las arenas que lleva el agua se van depositando hasta mostrar el aspecto arenoso de la actualidad.

En esta foto apreciamos las espectaculares paredes rocosas y la profundidad de este barranco.

En un punto determinado encontramos una de esas casetas que vemos en algunos senderos en las que el senderista puede dejar su firma y opiniones en un cuaderno.Como podéis imaginar se lee de todo.

La senda que seguíamos, sale a una pista. En este cruce, dejaremos el GR 7 que se desvía a la izquierda hacia Montán y cogeremos la pista de la derecha que nos llevará hasta el cauce del barranco siguiendo ahora el PR-VT 126 (Montanejos-Rubielos de Mora).

Pero antes de continuar y puesto que estamos más o menos a mitad del recorrido, hacemos una parada para almorzar.

La pista de bajada transcurre entre pinos y se hace muy llevadera.

Llegamos a este cruce y seguimos la pista de la derecha. La de la izquierda nos llevaría a los Calpes, Puebla de Arenoso, Olba y Rubielos de Mora.

A medida que descendemos hacia el cauce del barranco, la pista se convierte en frondosa senda.

Llegamos al cauce del barranco y encontramos este panorama desolador: ni gota de agua por culpa de la sequía.

 En abril de este año, el mismo punto presentaba este aspecto algo más alentador.

Una vez cruzado el barranco, la senda se eleva de nuevo y transcurre entre pinos que mitigan el calor que ya empieza a notarse.

Llegamos al Colladillo y posamos. Aquí está el desvío de subida al Morrón y a la izquierda la senda de los Estrechos, no hemos de seguir ninguna de las dos. Lo haremos de frente, de bajada hacia Montanejos.

Entre las ramas de los pinos adivinamos la cima del Morrón de Campos.

Poco antes de llegar a la carretera que nos conduce a Montanejos, podemos ver esta vista aérea de la Fuente de Baños, lugar ideal para pegarse un buen baño.

Y como no podía ser de otra manera, la ruta terminó con una cerveza fresquita que tan bien viene en estos tiempos de la canícula veraniega.

8 comentarios:

  1. Expectacular ruta,Emilio. Y muy bonita. El Pirineo es el Pirineo. Pero, aquí, tenemos rutas preciosas, montañas que son escuela de montañismo. Y nos preparan física y anímicamente a superar retos mayores.

    Un abrazo,

    Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Luis!Efectivamente, el Pirineo es el Pirineo, pero lo próximo, lo cercano, es lo nuestro. Aquí pasamos excelentes momentos en la montaña que no hay que despreciar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Emilo.

    Antes que nada darte la enhorabuena por haber completado y disfrutado Carros de Foc y felicitarte por conforme nos lo has narrado ¡¡ gracias por compartir esta travesía con nosotros !!
    Y luego esta ruta por tu querido Montanejos, haces bien en darle la misma o más relevancia que a una ruta pirenaica, hay que saber valorar lo que uno tiene en casa, si señor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Dani! Acabada la travesía pirenaica, regresamos a nuestra casa y seguimos haciendo lo que más nos gusta: pasear por nuestra montaña.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. La Bojera es una reliquia mediterránea que hay que valorar como el Oro! y encima esta en el Alto Mijares, bueno tiene que ser!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola José Tomás! Tú conoces bien el Alto Mijares y sabes que tenemos rincones maravillosos que vale la pena recorrer. Eso es lo que hacemos aprovechando el verano.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Emilio
    Por supuesto que esto también es importante, y tanto que lo es!!!, por aquí es por donde nos movemos día a día y es lo que nos da fuerzas semana tras semana para seguir adelante...

    Después para hacer un extra siempre nos queda también esa zona tan maravillosa que tanto nos gusta del Pirineo.

    Un abrazo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Jose!Muchos hemos visitado el Pirineo este verano, pero ahora regresamos a nuestra zona y aprovechamos para disfrutar de los rincones que por aquí tenemos y que a mi tanto me gustan.
      Un abrazo.

      Eliminar