Seguidores

lunes, 23 de julio de 2012

CARROS DE FOC: 3ª ETAPA:VENTOSA-ESTANY LLONG.


Nos íbamos a enfrentar, sin saberlo, a la etapa más accidentada de todas.Si recordáis de la entrada anterior, hoy nos tocaba atravesar el Coll de Contraix (2748 m.), lugar donde el lunes habían encontrado muerto a Toni Nadal, presentador del tiempo de TV3, accidentado en ese lugar. Recordar también que esa noche hubo tormenta y había estado lloviendo durante gran parte de la misma. La etapa de hoy habría de llevarnos desde Ventosa hasta el refugio de Estany LLong. La noche del día anterior estuvimos debatiendo sobre la oportunidad de cruzar Contraix o no, dadas las circunstancias del tiempo. Después de dar nuestras opiniones, decidimos esperar a la mañana para decidir definitivamente si lo hacíamos o no. Al levantarnos, el cielo no se había despejado del todo. Algunas nubes tapaban la cima de Contraix. El suelo se presentaba muy mojado dada la copiosa lluvia de la noche. Analizada la situación y dado que no teníamos que demostrar nada a nadie, que no tenemos madera de héroes, que tenemos ya una edad en la que nuestro estado físico no es el de hace unos años atrás y escuchando el consejo (sabio) de gente que conocía el paso y que no aconsejaba cruzarlo mojado y ante la posibilidad de que apareciese la niebla, enemigo peligroso en la montaña, decidimos hacer un recorrido alternativo recomendado por los encargados del refugio y otras fuentes consultadas. Esta variante consistía en bajar hasta el embalse de Cavallers y allí tomar un taxi que nos podría dejar a unos 4 km del Estany Llong.


Tomada la decisión, partimos hacia las 7,30 de la mañana en dirección al embalse de Cavallers, descendiendo un precioso y peligroso barranco  (Barranc de les Llastres) dado lo mojado del terreno y como luego se demostraría.

Amanecer incierto en Ventosa.

El Coll y el pico de Contraix, detrás del refugio. Algunas nubes se cernían sobre él.

Por el otro lado parece que tiende a despejarse.

Comenzamos a descender en busca del embalse de Cavallers y lo hacemos junto a este acaudalado torrente.


Bonito y caudaloso torrente que vierte sus heladas aguas en el Estany Negre.

Lo que parecía en un principio que iba a ser una mañana despejada, se tornó en una mañana cerrada y amenazando lluvia.

Al poco tiempo de empezar la ruta vemos como esta nube del centro empieza a subir con rapidez desde el fondo del valle.

Aún podíamos ver algún rebaño de vacas en nuestro camino.

Pero en cuestión de minutos, una densa niebla cubrió todo y nos desorientó durante un buen rato.

Estuvimos perdidos durante un buen rato. La niebla era tan intensa que apenas veíamos a 2 metros.
En este intérvalo de tiempo en el que perdimos el camino, un grupo de cinco senderistas, que habían tomado la misma decisión que nosotros de no atravesar Contraix, se unió a nosotros y dado lo cerrada que se presentaba la niebla, decidieron seguir con nosotros. Al cabo de una hora más o menos, la niebla se levantó bastante y pudimos seguir el camino más fácilmente.

Nuestro grupo con las senderistas que se unieron a nosotros: de izq. a der. arriba: Luis, Jaime, Mª José, Teresa, Mª José y Teresa . Debajo: servidor, Emilio Romero, Marta y Silvia.

El cielo no se había despejado y la niebla amenazaba con volver a cubrirnos y dificultarnos el camino.

Una amenazante niebla parecía querer cernirse sobre nosotros de nuevo.


El desnivel que habíamos de salvar era bastante grande. Se trataba de una pendiente bastante pronunciada. El terreno estaba bastante húmedo

El paisaje de todos modos era espectacular. El descenso era precioso.

En un par de ocasiones al menos, hubimos de cruzar el cauce de este caudaloso torrente.

En el fondo contemplamos el embalse de Cavallers. Aunque parece cercano, estaba aún bastante lejos.

Una de las veces en que cruzamos el torrente.

El agua, protagonista principal de toda la ruta.

Otra bonita perspectiva del valle.

