Seguidores

domingo, 2 de octubre de 2011

VÍA VERDE BENICÀSSIM-ORPESA (1/10/2011)


La ruta ,o más bien paseo, de este sábado, nos llevó a la vía verde que transcurre entre Benicàssim y Orpesa, en la Plana Alta (Castellón), turísticas localidades de la costa de Azahar, inaugurada a finales del 2009. Esta vía aprovecha el trazado del antiguo tren que unía estas poblaciones y que al quedar en desuso por el nuevo trazado, ha sido aprovechado, felizmente, como vía verde, que como pudimos comprobar, aprovechan multitud de personas, tanto a pie como en bicicleta. El recorrido es muy recomendable para pasear por su cómodo trazado y escasa dificultad. Además tiene el aliciente de discurrir paralelo a la costa, que en ningún momento perdemos de vista y nos proporciona vistas maravillosas de ella, recortada en muchos puntos, o con pequeñas y coquetas calas en otros. Por otra parte, la ruta permite, una vez llegados a Orpesa, pasear sus calles y playas completando el recorrido . Igualmente, a la vuelta, como luego os contaré, visitamos el paseo marítimo de la playa de Voramar de Benicàssim y nos recreamos en sus villas del finales del XIX y principios del XX, vestigios de una época de mucho glamour.




La vía verde, según indicación de los paneles, tiene una longitud de 5,5 km hasta Orpesa, y otros tantos de vuelta. Unos postes van indicando los km a lo largo del recorrido. Junto con los paseos por ambas poblaciones, recorreríamos unos 15 km, que nos llevó unas 5 horas en total, teniendo en cuenta la multitud de paradas para hacer fotos, y el necesario almuerzo en una terraza de Orpesa.

Llegados a Benicàssim,cruzamos su principal avenida de entrada y buscamos la playa de Voramar y el hotel del mismo nombre. A su izquierda, pasando bajo el puente metálico del tren, encontramos el hotel Palassiet, delante del cual hay una pequeña pinada que permite aparcar el coche. La vía verde la comenzamos en este punto. El recorrido transcurre por un camino de unos 4 o 5 metros de ancho. La parte derecha es de tierra. La izquierda de asfalto. La recomendación es que los peatones circulen por el tramo de tierra, ya que las bicis circulan por el asfalto. Al principio de la ruta encontramos pequeños túneles que pasamos por debajo, pero ya podemos adivinar la belleza de paisajes que vamos a encontrarnos durante el recorrido.

Aquí posamos en el inicio de la vía (de derecha a izquierda) Vicente,Rafa,Carmen,Concha,Carmen y un servidor.

En varios tramos encontramos estos cortes en la montaña.

Cortos túneles del comienzo de la vía.

Aperitivo de lo que íbamos a encontrarnos en todo el recorrido.

Enseguida llegamos a una especie de mirador sobre el mar y a la primera de las dos torres vigía que íbamos a encontrar en el recorrido. Estas torres formaban parte de un sistema de 18 atalayas a lo largo de toda la costa de Castellón cuya función era la vigilancia y defensa del litoral de los constantes ataques de los berberiscos en el s.XVI. Esta primera torre es la Colomera.

Torre Colomera.

Aquí se abre un pequeño mirador sobre el mar.

Desde la base de  la torre, podemos contemplar bonitas vistas a un lado y a otro.

El camino transcurre plácidamente con bellas panorámicas del mar a nuestra derecha.



En el tercer km, aproximadamente, llegamos a la segunda torre: la Cordada. El acceso es más sencillo que a la anterior. Ésta aparece restaurada.

La Cordada, restaurada.

Desde aquí también disfrutamos del paisaje. Al fondo aparece la boca del túnel más largo del recorrido que habremos de cruzar al poco tiempo.

En poco menos de un km llegamos a la entrada del túnel que atraviesa el monte del Bobalar. Tiene unos 400 o 500 m. En la actualidad se encuentra iluminado, aunque por lo visto ha habido periodos en los que la iluminación no funcionaba. No hicieron falta linternas.

Entrada del túnel. A la salida ya divisamos Orpesa. estamos en el km 4.

En la entrada al túnel aparece un panel indicador de una red de senderos que al parecer está acondicionando el ayuntamiento de Orpesa.


Una vez atravesado el túnel, avistamos el puerto deportivo de Orpesa. Estamos próximos al final del recorrido, al comienzo de la playa de la Concha, que se abre ante nuestros ojos.