A las 2 horas de marcha iba a suceder el desgraciado hecho que marcaría negativamente la jornada. Silvia, una de las senderistas que se nos había unido al comienzo de la jornada, tuvo la desgracia de tropezar y caer, con tan mala fortuna de golpearse el pómulo y abrirse una gran brecha en la cabeza, aunque sin pérdida de conocimiento. Por suerte, en nuestro grupo contábamos con la presencia de Mª José, médico de profesión, y de un botiquín preparado por ella que contaba con material para realizar una cura de emergencia. Al parecer la herida era considerable y precisaba de sutura dada su proporción. A la accidentada le dolí mucho la cabeza. En un primer momento la accidentada parecía dispuesta a continuar, pero con el paso del tiempo, su estado empeoraba, por lo que se decidió avisar al 112. En poco más de media hora, vimos aparecer un helicóptero de emergencias y nos planteamos dónde iba a aterrizar dado lo abrupto del terreno. Menos mal que la niebla se había disipado lo suficiente para permitir localizarnos.
Después de un par de vueltas a nuestro alrededor, el helicóptero aterrizó en una peña situada a una treintena de metros de la senderista accidentada. Desde aquí felicitar a la piloto del helicóptero por la pericia demostrada en el aterrizaje en ese punto tan difícil y tan próximo a la accidentada.


El helicóptero del 112 apareció a la media hora y buscaba un lugar propicio para aterrizar.
En ese punto inverosímil aterrizó el 112. El grupo, junto con la accidentada, aparece un poco más arriba.

El médico y el equipo de emergencia practicaron una primera actuación, inmovilizaron a la accidentada y a continuación, con ayuda de todos condujimos la camilla al interior del helicóptero. Una vez allí, y con los medios diagnóstico con los que va equipado el helicóptero, el médico valoró la gravedad de la accidentada y decidió su evacuación a un hospital de Lérida. Desde aquí reconocer la valiosa y rápida actuación inicial de Mª José y la también rápida y eficiente actuación del helicóptero del 112 que evitaron que el accidente tuviera mayores consecuencias. Y agradecer la existencia de este servicio que tan grandes actuaciones realiza en pos de salvar vidas. Horas más tarde del suceso supimos que Silvia, a la que desde aquí deseo su total recuperación, había recibido 15 puntos de sutura en la cabeza y que, afortunadamente, no se había fracturado el pómulo.
Este desgraciado incidente nos mantuvo ocupados durante unas 2 horas. Después de la marcha del helicóptero, reiniciamos cabizbajos la ruta. La sombra del accidente planeaba sobre nuestras cabezas y nos hacía avanzar consternados y en silencio .

El grupo reinició la ruta. Cruzando de nuevo el torrente.

El torrente resbalando al embalse de Cavallers.

Al volver la vista sobre nuestros pasos contemplamos el valle por el que hemos descendido y en el que hemos vivido esos angustiosos momentos. Cualquiera de nosotros hubiera podido ser el accidentado.

Ya teníamos frente a nosotros el embalse de Cavallers. Ahora únicamente nos quedaba bordearlo por la margen izquierda.

El grupo posando con el embalse de Cavallers de fondo.

Reflejando como un espejo.

Otra perspectiva del embalse.

Y por fin, las paredes del dique de contención del embalse. Nuestra primera fase de la ruta de hoy se había cumplido. Era la 1 de la tarde.


En este punto, llamamos a un taxi de la zona que nos iba a conducir hasta la entrada del Parque Nacional de Aigüestortes y desde aquí continuaríamos a pie hasta el refugio de Estany Llong distante unos 4 km. El recorrido hasta el refugio transcurrió por un precioso valle salpicado de corrientes de agua, vegetación, manadas de vacas y altas cimas. Un paseo muy agradable.



Un precioso camino nos conduciría hasta Estany Llong.


Y ,cómo no, el agua, acompañándonos en nuestro camino.



El susurro del agua dulcificaba la fatiga del día así como el recuerdo del desgraciado accidente de la mañana.



El torrente acelerando hacia su destino, como si tuviera prisa en llegar.


Un grupo de vacas descansaba junto al camino.



El poste nos marcaba nuestro deseado fin de etapa.



Por fin, ante nosotros, el refugio de Estany Llong (1987 m.).


Posando junto al refugio, el situado a menor altura de los nueve.


Las nubes empezaron a cubrir el cielo amenazando lluvia.


Y, por fin, llovió.


Dormitorio del refugio.




Detrás de mi el Estany Llong, del que recibe su nombre el refugio.

Al final, una jornada que esperábamos tranquila y de transición, se convirtió en la más accidentada y complicada debido al accidente de Silvia. Mañana nos tocaba realizar una dura y larga jornada, la más larga de todas, que nos llevaría hasta el refugio de Josep Maria Blanc, tal vez el más espectacular, por su situación, de los nueve. Pero eso es materia para la 4ª etapa.

Otras entradas relacionadas:





12 comentarios:

  1. Vaya susto os disteis! Ostras! Espero que la chica este bien! La crónica con una garra espectacular! Enhorabuena Emilio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola José Tomás!La verdad es que te asustas bastante. Además, en mitad de la montaña, tan lejos de una zona habitable, el tiempo de traslado es fundamental. Menos mal que está el servicio de emergencia que tan bien hacen su trabajo.La chica se ha recuperado bien.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Emilio.

    Una nueva jornada con magnifico paisajes pirenaicos, aunque tuvieseis que optar por un plan b, pero por lo cambiante del tiempo en Pirineos esto está al orden del día, aunque lo importante en esta ocasión es que lo de Silvia solo se quedó en un susto, grande, pero un susto al fin y al cabo, espero y deseo que se recupere pronto, es admirable la labor que hacen los pilotos de recate aterrizando en lugares tan abruptos y jugándose su propia integridad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Dani! Creo que decidimos lo más sensato dadas las circunstancias y aún así, tuvimos el accidente de la compañera que había hecho lo mismo que nosotros por prudencia.Esto demuestra que en la montaña, cualquier precaución es poca. La prudencia y el cuidado ha de ser máximo.Por supuesto felicitar al 112 por su eficiente y rápida actuación en un lugar tan poco accesible.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Emilio, vaya mala pata la de Silvia, por suerte no se rompió el pómulo.
    A pesar de la niebla el lugar se ve espectacular. No conocía esta bajada que habeis hecho.
    Bueno a esperar la 4ª etapa que seguro tendras preparado otro extraordinario reportaje.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Abi! Desafortunado accidente que por suerte se quedó en un buen susto. Por lo demás una bajada impresionante y bonita.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Emilio creo que hicisteis muy bien en bajar al pantano si no estabais seguros de cruzar ese collado. No sabía lo de Toni Nadal , que desgracia , esas cosas le hacen a uno recapacitar. Luego para colmo os pasa tenéis el incidente con Silvia ya es mala pata. En fin como tu dices las cosas se pueden complicar mucho en la montaña y mas en los Pirineos. Menos mal que esos paisajes por los que estabais le llenan a uno y hacen que todo valga la pena. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola José Ramón! La montaña y más la alta montaña, es imprevisible y hay que ir con toda la precaución posible. Aún así no estamos exentos de accidentarnos. Al final fue sólo un buen susto. Por lo demás, la zona y ese maravilloso paisaje compensan las dificultades.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Emilio
    Otra etapa más en la que nos haces disfrutar con tus crónicas y viendo estas fotos espectaculares.

    Elegisteis la opción B y me alegro por vosotros, siempre hay que tener la cabeza en su sitio y en la montaña pensar algunas cosas dos veces.

    Mala suerte la de Silvia, pero menos mal que no fue nada y rápidamente pusisteis los medios pertinentes...Desde aquí desearle una recuperación rápida y total.

    Un abrazo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Jose! Creo que tomamos la mejor decisión dadas las circunstancias y aún así, ya ves que Silvia que hizo lo mismo por precaución, tuvo ese desafortunado accidente.En la montaña estás expuesto a muchos peligros y accidentes.Cualquier precaución es poca, pero lo cierto es que vale la pena correr estos riesgos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Emilio.
    Voy siguiendo la publicación de las etapas por el Pirineo Catalán y cada vez me encuentro con fotografías más impresionantes,con una narración de los acontecimientos impecable y tomando buena nota sin descartar el poder hacerla algún día.
    Una etapa dura esta y con el infortunado accidente que contabas,pero que al final os dejaría unas buenas sensaciones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Jose Luis ! Gracias por tus comentarios y por el seguimiento que haces de las entradas. Lo peor del viaje, el desgraciado accidente.La montaña, a veces, se cobra su factura.
      Un abrazo.

      Eliminar