Puerto deportivo.

Playa de la Concha de Orpesa.

Recorrimos el paseo que bordea esta bonita y cuidada playa y almorzamos en una de las terrazas que tiene. Una vez recuperadas las fuerzas, nos dirigimos hacia la Torre del Rey y al faro. Siempre con el mar a nuestra derecha.

Playa de la Concha.


El mar rompiendo olas contra las rocas.

La imponente y sólida torre del Rey.

Faro de Orpesa.

Siguiendo el paseo en descenso nos encontramos con bonitas panorámicas de la abrupta costa y con la playa Morro de gos. Al fondo la polémica urbanización de Marina d'Or.




Después del recorrido por la población iniciamos la vuelta hacia Benicàssim.

De vuelta a Benicàssim.

Reanduvimos el camino. Pero en la zona denominada La Renegà, salimos de él y paseamos por la orilla de la costa hasta la torre Colomera. Agradecimos esta decisión ya que rompía un poco la monotonía de la ruta (que ya habíamos realizado a la ida) y nos mostraba un paisaje típico y peculiar de esta zona, con vegetación autóctona y pinos con retorcidas formas debidas al azote de viento , llegando casi a la orilla del mar.

Típicas formaciones de pinos próximas a la orilla del mar.

Pudimos visitar alguna de las pequeña calas. 

Playa de La Renegà.

Regresamos al camino y de nuevo pudimos contemplar curiosas formas en las rocas debidas a la fuerza de las olas al romper en ellas.



Estas tres fotos nos muestran las curiosas formas que origina la fuerza de las olas en las rocas.

Nos encontrábamos de nuevo al comienzo de la ruta. Volvimos a pasar bajo los túneles y divisamos enseguida la playa de Voramar, en Benicàssim.


Playa de Voramar.

Llegamos al punto de partida sobre las 2,30 horas, cinco después de haber comenzado la ruta. Pero aún no dimos por terminado el día. Buscamos un restaurante y repusimos fuerzas. A continuación nos dispusimos a recorrer la ruta de Las Villas, en la playa de Voramar. Son Villas de finales del XIX y principios del XX de personas de la alta sociedad de la época y que ahora podemos contemplar como restos del pasado glorioso de Benicàssim y que constituyó el inicio del boom turistico que llevó a convertir a Benicàssim en el emporio turístico que es hoy.

A lo largo de todo el paseo encontramos paneles con información referida a la historia de cada una de las villas que podemos contemplar en el paseo. 

Villa Amparo, una de las villas más antiguas.

Villa Victoria, la más elegante de todo el paseo.

Estas son una pequeña muestra de las bonitas Villas que podemos encontrar a lo largo del paseo. Casi todas con nombre de mujer, normalmente de la dueña. La mayoría está en buen estado de conservación, aunque hay algunas en claro estado de abandono. Ahora sí decidimos poner punto y final a la jornada ,cómo no, con un buen café en un chiringuito de la playa y con esta vista tan maravilllosa y una refrescante brisa marina que apaciguaba el calor que aún hacía.



Resumiendo, un agradable paseo recomendable para todo tipo de personas por su baja dificultad y para realizar en cualquier época del año.

Todas las fotos.

5 comentarios:

  1. Hola Emilio
    Bonita ruta / paseo, como tu bien dices, pero lo importante es la compañia y las buenas vistas de montaña y playa, y como no, terminar en el chiringuito de la playa, siempre está bien jajaja...

    Un saludo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
  2. Hola Emilio
    Bonita ruta / paseo, como tu bien dices, pero lo importante es la compañia y las buenas vistas de montaña y playa, y como no, terminar en el chiringuito de la playa, siempre está bien jajaja...

    Un saludo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
  3. @Jose
    Hola Jose. Efectivamente, lo importante es la compañía y si acompaña la naturaleza mejor. En este caso y aunque la cabra tire al monte, el paseo por la costa ha valido la pena. Nos vemos en el III encuentro bloguero.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Emilio sin duda que debe ser un bonito y agradable paseo por la costa. Haber si me animo y me llevo a la familia para hacerlo este invierno.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. @trotasendas
    Pues sí, como digo en la entrada es recomendable para cualquier época del año y autorizada para todos los públicos. así pues, Trotasendas, a ver si te animas.Un saludo.

    ResponderEliminar